Jóvenes, Vida de hoy

Parkour: moverse, durar y vencer

 

 

Se les puede ver saltando muros, trepando árboles y desplazándose mientras hacen piruetas. No huyen nadie ni han perdido el juicio. Simplemente son practicantes de una forma de desplazamiento que se ha puesto de moda.


 

Javier Duque

 

“Es un arte de movimiento que te proporciona un alto grado de adrenalina. Es una forma de enfrentarte a los obstáculos mediante la velocidad, el darse la vuelta, la escalada y los saltos”.

Estas son las palabras de Alex Papargyris, un joven veinteañero que hace más de diez años empezó a oír sobre el Parkour y en 2005 decidió empezar a practicarlo.

Pero, ¿qué es el Parkour? Aunque es difícil llegar a una definición consensuada, hay un acuerdo general de que no se trata de un deporte. Al menos desde el punto de vista de que no busca batir a los demás sino superarse a uno mismo, a su propio cuerpo.

Se puede definir como el arte del desplazamiento ya que Parkour es una palabra francesa que proviene de “parcours”, que significa recorrido. Es el ir de un sitio de la manera más recta posible y superando todos los obstáculos que se presenten (rocas, árboles, muros…) usando las habilidades del cuerpo humano.

Es por ello que el Parkour tiene algo de deporte ya que es una actividad física que ayuda a mantener el cuerpo en forma: la gran mayoría de los músculos son ejercitados con los saltos y piruetas que se realizan.

Según Alex, si se alcanza un alto nivel en esta práctica se puede llegar a desenmascarar las condiciones de la gravedad.

Lo que no requiere la práctica de esta disciplina es un desembolso económico para el equipamiento. Lo único que se necesitan son unas buenas zapatillas que ayuden sobre todo a amortiguar el “aterrizaje” de los saltos.

“Por supuesto”, comenta Papargyris, “cuanto más conozca uno mismo sus propias habilidades, mejor”. Pero advierte que hay que tener cuidado y no hacer un siguiente salto más complicado si no se está completamente seguro.

Asimismo, el calentamiento previo es muy importante ya que los saltos suelen hacerse en superficies duras y el contacto con el cuerpo es más brusco.

“Siempre debe haber alguien que te enseñe la manera adecuada de saltar, de caer, de rodar… Esto no es fútbol. Necesitas entrenamiento”, destaca Alex, que además asegura que el que intenta hacerlo sin conocimiento puede provocarse una grave lesión.

Los inicios

Una vez aclarada la definición, uno empieza a pensar en quién fue el primero en empezar a saltar, rodar, trepar…

Pues los comienzos vinieron de un chico francés llamado David Belle, el cual veía a su padre – soldado y bombero – como un héroe. Éste le contaba historias sobre sus proezas en el trabajo.

Belle, queriendo seguir el mismo camino que su padre, se unió al servicio de bomberos, pero se encontró limitado por las regulaciones y las pautas de actuación. Él quería sentirse libre.

Fue entonces cuando decidió marcharse a la India, donde obtuvo el cinturón negro de Kung Fu y un diploma de honor por su habilidad gimnástica. Esto puede considerarse el inicio del Parkour.

A la vuelta conoció a un grupo de chicos, entre los que destaca Sebastien Foucan, con los que ya empezó a mejorar su condición física e intentar nuevas habilidades.

De moda

En los últimos años este arte del desplazamiento ha traído muchos nuevos adeptos, aunque algunos no sepan lo básico, que es cómo caer. “Porque aquí no se usan protecciones –ni coderas ni rodilleras-“, recalca Alex.

Este auge ha hecho por ejemplo que se incluyan movimientos de Parkour en un videojuego: “Brink”, o que la misma Madonna realizara hace unos años un videoclip, “Jump”, en el que era protagonista Sebastian Foucan al realizar una rutina de este arte en edificios de Tokyo.

No obstante, muchos habrán visto esta forma de desplazarse en la película “Yamakasi”.

En la capital inglesa existe incluso una academia, “Parkour Generation”, considerada por muchos la mejor de Europa. En ella, experimentados practicantes enseñan esta disciplina a chicos y chicas de todas las edades y de todos los niveles.

Esta academia actúa además de consultora para cualquier medio y proyecto profesional, realiza actuaciones internacionales, películas, fotografías e investigaciones psicológicas sobre los efectos físicos, sociales y culturales del Parkour.

A pesar de este apogeo, la Policía actúa en ocasiones contra los “traceurs”, término que en frances quiere decir “trazador”, y que se aplica a los practicantes del Parkour.

En algunas ocasiones lo hace porque al verles recorrer y saltar por las calles, la gente les ha acusado de causar daños en los mobiliarios urbanos. Y en otras, en cambio, los “traceurs” han sido denunciados por considerarse que ponen el peligro su vida.

En cualquier caso, tanto los aficionados como los “traceurs” deben tener en cuenta el lema del Parkour, “Ser y durar”, y aplicarlo también al mobiliario urbano de manera que podamos seguir viendo sin conflicto alguno esta peculiar forma de desplazarse de un lugar a otro.

Photo by BombDog on Flickr
Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*