Los nuestros, Migrantes, Multicultura

El David latino que le ganó al Goliat

El mercado de Seven Sisters, más conocido como Pueblito Paisa, continúa con su pelea para mantener vivo este punto de encuentro de la comunidad latinoamericana en Londres.


_

Miriam Valero


Cuando se sale de la estación de metro de Seven Sisters es complicado encontrar el Pueblito Paisa. Sin embargo, si el visitante se fija, verá una puerta camuflada entre las tiendas de la calle que pone ‘Entrada’.

Si uno se acerca y abre la puerta de este edificio centenario, el Wards Corner, pasará de estar en un típico barrio inglés a encontrarse en un singular mercado hispanohablante en el que se puede comprar carne venida directamente desde Latinoamérica o comer un típico plato colombiano como el Sancocho. Al entrar en el mercado, se deja de escuchar inglés y se comienza a oír conversaciones en español entre la comunidad. Los tenderos de carnicerías, tiendas de comestibles, restaurantes y salones de belleza bromean y charlan en su lengua materna mientras atienden a los clientes.

Se nota que todos se conocen. Se saludan, se piden ayuda de un local a otro.

El Pueblito Paisa lo forman 62 negocios que son, en su mayor parte, regentados por inmigrantes latinoamericanos aunque hay muchos otros venidos de todas las partes del mundo como Jamaica, Irán o Algeria.

Al caminar un poco, nos encontramos con uno de estos tenderos, Mauricio, que es dueño de una peluquería. Este cantante de vocación es hijo de una de las primeras latinoamericanas que se instaló en el Pueblito Paisa con un centro de belleza.

Él, nos cuenta que su madre, Blanca, formó parte del primer grupo de colombianos que se instaló hace 15 años en el Seven Sisters Market para encontrar un medio de vida y que comenzó a asentarse en el barrio.

Fue el boca a boca de la comunidad lo que hizo que poco a poco se fueran instalando más en el mercado y en la zona, hasta el punto convertir el distrito en uno de las zonas de mayor concentración de la comunidad latinoamericana en Londres.

Mauricio relata que el trabajo de todas estas familias supuso la transformación de este mercado que hoy día es el sustento económico y social de alrededor de 100 familias, “eso sin contar todos los negocios que han crecido en el entorno derivados del market”, señala.

Cómo nace el Pueblito Paisa

El Seven Sisters Market tiene una larga historia detrás.

Para conocerla, nos sentamos con Chan, una de las vendedoras más antiguas del mercado que lleva 19 con su negocio abierto desde que llegó de la Guayana británica.

En su puesto de ropa, Chan nos explica como este edificio centenario comenzó siendo un Wards Store, un centro comercial muy importante del momento al estilo de las grandes superficies actuales.

Después de un tiempo de éxito, el centro entró en decadencia y cerró. Al cabo de unos años, se convirtió en un mercado y hace 15 años comenzaron a instalarse los primeros puestos de la comunidad latina.

Chan afirma entenderse bien con ellos y que la convivencia entre todas las nacionalidades es muy buena tanto en el mercado como en la zona. Aunque dice que desde hace algún tiempo, no tiene mucho negocio.

Y es que, en este camino, también son muchos los que han tenido que irse del mercado.

Manuel, el dueño de la carnicería del lugar, nos explica que él llegó de Colombia tras estudiar comunicación social porque no tenía trabajo y tras llevar 10 años en el mercado ha visto como muchos han tenido que marcharse.

Otros tantos no lo han hecho, como él, al que le ha ido muy bien y importa alimentos de Latinoamérica para ofrecerlos en la ciudad.

Al lado de la carnicería de Manuel, encontramos el restaurante El Manantial, del que emana el olor inconfundible de la comida tradicional. En él, unas diez personas almuerzan platos típicos latinoamericanos como el Sancocho. El camarero, sólo lleva un mes trabajando, ha sido de los últimos en incorporarse al mercado. Nos regala unos caramelos de café típicos de Colombia.

La lucha del mercado

El Pueblito Paisa comenzó en 2007 su lucha para seguir abierto y continuar siendo un punto de encuentro de la comunidad latinoamericana.

El Ayuntamiento de Haringey planeó de la mano de la constructora Grainger Plc demoler el mercado y convertirlo en un complejo con un centro comercial y viviendas de lujo.

Los comerciantes del Seven Sisters Market fueron instados a marcharse durante un tiempo para luego volver a instalarse en el nuevo centro comercial.

Sin embargo, los dueños de los negocios afirman que no se les aseguro el alquiler que tendrían que pagar a su vuelta y que, además, el recinto estaría condenado a desaparecer ya que “¿cómo vamos a competir con un McDonalds? La gente comenzaría a venir expresamente al centro comercial y se acabaría con la identidad el Pueblito Paisa”, señala Mauricio.

La comunidad latina y británica de la zona ya han ganado dos veces en los tribunales y han detenido la demolición que ha sido considerada por las cortes “ilegal”. Ahora, se encuentra a la espera de una nueva apelación que será resuelta en octubre para saber qué ocurre con su mercado.

Este lugar, que llevan 30 años intentando demoler como indican algunos comerciantes, se ha convertido en la actualidad en una zona estratégica de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos y toda la modernización de la zona este de Londres.

En este sentido, la comunidad británica de la zona está apoyando muy fuertemente la causa del Pueblito Paisa. Así, los comerciantes latinoamericanos consideran un “apoyo” a la comunidad inglesa que también está luchando para que no desaparezca el lugar.

La comunidad, además, está llevando a cabo una campaña para dar a conocer las virtudes de la comunidad latinoamericana y celebrarán un festival a finales de junio para impulsar esta causa y la del mercado.

Asimismo, los líderes de esta comunidad esta trabajando para la creación de un Barrio Latino en el que poder unir toda la comunidad y que no se conserven sus costumbres en la ciudad así como el idioma, la comida y toda su cultura.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*