Migrantes, Multicultura

Claudio Chipana, de LARC: “Somos latinoamericanos, por nuestra historia, nuestra cultura e identidad”

Reside en Londres hace dos décadas, porque la primera vez que llegó esta isla para asistir a un congreso la ciudad y el continente le cautivaron tanto, que una vez de regreso a su país comenzó a plantearse la posibilidad de hacer de Inglaterra su segundo territorio. Allá había estudiado Filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima;  acá estaba el postgrado (que culminaría con éxito) en la Metropolitan University en el Reino Unido.

 

Mónica del Pilar Uribe Marín

 

Sin embargo, esa decisión tomada desde el deseo de ahondar en sus estudios y de expandir sus conocimientos, no alteró un ápice el amor y conciencia por sus orígenes, y desde entonces – siempre que le ha sido posible y en diferentes escenarios – ha mantenido sus vínculos con Perú (su tierra natal) y con toda Latinoamérica, el continente al que se siente profundamente arraigado y al que conoce en su historia y su devenir.

Por ello, aunque la actividad académica (clases de español y otras asignaturas), cultural y política absorben gran parte de su vida, busca tiempo para estar unido a su comunidad. De hecho ha tomado parte en varios grupos de la colectividad peruana, es miembro de ‘Quinto Suyo’ (grupo integrante de la Coordinadora Latinoamericana) y de ‘Perú Apurimac Project’, e igualmente fundador del ‘Café Filosófico – Encuentros en Londres’, y reciente creador – junto a otros latinoamericanos – del Instituto del Pensamiento Latinoamericano, IPLA.

Es decir, un hombre que en la madurez de su vida se entrega a hacer lo que desea, a defender lo que cree y a amar y entender a su continente.  En ese sentido, el ser miembro de la “Campaña por el Reconocimiento de la Comunidad Latinoamericana en el Reino Unido” y su coordinador de momento, es algo que ejerce con pasión y conocimiento. Se trata de un tema que entiende a cabalidad y sobre el cual puede dedicar horas a estudiar y detallar lo que es Latinoamérica, sus razones, sus luchas y sus diferentes realidades. Porque defender la razón de ser de la campaña no es algo coyuntural; lo lleva en la sangre. Ello se advierte cuando lo plantea. Lo hace de manera mesurada, clara y sencilla, más a la espera de que su interlocutor entienda los argumentos y se convenza a sí mismo de que la identidad latinoamericana es un asunto vital, que de obligarlo a aceptar una noción y un hecho.

Claudio Chipana Gutiérrez no ahorra palabras y ni detalles para explicar lo que busca y quiere la campaña y ni para exaltar el esfuerzo y trabajo mancomunado, afectuoso y solidario adelantado por todos y cada uno de sus miembros de esta campaña de la Coordinadora Latinoamericana.

¿Cuándo se lanza esta campaña?

El 17 de abril de 2010,  a raíz de una Conferencia que organiza  la Coordinadora Latinoamericana sobre la identidad latinoamericana. Al día siguiente, domingo 18 de abril, se constituye formalmente como campaña, y se adoptan los primeros pasos para su funcionamiento, se habla de una cierta estructura de la campaña y se comienzan a establecer comisiones, coordinadores y tareas.

¿Por qué ese foro?

La idea de hacer alguna acción por la identidad dentro de la comunidad latinoamericana surge de varias iniciativas, entre ellas un pronunciamiento que hace el Quinto Suyo (grupo miembro de la Coordinadora)  sobre la identidad latinoamericana en respuesta al deseo de algunos de colocarnos la etiqueta de “iberoamericanos”,  y que fue acogido por la Coordinadora .

¿Surge la campaña como una reacción ante la campaña de identidad iberoamericana impulsada por la Alianza Iberoamericana?

Sí. Pero en todos los documentos, cartas y pronunciamientos que se han redactado, no se menciona  a ninguna persona individualmente. Se trata de desarrollar una posición de principios, es decir fundamentar por qué somos latinoamericanos.

El fundamento de la campaña está en el hecho de un olvido del reconocimiento de la identidad latinoamericana en todos estos años, ante todo por el sistema británico. Antes del inicio de la campaña, ninguno de nosotros teníamos en cuenta la necesidad de abordar, por ejemplo, el tema del censo, el tema del reconocimiento en los Councils. Abordábamos temas como regularización, educación y otros, conexos a la identidad. Pero no se había enfocado el tema del reconocimiento. Lo dábamos por descontado.

