Globo, Mundo, Okologie, Vida de hoy

Wukan, el pueblo que desafió al Partido Comunista de China

Esta aldea ha sido la primera en votar a sus representantes de forma libre y democrática dentro del país. Las elecciones se produjeron después de tres meses de protestas de los ciudadanos contra el anterior gobierno local.

_

Miriam Valero


Wukan ha sido el primer pueblo de China que ha elegido de forma democrática a los miembros de su gobierno local desde que el gobierno del Partido Comunista de China (PCCh) se instaurara en el poder del país desde la constitución de la República Popular China en 1982.

En un insólito gesto, las autoridades del PCCh permitieron las elecciones libres en este municipio costero del sur del país, tras las duras revueltas que han enfrentado a los ciudadanos contra los dirigentes locales a finales de 2011.

Tras más de tres meses de protestas, los aldeanos no cesaron hasta echar al gobierno de la junta local que les dirigía. Le acusaban de hacer expropiaciones masivas robando a la mayoría del pueblo su medio de vida: la tierra, para enriquecerse y hacer negocios inmobiliarios.

Al no cesar las movilizaciones, el gobierno tomó la decisión de devolver algunas de las tierras al pueblo y convocó estos nuevos comicios que se celebraron el marzo pasado, en el que los habitantes pudieran acudir a votar a comicios democráticos y elegir a siete de sus representantes locales, incluido el alcalde, de fuera de los candidatos del partido.

Hasta ahora, en el país, los gobiernos locales eran controlados por el partido comunista.

En el sistema político chino sí que se celebran comicios locales en los que los ciudadanos pueden votar, solo que todos los candidatos que se presentan pertenecen al partido, no pudiendo elegir los ciudadanos a nadie de fuera del órgano de poder.

En Wukan sí han podido hacerlo. Los ciudadanos eligieron como nuevo alcalde de su recién estrenado gobierno local a  Lin Zulian, uno de los principales líderes de la protestas contra el gobierno chino. De este modo, los 13.000 habitantes de Wukan lleva dos meses con esta nueva forma de gobierno electo en el país.

Lin Zulian

En este pueblo de la provincia de Canton, se calcula que el 80% de los ciudadanos han sido afectados por las expropiaciones que el anterior gobierno realizó. Así, los dirigentes fueron acusados de corrupción y de apropiarse de las tierras de los campesinos de manera ilegal para construir urbanizaciones o centros vacacionales y sacar beneficios de los terrenos.

En la mayoría de los casos, los aldeanos no han recibido indemnizaciones ni pagos por ellas, y en otros ni siquiera han sido informados de la expropiación. Así, poco a poco, los trabajadores de Wukan fueron quedándose sin un medio de vida para sobrevivir.

Cansados de esta situación, los ciudadanos decidieron levantarse contra la junta local de gobierno y comenzaron unas movilizaciones que cada vez acogían a más ciudadanos.

Los habitantes de Wukan llegaron a fortificar la aldea para que no pudiera entrar la policía, incluso llegaron a atacar al gobierno con piedras.

Así, las protestas se volvieron muy violentas el pasado mes de diciembre cuando murió uno de los protagonistas de las movilizaciones, Xiu Jinbo, mientras estaba detenido. El fallecido estaba acusado de ser uno de los organizadores del movimiento. Su familia, afirma que el cadáver mostraba signos de tortura, mientras que las autoridades señalan que fue víctima de un infarto.

La respuesta de las autoridades chinas a las movilizaciones fue reconocer que algunos miembros del Partido Comunista de China y funcionarios habían sido detenidos tras tener sospechas de que habían cometido abusos de poder en la expropiación de las tierras.

Además, añadieron que la situación del suelo era congelada hasta que la mayoría de los vecinos estuvieran satisfechos con las expropiaciones.

Las protestas salpicaron a otras regiones como por ejemplo Haimen, a 100 kilómetro de Wukan. La movilización alcanzó dimensiones similares a las de este municipio, solo que en estas protestas pedían la retirada de una central térmica de carbón que está dañando seriamente la salud de la población según los ciudadanos.

Elecciones libres y apertura.

En las elecciones del pasado mes de marzo se calculó una participación del 81% según informó la agencia de noticias Xihuan. Los habitantes de Wukan se mostraron exultantes con la elección de un gobierno democrático tras meses luchando por sus derechos.

El gobierno, además,  permitió a la prensa cubrir sin ninguna restricción la jornada electoral aunque los policías vigilaron durante todo el día la elección de los ciudadanos de Wukan.

En China se produjeron solo el año pasado 180.000 protestas, la mayoría de ellas se estima que se deben a motivos similares de lucha por la tierra. Hasta ahora, solían saldarse con arrestos. En este caso, el Gobierno Chino ha hecho un novedoso gesto en el que ha entregado al pueblo sus peticiones.

Aún así, las recientes situaciones de violación de los derechos humanos dadas a conocer por la prensa internacional como en el caso del artista Ai Weiwei que fue detenido e incomunicado o el más reciente activista chino Chen Guangcheng, que ha escapado con su familia a EE.UU. tras permanecer aislado en su domicilio y denunciar la persecución de la que eran víctimas por las autoridades, señalan lejana la instauración de la democracia en el país.

Sin embargo, algunos expertos ven en esta apertura una semilla que probablemente salpicará a futuros enfrentamientos en el país, también sacudido por la influencia de la Primavera Árabe y las ansias de democracia de su ya asentada clase media.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*