En Foco, Opinión

Finlandia: sarcasmo nazi-fascista

 

“Si cada extranjero es obligado a llevar una marca sobre su origen étnico, la policía podría ver a la primera ojeada que ‘ese es un musulmán de Somalia’ o que ése es un mendigo de Rumania´”.


_

Carlos Vidales, Estocolmo


Esto es lo que ha publicado el 11 de abril en su blog del periódico finlandés Uusi Suomis Helena Eronen, representante del Partido de los Verdaderos Finlandeses, de orientación nazi-fascista.

Eronen agrega: “Los musulmanes podrían llevar la marca de una media luna, los rusos la hoz y el martillo, los cambodianos una mina antipersonal, y los norteamericanos una hamburguesa”.

Agrega que los sueco-finlandeses (grupo social tradicional y numeroso debido a que Finlandia fue parte de Suecia hasta 1810) también deberían ser marcados, así como “las minorías sexuales”, para facilitar las labores de la policía.

Helena Eronen es asistente del parlamentario finlandés James Hirvisaari, del Partido de los Verdaderos Finlandeses.

Su propuesta de establecer diversas marcas para las diferentes identidades étnicas y orientaciones sexuales de los ciudadanos está calcada de la norma establecida por los nazis del Tercer Reich en la década de 1930.

La propuesta de Helena Eronen ha provocado intenso debate y airadas reacciones en Finlandia.

Entrevistada por el periódico sueco Dagens Nyheter, la ultraderechista finlandesa declara que todo fue un “mal chiste” y que la intención fue de hacer una nota “sarcástica”. Sin embargo, algunos voceros de los partidos democráticos y de izquierda argumentan que no se entiende bien que una representante del Partido de los Verdaderos Finlandeses publique un sarcasmo contra los propios principios de su partido y en el blog oficial de su partido.

El periódico Uusi Suomi, en cuyo portal se publica el blog de Eronen, eliminó el texto de este “sarcasmo” nazi-fascista, pero el parlamentario neonazi James Hirvisaari, jefe de Eronen, lo volvió a publicar en otro blog con el argumento de que “cualquier persona entiende que el texto de Helena está lleno de sátira”.

Pero la naturaleza de la “sátira” y del “sarcasmo” se pone de manifiesto cuando se recuerda que el Partido de los Verdaderos Finlandeses ha propuesto que la cédula de identidad de los no-finlandeses tenga un color diferente de la de los “verdaderos finlandeses”. El periodista sueco Andreas Rolfer, del Dagens Nyheter de Estocolmo, informa que su periódico ha tratado de comunicarse con el parlamentario neonazi James Hirvisaari, sin conseguirlo.

Este incidente muestra una de las tácticas predilectas del neonazismo europeo en este período: lanzar al aire propuestas extremas con el fin de ir midiendo las reacciones de la opinión pública y de ir captando elementos extremistas y ultranacionalistas para la organización de sus fuerzas de choque.

Los neonazis finlandeses se encuentran en plena ofensiva: La Unión de Juventudes de los Verdaderos Finlandeses acaba de exigir la abolición del bilingüismo sueco-finlandés de la Constitución nacional (aproximadamente un 6 % de la población tiene el sueco como su lengua materna).

Simultáneamente, los parlamentarios ecologistas han denunciado a los representantes del Partido de los Verdaderos Finlandeses, por acoso constante, agresivo y reiterado contra una diputada de origen sami a causa de su marcado acento lapón.

Y una noticia aparentemente inofensiva se produce en un contexto inquietante: está por presentarse una película de ciencia-ficción, que describe la existencia de una fortaleza nazi en la luna, donde se habrían refugiado y preparan su retorno los grandes jerarcas del Tercer Reich.

La película ha sido financiada por donaciones de particulares (al parecer muchos) y ha despertado gran entusiasmo entre los neonazis de Finlandia.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*