En escena

Elisa o el arte de bailar

Javier Polo

Elisa Badenes Vázquez es un claro referente del mundo de la danza a nivel internacional.  A sus 18 años ha recorrido un largo camino. Oriunda de Valencia (España), a los 10 años ya pertenecía a la Selección Española de Gimnasia Rítmica. A los 16 se convirtió en la única bailarina seleccionada entre las estudiantes de todos los conservatorios y escuelas, para representar a España en el gran Prix de Lausane 2008. Más tarde, siendo alumna del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, fue becada por el Royal Ballet School de Londres y consiguió la Medalla de Oro en el prestigioso Concurso Internacional del Youth América Grand Prix, celebrado en Nueva York. Además, ganó el premio a la mejor bailarina europea. Hoy integra una compañía profesional en Alemania, la Stuttgart Ballet.

¿Por qué eligió bailar?

Desde pequeña me ha gustado todo lo relacionado con el baile y la interpretación. Mi madre veía que me movía mucho por la casa y que tenía condiciones, así que me apuntó a gimnasia rítmica y ahí empezó todo.

¿Cómo fueron sus inicios?

A los 8 años empecé gimnasia rítmica en Valencia.  A los 11 me fui interesando más por el ballet y me presenté a la prueba de acceso del Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, sin tener mucha idea todavía de ballet. Mi familia siempre me apoyó. Les encantó que cambiara la gimnasia rítmica (muy dura y competitiva) por el ballet, que se podría disfrutar más y estaba haciendo una carrera.

¿Cuál fue el primer encuentro con el público?

La primera vez que salí a un escenario bailado ballet fue en un concurso cuando tenía 9 años. Seguía haciendo gimnasia y no tenía mucha idea de ballet. Pero me sirvió mucho comprobar que se me daba bien y que realmente era lo que me gustaba.

¿Cómo vivió la Royal Ballet School de Londres?

Ahora que he acabado los estudios y he ingresado al mundo profesional, lo echo mucho de menos. Fue un año increíble, cada día pasaban cosas nuevas y siempre tenía mucha ilusión. Al principio fue muy duro: separarte de tu familia, irte a vivir a una ciudad que no conoces y entrar en una escuela de alto nivel dónde hay mucha competencia…

¿Qué le representa la Medalla de Oro del Concurso Internacional del Youth América Grand Prix?

El solo hecho de que en la escuela me propusieran representar al Royal Ballet School en el concurso me supuso gran ilusión y presión, lo que finalmente me sirvió para coger experiencia y seguridad. Pero ya en el concurso, todos los acontecimientos fueron emocionantes y cuando recuerdas estas cosas no te quedas con que ganaste la medalla, sino con cómo te defendiste en el concurso. La medalla me ha servido para confiar en mí misma y abrirme oportunidades en la escuela.

¿Cuál actuación le ha significado más?

De cada actuación tengo un recuerdo, pero sin duda este último año en Londres me ha servido para actuar en los escenarios con mejores recursos y para desarrollarme como bailarina. Recuerdo con mucho cariño mi graduación en la Royal Opera House, donde me dieron la oportunidad de bailar el rol principal de ‘Titania en el Sueño de una Noche de Verano’. Fue una sensación que jamás podré olvidar.

¿Qué otra profesión le hubiese gustado realizar?

El mundo del ballet es muy complicado y nunca sabes cómo acabará. Pero en estos momentos no me imagino haciendo otra cosa. Es un mundo muy duro y tiene que gustarte de verdad, de lo contrario lo pasas muy mal. Hay momentos que siempre van cambiando y muchos te sorprenderán.

¿En qué otra ciudad le gustaría vivir?

No te sabría decir. Viajar es una cosa que me encanta, pero supongo que lo que más me importa en este caso no es la ciudad sino la gente que hay dentro.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*