Surge la polémica o el debate sobre la identidad, a raíz de la posición que esgrime  la Alianza Iberoamericana.

¿Cuál es esa posición?

La de identificar a la comunidad latinoamericana como iberoamericana, con lo cual pensamos que se subordina la identidad latinoamericana a la iberoamericana. Es más, con la categoría iberoamericana, desaparece virtualmente el nombre de Latinoamérica.

¿Somos los latinoamericanos unos y los españoles otros?

No solamente en relación a una nacionalidad en particular, sino al hecho a de que Latinoamérica y Europa son dos realidades distintas e implican dos etnicidades distintas, a pesar de tener elementos culturales en común, como el idioma. Para nuestra campaña la tesis del ibero-americanismo se basa en la comunidad lingüística, lo cual es limitado, porque se confunde etnicidad con comunidad lingüística. Y lo que queremos es vernos reconocidos como minoría étnica y no como comunidad lingüística. Por eso el nombre “Hispanics” como en los EE.UU. tampoco es correcto.

Que tampoco tendría sentido…

Por supuesto. Por que cuando se dice ‘Spanish and Portuguese speaking’ y se abarcan etnicidades tan disímiles como la africana, la europea y la latinoamericana, no llegamos a ninguna parte en términos de reconocer a las minorías étnicas en el Reino Unido, como es el caso de la comunidad latinoamericana al lado de las otras minorías como la hindú, la china, etc.

La campaña iberoamericana también tiene en cuenta el mestizaje…

El concepto de Iberoamérica para nosotros es errado para calificar nuestra identidad, pues se reduce a nuestra condición de excolonias de Portugal y España. Es un concepto que impide que Latinoamérica avance hacia su propia definición. Sin embargo, el concepto de Iberoamérica, tiene algunos aspectos  culturales heredados de la colonia, de la relación entre estos países (Portugal y España) con Latinoamérica. Subrayo que, al mismo tiempo, se trata de realidades culturales, históricas, geopolíticas, e incluso lingüísticas diferentes. Me refiero a las lenguas amerindias. Latinoamérica es un continente diverso, mestizo, multicultural, plurinacional, abierto, afro, indígena, europeo, criollo, etc.

¿Hay alguna coincidencia con la Campaña Iberoamericana?

Ojalá la hubiera, pero lamentablemente no la hay. La nuestra y la de ellos son dos posiciones completamente distintas. Nuestra posición se apoya en los movimientos de cambio y transformación que ocurren en Latinoamérica, los progresos políticos y sociales que vienen dándose a lo largo y ancho de Latinoamérica: nuevos gobiernos, posturas progresistas, posiciones por una autentica emancipación, la defensa de nuestros recursos naturales, posiciones contra el intervencionismo, la lucha contra la pobreza y otros. Mientras que la posición iberoamericanista, es una posición que no destaca ese proceso. Prácticamente lo ignora y pone el énfasis en una identidad basada en una situación ya superada históricamente, como fue la relación colonial, entre Latinoamérica y la península ibérica. Es una posición euro-céntrica.

¿Tenemos que seguir con el pasado como presente?

Una forma de superar este pasado colonial y la presente dependencia es afirmar la identidad latinoamericana. Con la posición iberoamericana, continuamos en la periferia. Se recentra el poder, nuevamente, en la península Ibérica y los hechos están mostrando cómo Latinoamérica va ganando más y más presencia en  el mundo de hoy. A Latinoamérica le interesa un mundo multipolar, opuesto al hegemonismo de toda potencia. Podemos, incluso, hablar de un nuevo latino-americanismo en virtud de estos cambios sociales y políticos, cuyos actores centrales son los pueblos que están impulsando estos cambios. Se va gestando un protagonismo latinoamericano en el plano internacional, como se ve en el caso de Brasil y otros países de la región.

¿Qué define a una persona como latinoamericana?

