Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

La verdad: los inmigrantes no causan el desempleo

Aunque este país es el tercero en la Unión Europea con mayor población inmigrante  (4’020.800) su tasa de desempleo es del 8.5%. En Alemania, con 7’185.900, es del 5.6%.

_

Javier E. Núñez Calderón


Las políticas migratorias de los últimos diez años han afectado especialmente a estudiantes e  inmigrantes internacionales, es decir personas que no pertenecen a la Unión Europea.

Elevados requisitos, trámites engorrosos y pruebas de solvencia económica son para ellos casi imposibles de cumplir, si desean radicarse en el Reino Unido.

Sin embargo, ahora que la crisis económica europea se ha hecho más intensa en países como España, Grecia, Portugal e Italia, el debate sobre la presencia de extranjeros en RU ha dejado de centrarse en los inmigrantes internacionales: hoy también se ocupa de los miembros de la Unión Europea.

Tanto así que las propuestas de referendo para definir la continuidad o no de Reino Unido en  la Unión Europea (UE) gozan de apoyo popular, pues muchos piensan que la presencia de inmigrantes país afecta el empleo y la economía nacional.

No obstante, la opción resultaría un poco descabellada – como el mismo gobierno de Cameron lo ha expresado -, pues renunciar a la UE ahora, cuando hay intereses británicos establecidos en toda la Eurozona, significaría un suicidio político y económico para el país.

Para los simpatizantes del cierre de fronteras una salida más práctica sería la de regularizar el ingreso de ciudadanos miembros de la “comunidad”, ya  que cada estado miembro, según disposiciones de la UE en su fundación, tiene la autonomía para regular las leyes migratorias respecto a los demás países.

Ed Miliband

En este sentido, cuando el Ministerio del Interior británico anunció su interés de desarrollar un plan de acciones para restringir el ingreso de ciudadanos de la Eurozona, en caso de que la moneda común llegara a fracasar, no lo estaba comunicando por simple retórica: con esto dejó claro que el Gobierno estaría dispuesto a cerrarle las puertas a la inmigración europea si hubiera un colapso financiero.

El Partido Laborista también ha endurecido su posición frente al asunto migratorio, algo que sorprende ya que, por tradición, las propuestas orientadas al cierre de fronteras provienen casi siempre de los conservadores, cuyo máximo líder es el hoy primer ministro David Cameron.

Lo anterior se evidencia con las declaraciones de Ed Miliband, líder político laborista y máximo dirigente de la oposición, pues ha lamentado que en el pasado su partido, cuando estuvo en poder, no hubiera hecho nada para detener la ola de inmigrantes de Europa Oriental cuando países de esta zona se adhirieron a la Unión Europea en 2004.

Miliband ha pedido al Gobierno imponer controles a los trabajadores de Croacia cuando esta se integre el próximo año. Su anuncio no sorprendería tanto si no se conociera que Miliband es hijo de polacos de origen judío que inmigraron a Inglaterra durante el holocausto Nazi.

¿Afecta o no el empleo?

Pese a que algunos sectores políticos y ciudadanos responsabilizan a la población inmigrante de la tasa de desempleo, que alcanza el 8.4%, lo cierto es que no es la razón fundamental de la crisis actual.

Existen otros elementos de mayor incidencia como la desaceleración de la economía, la cual ha sido homogénea en toda Europa.

David Cameron

En efecto, las estadísticas del desempleo en los últimos 20 años muestran la tasa más alta a mediados de los 90s, cuando alcanzó el 10%. Entonces países como República Checa, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia todavía no se habían integrado a la Unión Europea.

Por otro lado, los estudios sobre migración europea a Reino Unido tampoco han permitido aclarar cuánto se afecta con la llegada de inmigrantes, como para dar por hecho que es una amenaza para la estabilización del país.

Por ejemplo, un informe de la organización “Zero Net Migration” en Reino Unido estableció una relación directa entre los niveles crecientes de desempleo de los jóvenes británicos y el aumento en la migración desde Europa del Este.

Según la organización, en el tercer trimestre de 2011 había 600 mil nuevos trabajadores provenientes de Polonia y Europa oriental, mientras que en el mismo periodo el desempleo juvenil local aumentó en casi 450 mil.

Sin embargo, el National Institute of Economic and Social Research (NIESR)  expresó a través del periódico The Guardian que la migración a Gran Bretaña ha tenido poco o ningún impacto sobre los niveles generales de desempleo, incluso durante la reciente recesión.

El estudio contrasta las cifras de “Zero Net Migration” respecto a los Inmigrantes de la Eurozona, y el informe del The Migration Advisory Committee (MAC), que presta asesoría al Gobierno Nacional en asuntos migratorios.

MAC estima que durante 2011  más de 160 mil trabajadores nacidos en Reino Unido fueron desplazados de sus vacantes por extranjeros no comunitarios.

Según NIESR, que realizó el estudio a partir los registros del National Insurance Number entre 2002-3 y 2010-11, comparando cada periodo con el número de solicitudes de beneficios por desempleo, se encontró que no existe una variación relevante en los dos periodos que permita establecer un aumento de desempleo como consecuencia de la llegada de nuevos inmigrantes.

Otro dato muy importante para analizar la relación entre la cantidad de inmigrantes y el número de desempleados y así poder determinar si estos afectan el empleo y la economía, es la comparación de las cifras locales con las del resto de Europa:

Uno de los últimos reportes descriptivos de la Oficina Europea de Estadística Eurostat revela que Reino Unido es tercero en la Unión Europea con mayor población inmigrante  (4’020.800),  después de Alemania y España: 7’185.900 y 5’651.000, respectivamente.

Pero mientras la tasa de desempleo de Alemania es del 5.6%, en Reino Unido  alcanza el 8.5%.

Ello muestra explícitamente que en este último el número de inmigrantes es menor, pese a que la tasa de desocupados es superior a la de Alemania.

Por todo ello no es posible responsabilizar a los inmigrantes de los problemas de desempleo, ya que habría que valorar otros factores incidentes en el desempeño de la economía.

No obstante, muchos han querido culparlos de la crisis actual, porque ellos son visibles ante la mirada de los británicos.

Y adjudicarles esta responsabilidad es la forma más sencilla de ocultar la falta de acciones propias del Estado para mejorar la economía, sus errores cometidos en materia de crecimiento económico, igualdad y bienestar social.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*