Globo, Latinoamérica, Uncategorized @es

Otro golpe a los países pobres: Recorte a ayuda al desarrollo

Los gobiernos han invertido miles de millones para rescatar bancos e instituciones económicas.  Pero la ayuda en cooperación ha descendido,  por primera vez, desde 1997. Así, los países están cada vez más lejos de donar el 0,7% de su PIB a los estados en vías de desarrollo, cifra que se comprometieron a alcanzar en 2015.

_

Miriam Valero


Desde el inicio de la crisis financiera mundial, los países han invertido miles de millones de sus presupuestos en rescatar a bancos e instituciones económicas.

Al mismo tiempo que los gobiernos han ingresado ingentes cantidades de dinero para reflotar a muchos de los causantes del colapso económico, han recortado de otras partidas de las que dependen directamente la vida de muchos ciudadanos.

Una de las fundamentales inversiones que hasta ahora mantenían los estados y que desde el año pasado se ha visto reducida de forma drástica han sido las Ayudas Oficiales al Desarrollo (AOD). El recorte ha supuesto que 2011 haya sido el primer año desde 1997 en el que se ha disminuido el dinero donado a los países en vías de desarrollo.

En total, la ayuda que los países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destinaron en 2011 supuso el 0,31% de su Producto Interior Bruto (PIB) total, una cifra aún muy inferior al 0,7% al que se comprometieron a alcanzar en los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas para 2015.

Además, si se compara esta cifra con las partidas que destinaron el año anterior, en 2010, supone un descenso de casi del 3%.

Un reciente informe de la OCDE apela a los estados a no usar como excusa la crisis económica para descender las ayudas de las que se benefician 130 países y que son esenciales para el desarrollo económico y social de los receptores.

Grecia y España son los dos países que más han recortado en la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), un 39,3% y un 32,7% respectivamente, a causa de su frágil situación económica actual.

Sin embargo, si miramos de cerca los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de España para este año, el recorte ha sido aún más drástico. Respecto de 2011, el país reducirá más de la mitad, el 65,4%, su presupuesto total para la Cooperación para el Desarrollo.

Según los datos de la OCDE, a estos dos países les seguirían en cuanto al recorte en las ayudas, pero con descensos mucho menores, Bélgica, con un recorte del 13% y Japón del 10%.

En total, hasta 14 países de la Unión Europea redujeron en 2011 su asistencia financiera a los países en desarrollo, según ha denunciado la organización de lucha contra la pobreza ONE en un informe publicado en junio.

Al otro lado del Atlántico, Canadá es el otro país del mundo, junto con España y Grecia, que se estima que ha disminuido sus partidas de forma más profunda. Sus recortes, un 7.5%, terminarán con los programas de ayuda bilateral que tiene con ocho países en desarrollo, y afectará a algunas de las naciones más pobres del mundo, como Etiopía.

Estados Unidos sigue siendo el país que destina un presupuesto mayor a la ayuda al desarrollo. Sin embargo, tampoco ha preservado como hasta ahora la AOD, ya que su aporte en 2011 descendió un 0,9%.

Efectos agudos

En contraste a ellos, Italia, uno de los países más golpeados y afectados por la crisis, es el estado que más aumentó su inversión en desarrollo en 2011 según la OCDE, con un incremento del 33% en las ayudas.

Este ascenso se debe a un aumento en la condonación de la deuda a los países en desarrollo y al resurgimiento de la llegada de refugiados desde el norte de África.

Junto con él, un grupo de países ya ha demostrado que es posible alcanzar el Objetivo del Milenio de Naciones Unidas de alcanzar el 0,7%, pese a las circunstancias económicas. Suecia, Dinamarca, Países Bajos y Luxemburgo, cumplieron el objetivo en 2011, cuatro años antes de lo prometido.

Por otro lado, según Organizaciones No Gubernamentales internacionales, las previsión para 2015 es que los países alcancen a destinar un 0,44% de ayudas a los país en desarrollo, un 0,3% menos de a lo que se habían comprometido.

En este sentido, las organizaciones alertan de la presión que este descenso supondrá para muchos países del mundo.

ONE, afirma que los recortes posponen aún más el día en el que los países de África no necesiten respaldo económico.

Por su parte, Oxfam afirma que “la primera bajada de la ayuda al desarrollo global en 14 años costará vidas y debe revertirse”, ya que el descenso en las ayudas hará que “cientos de miles de personas que viven en la pobreza se queden sin las medicinas necesarias para vivir y muchos más niños dejarán de ir a la escuela”.

Según cálculos de la organización, los 3.400 millones de dólares que se estima se perdieron el año pasado en cooperación “podrían haber pagado el tratamiento durante un año a la mitad de los niños infectados por sida que hay en el mundo”.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*