Migrantes, Multicultura

Bélgica multicultural: micro-medios y cambio social

Un proyecto en Amberes forma a migrantes no comunitarios en técnicas periodísticas para hacer de ellos una voz en los mass media. La integración cultural es  un asunto de peso político.

_

Graham Douglas

Fotos cortesía de KifKif


Kifkif se fundó en Bruselas en 2001 como una organización de base para luchar contra el racismo. Su nombre significa “da lo mismo” en árabe marroquí, una expresión que refleja sus objetivos y el grupo con el que comenzaron a trabajar.

Su página de Internet es una de las primeras voces de los migrantes en el debate público en Flandes.

Ahora Kifkif es una fuente importante de información relacionada con la sociedad intercultural en esta región belga y cuenta con 2.500 visitas diarias.

Kifkif está evolucionando. Tras dirigir concursos de arte con el propósito de introducir a la población inmigrante en el sector cultural habitual y organizar el concurso cultural para los Premios Kifkif durante cinco años, están buscando a personas que se hagan cargo y mantengan el nombre.

Una parte importante de su trabajo consiste en formar a personas en lo relativo a la información sobre la sociedad multicultural y la producción de obras que incluyan sus informes. Uno de ellos fue una colección de relatos breves realizada por migrantes. Y también han producido documentales que tratan  los problemas a los que se enfrentan los inmigrantes a la hora de buscar trabajo y los defectos de los servicios educativos  para los mismos.

El objetivo a largo plazo de Kifkif en todo esto es cambiar la sociedad de forma indirecta.

Asimismo, han participado en debates públicos mediante la publicación de libros electrónicos y artículos de opinión.

Han presentado demandas contra el Deutsche Bank por racismo y ganaron sendos  pleitos presentados contra Adecco, la agencia de trabajo, el pasado año y contra Vlaams Blok, el partido de extrema derecha.

Las grandes ciudades belgas son tan diversas como Londres y el concepto de superdiversidad se ha desarrollado para explicar como este impacta en el modo en el que funciona una ciudad. Pero las políticas públicas se basan todavía en opiniones obsoletas de la lengua y la cultura.

Rachida Lamrabet, novelista ganadora de la segunda edición del Concurso de Arte kleur de Kunst, de Kif Kif. .

El trato de los solicitantes de asilo político no tiene en cuenta los efectos que se producen en la lengua de migración y desplazamiento: las mismas razones por las que las personas son refugiados en primer lugar.

The Prisma entrevistó a Ico Maly sobre su trabajo en Amberes.

¿Se ofrecen para trabajar los periodistas de los medios convencionales en tus cursos de formación?

Algunos lo hacen, a la mayoría se les paga algo y tenemos que elegirlos detenidamente. No me gustan los artículos breves: la realidad es compleja y Kifkif es uno de los pocos medios donde la complejidad se puede explicar.

Por el momento, contamos con 7.000 artículos en nuestra página web lo que  supone un importante precedente histórico para Kifkif desde su fundación en 2001.

¿Cómo se relacionan los micro-medios con los medios convencionales?

Desde 2001 se ha visto disminuida la importancia de los medios de comunicación convencionales. Los micro-medios como Kifkif están intentando trabajar de una forma no comercial y levantar su voz a favor de la Izquierda. Nuestros valores principales son democráticos,  de solidaridad, igualdad, libertad, interculturales, de autocrítica y progresistas. Los periodistas de los medios convencionales no le tienen mucho cariño a las organizaciones que critican a los medios como es el caso de Kifkif, pero nos siguen.

Ico Maly

Una de nuestras historias de éxito es la de Fikry El Azzouzi, un joven que estuvo contribuyendo con sus columnas en nuestra página web durante cinco años y posteriormente, escribió su primera novela. El periódico convencional De Morgen le pidió su colaboración como columnista.

En otros tiempos, nos dedicábamos a intentar colocar a gente en los medios convencionales mientras que,  en la actualidad, nos siguen y eligen a columnistas de su agrado.

¿Qué ha cambiado en la sociedad belga en los últimos años?

En 1989 se produjo en Flandes un gran cambio en la vida intercultural. Supuso el comienzo de  lo que denominamos  superdiversidad.

Se observa una enorme diferenciación de la diversidad después de 1989. La “antigua migración” estaba compuesta en su mayoría de personas de origen musulmán. El gobierno seleccionaba a personas con pocos estudios ya que querían mantenerlos en silencio y que trabajaran muchas horas.

En la actualidad, Bélgica cuenta con 194 nacionalidades distintas aunque la primera política gubernamental relativa a  integración no se introdujo hasta1989. Con anterioridad, fueron  solo los sindicatos y los trabajadores sociales los que exigieron una. Revindicaron la integración socioeconómica debido a la creciente clase marginada étnica de desempleados. No obstante, en 1989 los políticos comenzaron a preocuparse por la integración cultural.

