Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Bloqueo detiene deportación masiva

Durante los primeros meses de 2008, 32.230 personas fueron deportadas del Reino Unido, superando en un 6% desde la primera mitad del 2007- ahora el número es solo 13.225, aunque los grupos de derechos de deportación todavía se enfrentan a la resistencia del gobierno británico.

En un esfuerzo por detener la deportación de 70 refugiados iraquíes, un grupo de unas 30 personas bloquearon los vuelos Harmondsworth y Coinbrook hacia Bagdad revistiendo sus brazos en bloques de cemento mezclado con acero, cristal y otros materiales.

Entre el grupo se encontraban miembros familiares de los detenidos, transeúntes de la zona y activistas de la red No Borders (un grupo dedicado a la campaña por la libertad de movimiento y por el cese de los controles migratorios en el Reino Unido).

Durante el bloqueo, los abogados del servicio de consultas de inmigración estuvieron trabajando entre bastidores para conseguir un informe judicial basado en que la deportación podría quebrantar los derechos humanos de los deportados según el derecho internacional.

Según el ministerio del Interior, Irak era ahora seguro y por lo tanto los refugiados podían volver a sus países. Sin embargo, el aumento de la violencia debido a las luchas en Kurdistán y otras regiones contradijo de forma obvia la declaración del ministerio del interior y por lo tanto los abogados continuaron su lucha para conseguir un informe judicial.

Con tal solo 30 minutos de bloqueo, los activistas recibieron instrucciones de que habían conseguido un mandamiento judicial contra la deportación masiva, aunque no estaba claro si todos los deportados habían recibido su libertad.

“Estábamos determinados a continuar con el bloqueo hasta que estuviéramos seguros de que los vuelos se habían cancelado”, declaraba No Borders.

Los policías aparecieron a los 30 minutos, y cuando lo hicieron en un primer momento no hubo indicios de querer detener el bloqueo. Esto no ocurrió hasta las 8 de la tarde, cuando la Policía de The City of Westminster llegó y pidió a los manifestantes que se retiraran de las calles o serian arrestados.

“Estábamos esperando al equipo especializado para derribar el bloqueo” declaraba No Borders, siendo conscientes de que solo un grupo de especialistas sería capaz de derribar el bloqueo sin causar daño a los manifestantes. “Los manifestantes tenían tubos de cristal alrededor de los brazos, y los clavos podrían romper el cristal bajo presión. Las personas involucradas podrían resultar gravemente heridas por cortes en las arterias a menos que los especialistas los muevan con extremo cuidado.

Finalmente, alrededor de las 9 de la noche, los activistas decidieron levantar el bloqueo después de que todos los deportados fueran tenidos en cuenta, exceptuando 10 personas que aceptaron voluntariamente regresar a Irak.

“La cancelación de este vuelo es una victoria importante en la lucha contra las deportaciones: declaraba No Borders. “La acción legal tuvo éxito en esta ocasión, pero no es siempre el caso. Esperamos que la acción inspire a otros actos de resistencia, tanto dentro como fuera del país”.

El último bloqueo en Reino Unido tuvo lugar en mayo de 2009 en Colnbrook. Desde entonces, los vuelos masivos de deportación han sido bastante frecuentes, sin embargo No Borders asegura que la resistencia es ahora más fuerte que nunca.

(Traducido por: Estefania Caro  – Email: estefania.caro.ruiz@gmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*