Europa, Globo

Cambian las experiencias migratorias en Portugal

Las principales comunidades de inmigrantes en Portugal se han mantenido estables durante muchos años, pero la crisis económica está provocando cambios. Los brasileños y hasta los mismos portugueses se están yendo.


_

Graham Douglas


En el 2010 había en Portugal, donde la población es de alrededor  de 11 millones, un total de 445.000 inmigrantes, de los cuales 116.000 eran brasileños. Estas cifras oficiales muestran también que el 36% de los inmigrantes trabajan en la construcción, mientras que el 28% en el sector de servicios.

Los trabajadores del sector de servicios perciben con frecuencia los salarios más bajos, además tienen contratos temporarios que en ocasiones son de hasta una semana de duración, asimismo son los primeros en ser despedidos cuando cae la demanda. En Portugal, como en la mayoría de los países de la unión europea, el porcentaje de desempleo entre los inmigrantes es de aproximadamente el  doble que entre los ciudadanos oriundos.

Incluso lo portugueses se van

Las cifras oficiales, citadas por el diario de noticias (DN 23 de marzo del 2012) muestran que solo en 2011, aproximadamente 150.000 portugueses has dejado el país, acercándose a las cifras registradas durante los últimos años de la dictadura de  Salazar, allá por 1970.

Los que eligen inmigrar se marchan al Reino Unido, Suiza y Luxemburgo,  en donde hay comunidades establecidas de portugueses.

Sin embargo, muchos ahora optan por Brasil y Angola a pesar del hecho que Luanda, la capital de Angola es considerada como una de las ciudades más caras del mundo, al mismo tiempo, el ministerio del relaciones exteriores inglés recomienda no visitar Luanda a menos que sea absolutamente necesario ya considera que es un lugar demasiado peligroso. La emigración y el  escaso número de nacimientos han contribuido a que Portugal tenga un descenso neto del 0.5%  de la población nativa por año; si a esto le agregamos que la edad promedio de los habitantes es cada vez más alta, se entiende que Portugal necesita de inmigrantes.

El Observatorio De Inmigracao, calculó que en 2010 los inmigrantes aportaron al país 316 millones de euros en  seguridad social.

Durante su campaña electoral, Sarkozi amenazó con retirarse del tratado Schengen (Luxemburgo) si la inmigración no se reducía en forma drástica, no obstante las cifras oficiales de Organization for Economic Co-operation and Development  ó OECD (organización para la cooperación económica y el desarrollo arrojó que  el número de personas que entra a la unión europea disminuyó un 27% entre 2007 y 2009.

Asimismo el gobierno portugués impuso en el 2010 una cantidad máxima de 3800 plazas para residentes afuera de la comunidad europea; solo unas 500 personas aplicaron por la residencia, en comparación con las 8500 plazas otorgadas en 2008, las cuales fueron completadas casi en su totalidad (DN, 13 de marzo de 2012).

Directo a casa

Portugal tiene  Centros De Intalacao Temporaria ó CTI (centros de detención temporaria para inmigrantes), en donde tanto adultos y niños sin sus padres pueden ser detenido hasta 60 días, sin embargo este número es mucho menor al establecido por la European Directive of Return (directiva europea de repatriación) firmada en 2008, que permite hasta 18 mese de detención,  además  una vez deportada la persona no se le permite entrar a ningún país europeo durante 5 años.

Hasta ahora, Portugal ha tenido un buena imagen entre los países europeos debido a sus políticas de inmigraciones, sin embargo  esta directiva fue incorporada a de la ley portuguesa el mes pasado ocasionando un conjunto de protestas que van desde amnistía hasta la iglesia católica, a esta medida se la ha llamado la directiva de la vergonha (directiva de la vergüenza).

Un estudio realizado por el parlamento europeo  publicado  en El País afirma que hay 174 centros de detención los que albergan a más de 20000 personas, en peores que las prisiones comunes. (Ver artículo centros de detenciones en el Reino Unido).

Experiencia brasileña

Un estudio reciente realizado en Londres reveló que el 56% de los brasileños en el Reino Unido son del sudeste de Brasil, en particular de Sao Paulo y tienen un nivel de educación superior al promedio, más de la mitad poseen títulos universitarios, mientras que los que eligen Portugal vienen de la parte noroeste de Brasil y de  Mina Gerais, estos poseen un nivel de educación más bajo.

Gracias al programa “bolsa de familia” impulsado por el presidente Lula, 26 millones de brasileños han salido de la pobreza e incluso gente de las favelas ahora se encuentran entre la denominada clase social C. Con la llegada de la venta en cuotas sin interés,  la economía  brasileña ha sumado otros 33 billones desde el 2002 a la fecha. (DN 24 de marzo de 2012).

Los cambios en la economía tan bien se hacen visibles en el hecho de que el turismo brasileño en el extranjero está en alza, mientras que los europeos no salen de sus países, asimismo  muchos brasileños están optando por regresar a casa.

Jetlag  espiritual

Un informe hecho por el Folha de Sao Paulo, el 6 de marzo de 2012, dice que muchos brasileños que regresan al país después de una ausencia prolongada experimenta un “síndrome de regreso”  a tal punto que el ministerio de relaciones exteriores ha lanzado una Guía de Retorno ao Brasil, esta contiene información detallada de sobre todas la agencias que prestan ayuda a las personas que vuelven.

Un 20% de inmigrantes en EEUU y un 25% en Japón han vuelto a Brasil desde el comienzo de la crisis en 2008.

Decio Nakagawa, neurocirujano japonés, ha denominado este síndrome como “el jetlag espiritual” y afirma que las personas que vuelven podrían necesitar hasta 2 años para acostumbrarse en comparación con los 6 meses que tardan cuando llegan a un país extranjero; puede que esto sea a causa de que Brasil ya no es el país que ellos recuerdan con nostalgia, o quizás sea debido a que se han acostumbrado a la baja tasa de crimen en Europa.

Al mismo tiempo, los familiares esperan de los que vuelven se muestren felices y corren el riesgo de ser vistos como altaneros sin no encajan rápidamente, o podría ser que guarden viejos resentimientos hacia los que se arriesgaron a irse.

La universidad de Sao Paulo posee un centro en donde se brinda asistencia gratuita a aquellos que sufren de esta crisis de regreso.

(Continuará…)

(Traducido por Pablo Bisbal – Email:  kuky02@hotmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*