Economía, Salud, Vida de hoy

Los impensados efectos psicológicos del desempleo

Las cifras de desempleo siguen disparadas en España. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en enero de este año el número de personas en desempleo superaba los cinco millones o lo que es lo mismo, el 22,85% de la población que puede y quiere trabajar.



Alejandra Rodríguez


Esta elevada tasa de desempleo está trayendo graves consecuencias económicas para las familias españolas que ven como no pueden atender a sus pagos o que, incluso, no llegan a fin de mes.

Pero lo que no se refleja en las estadísticas son las consecuencias psicológicas que acarrea el desempleo.

José Buendía es psicólogo y el coordinador internacional de un grupo encargado de analizar el impacto psicológico del desempleo.

Según Buendía, cuando la situación de desempleo se alarga, el individuo padece estrés y puede llevarle a sufrir serios problemas de salud.

Sobre este y otros aspectos dialogo con The Prisma.

En su libro, “El impacto psicológico del desempleo”, sostiene que perder el empleo puede acarrear problemas psicológicos en el individuo.

El desempleo produce el deterioro del status social y esto puede afectar a la autoestima del desempleado. Si es duradero, puede generar incluso distintos problemas de salud como los trastornos del estado de ánimo, la depresión, pero también el infarto de miocardio. Incluso ahora se está estudiando la relación entre estrés y cáncer.

Habla de la duración, ¿es determinante?

Por supuesto. El desempleado experimenta diferentes fases desde que es despedido.

Al principio reacciona con perplejidad y entra en un estado de “shock” que suele durar una semana. Después le sigue una fase de ligera recuperación caracterizada por un optimismo irreal. Busca trabajo pero no le preocupa no encontrarlo. Aprovecha ocupando su tiempo libre en reparaciones de la casa o aficiones. El individuo se lo toma como unas vacaciones de carácter temporal.

Hasta que vuelve a la realidad…

Cuando el individuo ya lleva desempleado mucho tiempo, aparece el temor. Experimenta una sensación de fracaso en la búsqueda de empleo. Llega a ser pesimista, a sentirse ansioso, con periodos de melancolía, irritabilidad y, en muchos casos, aparecen trastornos psicofisiológicos. Esta fase es crucial y puede durar varios meses. Finalmente, tiene lugar una nueva fase en la que se da el reconocimiento de la propia identidad de desempleado.

¿Identidad de desempleado?

El trabajo es lo que te identifica como individuo dentro de nuestra sociedad. Nos definimos por la profesión que ejercemos y, cuando se pierde el trabajo, el parado entra en una situación de confusión.

¿Cuál es el colectivo al que más le afecta esta situación?

El grupo más vulnerable son los hombres entre 26 y 35 años. Los hombres, porque se sienten responsables de la economía familiar. En cuanto a la edad, mientras estás estudiando o eres joven, de alguna manera justificas tu situación de desempleado. Pero cuanto terminas la carrera, estás al borde del precipicio.

Tengo alumnos que están buscando trabajo en hostelería e incluso han tenido que ocultar en su currículo sus estudios de licenciatura y de master porque algunos empresarios prefieren personas no formadas. Otros, los mejores investigadores, se están yendo a otros países.

¿Está el desempleado socialmente aceptado?

No. Un desempleado no significa nada en esta sociedad en la que solo cuenta la productividad. En otras sociedades y en otros momentos históricos, si una persona tenía una necesidad extrema, acudía al vecino. Ahora no, se niegan a manifestar su situación. El orgullo y la vergüenza les impiden pedir ayuda. Es lo que se conoce como el síndrome de la invisibilidad.

¿Los desempleados se sienten invisibles?

Cuando uno es víctima de este síndrome, el problema no es que le maltraten sino que no le vean.

Es difícil obtener una radiografía del desempleado porque las cosas no son como parecen. Puede sentarse y observar como las tiendas, los restaurantes, los cines, las oficinas… todo funciona. ¿Advierte ruinas personales o familiares? ¿Dónde están los efectos del desempleo? Todo sigue adelante como si nada mientras el desempleado es invisible.

¿Qué recomiendo a la población y al desempleado en especial?

Soy partidario de las intervenciones psicosociales. El impacto del desempleo es tremendo y solamente tiene una salida: el apoyo mutuo. Un apoyo social que amortigüe ostensiblemente los efectos y que el desempleado sienta que tiene también lugar en esta sociedad. Hay que empezar a movilizar a la gente. Si tuviera delante a desempleados les diría que se movilicen, que estén activos mental y físicamente. Que no se sienten a ver la televisión y que sean activos socialmente para no estar aislados. La persona puede estar desempleada, pero no parada.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*