Tal como la campaña lo ha resumido, somos latinoamericanos, por nuestra historia, nuestra cultura e identidad. Es decir  tenemos en común nuestras ansias de libertad y de independencia y el haber salido de la dominación colonial ibérica y de continuar siendo naciones soberanas frente a toda potencia. Latinoamérica es nombre de nuestra condición independiente, mientras que Iberoamérica es el nombre que aun nos ata a un centro europeo.

¿Que define a una persona como Iberoamericana?

Eso habría que preguntárselo a los iberoamericanos. Imagino que un iberoamericano se siente tal porque quiere destacar sus raíces ibéricas. Aclaro que una identidad no está dada sólo por la lengua. Por ejemplo, un canadiense, un inglés, un estadounidense no dirían que ellos tuviesen una misma identidad, a pesar de hablar una sola lengua. Es más, el español es una lengua global, como el inglés y el error de la Campaña Iberoamericana está en centrarlo todo en el asunto lingüístico.

Pero ellos también se basan en el hecho del  mestizaje…

El mestizaje, precisamente, es uno de los rasgos que caracteriza al ser latinoamericano, como lo señalan Carlos Fuentes y otros escritores. Somos una mezcla y en esa mezcla está nuestra fuerza. Tenemos muchas influencias culturales, no sólo las peninsulares y europeas, sino también las asiáticas, africanas, árabes… Los latinos migrantes  hablan muchas lenguas, no sólo dos. Con esto señalo otro error de la alianza: basa sólo en el español y el portugués.

Un ejemplo…

El emigrante latino habla la lengua que adopta en el lugar de acogida e, incluso, genera formas lingüísticas novedosas, como el Spanglish. Es decir, el latino habla todos los idiomas ahí donde se encuentra.  Sin embargo, y esto es lo más importante, jamás pierde su identidad latinoamericana. Otra prueba más: en la misma península ibérica, los latinoamericanos, no obstante hablar el español y tener el pasaporte español, su identidad, su etnicidad, sigue siendo la misma. Sino cómo se explica el racismo hacia los latinoamericanos, nos llaman ‘sudacas’.

¿Cómo beneficia a un inmigrante el ser reconocido como latinoamericano?

Ser reconocido como minorías étnica, significa ser respetados, tenidos en cuenta como una comunidad que contribuye a la sociedad británica, ser considerados en los programas sociales, de educación, derechos laborales, y a ser tratados dignamente, como inmigrantes y, sobre todo,  ser visibles y a que no se nos criminalice por el simple hecho de no tener papeles.

¿No pueden, acaso, esos derechos ser tratados defendidos a través de grupos de derechos humanos o de inmigrantes, independientemente de la etnia que sea?

Precisamente, los latinos, inmigrantes recurren a sus organizaciones comunitarias para obtener esa ayuda. Tenemos organizaciones que ya llevan años de existencia en el Reino Unido que dan asesorías legales, laborales grupos de mujeres y de la tercera edad,  pero necesitamos avanzar más para afianzar los derechos de nuestra comunidad y que los Councils donde vivimos nos tengan en cuenta en sus programas sociales, de salud, de educación…

¿Y eso no está ocurriendo hoy?

Si, pero no llega a toda la comunidad. Muchos ignoran a dónde pueden recurrir si tienen algún problema y buscan ayuda en otras comunidades. Por ejemplo, se necesita más apoyo legal gratuito para los latinos que son detenidos por inmigración.

¿Cómo podría beneficiar a un ‘ilegal’ tener ese reconocimiento étnico?

Podría tener mayores opciones de defensa y acceso a ayudas específicas y de un auxilio más efectivo, pues tendríamos mayores posibilidades de actuar a favor de los afectados.

El reconocimiento como latinoamericano – y no como iberoamericano o europeo -, implicaría que yo tendría alguien que legalmente abogue por mí en los niveles competentes relacionados a una problemática específica. Por ejemplo, si es vivienda en mi Council tendría que tener un espacio o una asesoría que reconociera mis derechos como individuo y como parte de una minoría étnica.

Como iberoamericano, ¿puedo conseguir similares ayudas en mi Council?

No. Porque me dirían si eres iberoamericano, pues ya tienes el derecho de residir en este país sin problemas, de obtener beneficios sociales, de transitar libremente, sin restricciones y, como iberoamericano, no estaría dentro de la categoría de minoría étnica, pues este país hay leyes especificas como el Race Relations Act y oficinas determinadas que observan la cuestión de las relaciones étnicas en el Reino Unido. Si digo que tengo identidad europea o ibérica,  tengo menos ventajas, no podría apelar a esas leyes que protegen a las minorías.

