En Foco, Globo, Latinoamérica, Opinión

Usaid, más que una ayuda, una intrusión en Cuba

Acciones recientes del gobierno de Estados Unidos contradicen la afirmación del presidente Barack Obama en la V Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago hace tres años, de buscar un nuevo comienzo en sus relaciones con Cuba.

_

Luis Brizuela Brínguez


Lejos de ello, en los últimos meses Washington ha reforzado su política de hostilidad hacia la Mayor de las Antillas mediante subvenciones millonarias que a través de entidades federales intentan desmontar el sistema político de la isla.

El Departamento de Estado destinó 20 millones de dólares para implementar redes clandestinas de Internet en Cuba, al margen de las regulaciones estatales del país.

En espíritu y en dinero, hay un repunte en los gastos para el uso de tecnologías modernas, reconoció Mark Lopes, viceadministrador asistente para Latinoamérica y el Caribe de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID).

Una carta enviada al Congreso detalla cómo la Casa Blanca planea gastar ese monto durante el año fiscal que termina el 30 de septiembre, a través de tres entidades entre las cuales figura la Oficina de Latinoamérica y el Caribe (LAC) de la USAID.

Asimismo participarán la Oficina de la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo (DRL); y la de Asuntos del Hemisferio Occidental (WHA), reportó el diario The Miami Herald.

El programa evitará utilizar equipos sofisticados como teléfonos satelitales, y en su lugar usará solamente artículos accesibles a los cubanos, tales como computadoras, discos compactos, unidades USB y teléfonos celulares, refirió un empleado del Congreso.

Seis de los otros nueve programas para la nación caribeña incluidos en la misiva mencionan también el uso de nuevas tecnologías.

Lopes dijo que era difícil cuantificar el aumento de un año al otro en los fondos debido a que los programas se extienden a varios años.

La comunicación no aportó otros detalles sobre el programa, y Lopes se negó a revelarlos para evitar su conocimiento por parte del gobierno de La Habana, indicó.

El funcionario enfatizó, no obstante, que el objetivo final de los equipos serán los grupos que, financiados por Washington, se enfocan en el interior del país a derrocar el sistema político de la nación cubana.

Las peticiones de solicitudes para los fondos de otros programas se darán a conocer pronto.

Esta información coincide con la divulgación de los fondos históricos de la USAID para la subversión en Cuba: 197 millones 270 mil dólares, ejecutados fundamentalmente entre 2001 y 2008, según describe Tracey Eaton, en su blog Along the Malecon: Fondos para la subversión en Cuba de la USAID.

Llama la atención que recientemente la secretaria de Estado, Hillary Clinton, se ha mostrado en el centro de una campaña para supuestamente apoyar la libertad de Internet a nivel global, con el fin de acelerar “cambios políticos, sociales y económicos”, destaca el rotativo.

Este accionar en los asuntos internos del país resulta una de las causas por las cuales los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) recomendaron a los gobernantes integrantes de ese bloque subregional expulsar de sus territorios a la entidad estadounidense por constituir “un factor de perturbación que atenta contra la soberanía y estabilidad política.”

Lo anterior quedó expuesto en una declaración del Consejo Político del ALBA, tras una reunión de cancilleres del bloque el 21 de junio en Río de Janeiro, Brasil, durante la conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

El texto suscrito por Bolivia, Cuba, Ecuador, Dominica, Nicaragua y Venezuela denunció que la USAID practica acciones de “injerencia abierta” y financia grupos y proyectos dirigidos a desestabilizar los legítimos gobiernos que no son afines a los intereses de Washington.

Lo anterior resulta una “clara y descarada intromisión en los procesos políticos internos de cada nación”, apunta el documento.

En la mayoría de los países del ALBA, la USAID a través de sus diferentes organizaciones y fachadas actúa de manera ilegal e impune, sin contar con un marco jurídico para ello y financiando ilegalmente a medios de comunicación, líderes políticos y organizaciones no gubernamentales.

El bloque bolivariano responsabilizó a la USAID de promover en sus países toda clase de fundamentalismos para conspirar y limitar las potestades de los miembros del ALBA y, en muchos casos, saquear sus recursos naturales.

Nuestros países no requieren ningún tipo de financiamiento externo para el sostenimiento de nuestras democracias, que se consolida por la voluntad de los pueblos latinoamericanos y caribeños, precisó el texto.

Tampoco necesitamos organizaciones tuteladas por potencias extranjeras que en la práctica usurpan y debilitan la presencia de los organismos del estado, enfatiza la declaración. (PL)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*