Salud, Vida de hoy

El bazo… paso a paso

Su nombre no dice mucho y hasta causa un poco de gracia. No se le concede mucha importancia a su vida en nuestro cuerpo. Pero sin duda, juega un rol importante. Aquí, algunas respuestas y preguntas sobre este órgano.


_

José A. de la Osa


Se trata de un órgano impar, ovoide, situado en la parte más alta y posterior del abdomen, hacia la izquierda, por debajo del diafragma, y sus funciones se agrupan en cuatro categorías.

Una de ellas es la de filtración de la sangre, otra la inmunológica o de defensa, otra la de reservorio sanguíneo, y una cuarta de formación de la sangre o hematopoyética.

Las dos primeras son consideradas las más importantes y se mantienen durante toda la vida, pues las restantes son vitales fundamentalmente en la etapa fetal.

¿Es susceptible de enfermarse?

Sí, responde el doctor Abel García Valdés, jefe de los Servicios de Cirugía General del Hospital Universitario “Calixto García”, en La Habana.

Y afirma: el hallazgo de un bazo palpable en adultos casi siempre indica una dolencia subyacente, no así en los niños en los que pueden encontrarse discretos agrandamientos relacionados con infecciones.

¿Qué procesos o mecanismos fundamentales contribuyen a la aparición de algún trastorno en este órgano?

Son numerosos los procesos patológicos, generalmente sistémicos, que se pueden derivar de un mayor o menor grado del incremento de tamaño del bazo (esplenomegalia).

Te cito: enfermedades sanguíneas como los trastornos hemolíticos o de destrucción de células de la sangre, linfomas, leucemias, tumores benignos y malignos, enfermedades parasitarias, infecciones.

¿Y en cuanto a la rotura del bazo como consecuencia de algún traumatismo?

El bazo es el órgano macizo más frágil del cuerpo humano y, por tanto, es muy susceptible a rupturas por lesiones traumáticas del abdomen o por heridas penetrantes.

De ahí que las operaciones sobre el bazo por estas causas sean de las más frecuentes.

¿La aparición de enfermedades en ese órgano hace alguna distinción en cuanto a género y edad?

No en cuanto a su frecuencia pero sí en la naturaleza de la afección. Las de origen maligno son más comunes en los adultos.

¿Qué síntomas y signos pueden alertarnos de su mal funcionamiento?

Los síntomas estarán en dependencia de la naturaleza de la dolencia. En cuanto a las enfermedades del bazo por afecciones de las células de la sangre, el aumento del volumen del órgano es un signo muy frecuente.

Estos pacientes refieren dolor o molestias, como sensación de pesantez en el cuadrante superior izquierdo del abdomen, presentan anemia, con cansancio fácil y palidez, infecciones frecuentes por disminución de las defensas del organismo, hemorragias fáciles en lesiones menores de la piel y las mucosas.

¿El diagnóstico es clínico o requiere exámenes complementarios?
Es fundamentalmente clínico. Un buen interrogatorio y el examen físico ponen en evidencia la sospecha diagnóstica. En muchos pacientes se indican exámenes de sangre que muestran alteraciones existentes, y de ultrasonido, para establecer el diagnóstico de certeza.

¿Los tratamientos son curativos o solo paliativos?
Ello estará en dependencia de la enfermedad que esté afectando el bazo.

¿Qué pacientes en general son los que requieren la extirpación del bazo (esplenectomía)?
En pacientes con enfermedades hemolíticas (que cursan con destrucción de los diferentes tipos de células de la sangre) en las que la remoción del órgano alargará la sobrevida del glóbulo rojo; en aumentos exagerados del tamaño del bazo; en algunos trastornos malignos de la sangre; por tumores primarios benignos y malignos del bazo, quistes parasitarios; en lesiones severas por traumas, principalmente.

¿Qué manifestaciones principales origina la rotura del bazo como resultado de traumatismos? ¿Qué conducta seguir?

Estos pacientes sufren un sangramiento interno que origina anemia aguda severa, disminución importante de la presión sanguínea, sudoración profusa, aumento de la frecuencia del pulso sanguíneo, entre otras manifestaciones, por lo que deben ser conducidos sin pérdida de tiempo a centros de urgencia especializados.

¿Las personas a las que se les extrae el bazo deben adoptar cuidados especiales en su diario vivir?

En el período del posoperatorio, y hasta meses y años posteriores, requieren ser protegidas de infecciones oportunistas por la pérdida de las funciones de filtración y de defensa de este órgano, por lo que ante la aparición de síntomas como la fiebre deben ser estudiados y tratados oportunamente.

Dejo abierta esta pregunta para cualquier precisión final…

Las enfermedades del bazo son tratadas por equipos multidisciplinarios de hematólogos, oncólogos, cirujanos, entre otros especialistas, en esfuerzo mancomunado para lograr una mejor salud de estos pacientes.

reservorio
Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*