Jóvenes, Vida de hoy

El futuro lingüístico de la próxima generación latina

La máxima Shakesperiana “to be or not to be” se ha transformado recientemente en Gran Bretaña en “aprender o no aprender una lengua extranjera”. Sin espacio para la “question”.


_

Mario López-Goicoechea


El mundo ha cambiado drásticamente en los últimos veinte años. El poder económico se ha desplazado paulatinamente de Occidente a Oriente. Donde antes los Estados Unidos y Europa regían sin desafío alguno, China y la India se han erigido como Leviatanes que han puesto en duda la hegemonía de los primeros. Una consecuencia de esta transición de poder, aunque no intencional, ha sido la importancia que ha tomado el aprendizaje de lenguas extranjeras.

Durante más de medio siglo el inglés ha sido la lengua franca por excelencia a nivel internacional. La combinación de la derrota de los Nazis a manos de las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial con las décadas  de oro de Hollywood durante los 30, 40 y 50 generó un léxico que invadió las pantallas (pequeñas y grandes) y creó una red de seguridad que benefició fundamentalmente a inmigrantes y viajeros.

Por eso, en cualquier parte de la Tierra, no importa cual desolada o superpoblada sea, se puede encontrar a alguien que hable inglés.

Sin embargo, en el Siglo XXI, ser monolingüe es una gran desventaja. Para el que quiera tener un buen trabajo con adecuada remuneración, es indispensable al menos saber comunicarse en otra lengua. He aquí donde la futura generación latina viviendo en el Reino Unido tiene una gran oportunidad.

Los descendientes de latinos de habla española están en una buena posición. El castellano es la tercera lengua en la que más se conversa en el mundo; segunda, si se tiene en cuenta que en Estados Unidos desplazara al inglés en uno quince o veinte años, y primera, si se nota que el mandarín, el numero uno, se habla en China mayormente.

Sin embargo, ¿cómo enfrentarse al desafío de criar a esta futura generación en un medio bilingüe o multilingüe cuando la cultura anglosajona todavía es tan fuerte?

Lo primero es ver las circunstancias lingüísticas de estas familias donde el español (u otros idiomas) y el inglés se dan la mano como una situación común y no extraordinaria. Después de todo existen más personas multilingües que monolingües en el mundo.

Lo segundo es hablar en español desde antes que los niños azcan, o sea, cuando todavía están en el vientre de la madre.

Muchos padres hispano-parlantes se preocupan de lo que piensan otras personas cuando comienzan un diálogo con su cría en público.

La alternativa que escogen: hablar en inglés con sus niños para no incomodar al amigo, conocido o extraño y retornar a la lengua materna más tarde, en casa o a solas, puede causar confusión en los pequeños a corto plazo, y, a largo plazo, hacerles rechazar el español.

Otro aspecto a tener en cuenta es demostrar con hechos el impacto positivo que tiene el aprendizaje del español, no sólo para alcanzar buenas notas en los exámenes de GCSE o A-levels, sino para la vida en general. Esto se puede hacer desde que son muy jóvenes por medio de libros, música y videos. De hecho la llegada de You Tube y otras plataformas de interacción social en línea en los últimos años ha ampliado los horizontes para la enseñanza del español.

Pero algo que resulta decisivo es hacerle entender a la futura generación latino-hispánica en el Reino Unido la importancia del castellano. No solamente porque es parte del legado familiar, sino también porque es el primer escalón en el lento ascenso para entender y asimilar otra cultura.

Por otro lado, quienes han nacido en Gran Bretaña se enfrentan a una barrera lingüística como consecuencia de la decisión que tomó el Partido Laborista en el 2004 de eliminar la obligación de aprender lenguas extranjeras después de los 14 años.

El efecto fue inmediato: ha habido una reducción del 30% de estudiantes que optan por hacer exámenes de alemán, francés y, por supuesto, español.

Este es un buen momento para estimular el interés en la cultura hispano-parlante entre los chicos de padres latinos, tanto contemporánea como clásica.

En el campo de la música la popular cantante colombiana Shakira lanza discos en español e inglés, en deporte los triunfos del equipo de balompié español a nivel europeo y mundial se unen al éxito del argentino Lionel Messi en Barcelona FC, y recientemente el periódico dominical británico The Observer creó espacio incluyó en su suplemento mensual de cocina recetas de varias regiones de España.

Por eso el futuro para el aprendizaje de lenguas extranjeras parece promisorio. Es común ahora encontrar escuelas primarias en el Reino Unido en las que se les da atención especial al francés y/o español como parte de la nueva directiva para MFL (Modern Foreign Languages) dentro del currículo educacional. El resultado es una forma diferente de ver otros idiomas y saber cómo sacar provecho de ellos. Vale la pena  destacar que los egresados universitarios de cursos de lenguas están en el cuarto lugar, detrás de médicos, arquitectos y abogados, como los mejores remunerados en el campo profesional.

Este es el Dorado que aguarda a los miembros de la tercera generación latina en Gran Bretaña. Y a diferencia de sus coterráneos británicos, no tendrán que atormentarse con la máxima Shakesperiana, ni tampoco con la “question”, porque ya la habrán respondido cuando eran niños. Probablemente en español.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*