Existe una nueva clase social que se caracteriza por tener un empleo precario, a la que Guy Standing denomina “el Precariado”, un grupo de personas con derechos distintos dentro de la misma sociedad. Los antiguos migrantes, musulmanes, tienen menos derechos que los católicos. Así, por ejemplo, el uso del pañuelo supone un gran problema en el entorno escolar. Del mismo modo, hay nuevos migrantes que viven aquí indocumentados. Por lo tanto, no tienen derecho a un trabajo o una vivienda.

¿Cómo ha afectado esto a la vida de los inmigrantes?

En la Superdiversidad, todos tienen que agregárselas por sí mismos, como en el caso de la pequeña empresa a fin de conseguir integrarse en la sociedad. 1989 constituyó el periodo en el que los medios de comunicación cambiaron. Del mismo modo, cambió la construcción de la identidad cultural llevada a cabo por la población migrante y la nativa. Anteriormente, los inmigrantes se comunicaban con sus países de origen a través de pequeñas cintas que grababan y mandaban.

Estas tardaban un mes en llegar a su destino. Después de 1989, contamos con correo electrónico, Facebook, televisión por satélite, etc. Por lo tanto, los individuos se pueden ver aislados socialmente aquí y sin embargo, llevan una vida política y social muy activa con otras personas en casa.

Luego tenemos las Iglesias africanas, que cuentan con servicios escuchados por 200 personas y llevados a cabo por sacerdotes procedentes de sus propios países a través de la televisión en directo.

Sin embargo, los políticos ignoran esta nueva realidad y piensan que pueden llevar a cabo una política de dos vías. En primer lugar, intentan parar la migración “mala”, de personas pobres, mientras que dan la bienvenida a los mejores profesionales según el modelo neoliberal. Esto ha supuesto un cambio a la política de la década de los setenta cuando querían a personas no cualificadas. Pero no funcionará ya que vivimos en un mundo conectado globalmente.

Y en segundo lugar, cuando  personas no deseadas llegan aquí tienen que integrarse mediante el aprendizaje de nuestra lengua y nuestros valores, convirtiéndose en ciudadanos belgas, entonces sus derechos se ven condicionados.

¿Sirve el aprendizaje del neerlandés como herramienta útil de supervivencia?

Para algunos lo es pero resulta totalmente irrelevante para otros. En Bruselas, vive una gran cantidad de migrantes “de primera” que solo entienden inglés. Trabajan y se socializan con personas que  hablan esta lengua.

Si trabajas en un supermercado, ¿ no se puede sobrevivir hablando solo portugués?

A continuación, un pequeño ejemplo que dice mucho sobre la situación. Statiestraat es un barrio de Amberes muy diverso. En éste, se puede encontrar en una tienda un anuncio de un piso escrito en chino. Sin embargo, se puede leer en dos variedades de la lengua china, la de Hong Kong y la de República China. Esto significa que el propietario vino de Hong Kong en la década de los setenta pero también quiere dirigirse a los nuevos migrantes que están abandonando la República Popular China en la actualidad. El precio no está en euros sino en yenes. No se trata de un barrio chino aunque, en este caso, nos encontramos con un ciudadano chino de la primera generación que se dirige a la segunda generación, que probablemente se encuentre trabajando de lavaplatos en  restaurante chino. Se trata de un universo paralelo, no necesitan saber neerlandés para sobrevivir. A esto está dando lugar una sociedad estratificada.

¿Ha cambiado la ley de inmigración en los últimos años?

Antes de 2005 los migrantes tenían derecho a vivir aquí y el gobierno les ayudaba económicamente si no disponían de medios para sobrevivir. En la actualidad, se tiene el derecho de permanecer en un centro de internamiento.

Los motivos para permanecer se han visto limitados y la lengua es uno de los factores más importantes, como ha mostrado Jan Blommaert, supervisor de mi doctorado, quien  realizó un estudio sobre el fenómeno del asilo en Londres y Flandes.

Al 95% de los solicitantes de asilo se les ha negado la residencia aquí, en la mayoría de los casos, debido a “errores idiomáticos”.

Alguien que viene de Congo  llega aquí sin papeles y habla mejor ingles que francés y el entrevistador dirá que “los congoleños deberían hablar francés, por lo tanto pensamos que está mintiendo sobre su país de procedencia”. Y si consideramos que miente se da por finalizada su solicitud. Le preguntan a los solicitantes “Explique su situación en su país de origen” , y entonces le pedirán información más detallada. Y la historia principal cambiará a medida que aparecen nuevos detalles, y por lo tanto dirán que “está mintiendo, ha cambiado su historia”. Hoy en día, se puede multar a alguien por cosas sin importancia como escupir en la calle, son 150 euros en el acto. Y varía de una ciudad a otra. Así que, por primera vez se está socavando el estado de derecho, y esto es una respuesta a la superdiversidad.

(Traducido por José Martínez – Email:  jmmartinezbernal@hotmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*