Seis meses después, ¿qué ha logrado la campaña?

Ha dado pasos positivos hacia el reconocimiento de nuestra comunidad. Por ejemplo, el haber llegado mediante repartición de volantes, nuestro acercamiento a las bases y, particularmente, el encuentro con la Alcaldía de Londres, quienes nos han escuchado y tomado nota de nuestra campaña, mostrándose deseosos de avanzar en el diálogo. En el encuentro con Southwark Council, se mostraron entusiasmados con los objetivos de la campaña. De hecho, este Council ya había incorporado la categoría latinoamericanos en sus programas hacia la comunidad. Fruto de este encuentro han surgido propuestas de trabajo mutuo: el censo, el tema de la inmigración y otros aspectos que conciernen a nuestra comunidad.

¿Cuándo habla de haberse acercado a las bases, de cuáles habla?

De las bases latinoamericanas. Por ejemplo, hemos contactado con gente de la iglesia evangélica en Elephant and Castle, y hemos hecho actividades sociales, como la fiesta de la identidad, el picnic latinoamericano, el foro de la identidad, la participación significativa en el Carnaval  del Pueblo.

¿En qué están trabajando ahora?

En lo del censo, una campaña para que todo latinoamericano registre su identidad como “Latin American” en las cartillas censales, como un modo de avanzar hacia el reconocimiento oficial. Segundo, producto del contacto con Southwark Council, estamos ad portas de afiliarnos a un programa de este Council para los inmigrantes, el Soutwark Refugee Community Forum.

¿En qué consiste?

Es una ayuda a los inmigrantes de diferentes áreas de entrenamiento: computación,  etc. La oficina está en Camberwell. Nos han ofrecido un espacio físico y sus recursos, lo que facilitará nuestro trabajo de contacto con la comunidad. Una vez  la campaña se haya afiliado a este programa podremos dar una información más precisa, y definitivamente no habría ninguna restricción para nadie de la comunidad.

¿Qué otros avances se ven en la champaña?

Está mejorando su capacidad de llegar a toda la comunidad, porque nos falta mucho para eso y tenemos nuestras limitaciones. Pero logramos cohesionarnos como campaña en esta primera fase. También estamos llegando a la comunidad brasilera, porque queremos que la campaña estreche lazos con esta comunidad y hemos encontrado muchas muestras de simpatía de ellos, pues, sin margen de duda, los brasileños  se definen como latinoamericanos.

Habla de una primera fase. ¿Cuál es la segunda?

La que hemos iniciado con la entrevista de Southwark Council. Es decir, la búsqueda de resultados concretos con los encargados de la toma de decisiones en los ayuntamientos (Boroughs) donde hay una población latina significativa. De ahí que consideremos que la reunión del 8 de septiembre, con Lambeth Council, es también importante. Además estamos afinando y mejorando nuestra propia organización.

¿Piensan debatir las diferencias con la Campaña Iberoamericana?

Estamos llanos al debate y siempre lo hemos estado. Nos gustaría que hubiese una oportunidad para aclarar diversos puntos. Un debate publico sería lo mejor.

¿Quiénes pueden participar en la campaña?

Toda latinoamericana o latinoamericano sin restricción alguna, incluso, gente de cualquier nacionalidad, pues tenemos gente de diversos países. Y no ponemos como condicione que hable un idioma en particular. No es necesario estar agrupado, basta con expresar su deseo de participar libremente. La adhesión es voluntaria y libre.

¿Tiene la campaña una esencia, un espíritu político?

Nos anima una política elevada, es decir, un objetivo mayor, que es el de considerar a Latinoamérica como un valor en sí, como una realidad de la que somos parte y nos une

Y que es nuestro referente mayor, pese a la enorme diversidad a su interior. Esa política recibe el nombre de identidad latinoamericana.

¿Podría este espíritu fortalecer el actual espíritu de unión latinoamericana?

Por supuesto, pero la campaña tampoco es la única agrupación que apunta en esa dirección, pues somos una de las tantas organizaciones latinoamericanas que hacen un trabajo en ese sentido.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*