Derechos Humanos, Globo, Jóvenes, Politika, Reino Unido, Vida de hoy

Niños, pornografía y abuso sexual

Cada vez  los niños tienen más  fácil acceso a las páginas pornográficas, un riesgo aun más peligroso si el menor tiene su computador en el dormitorio o  recibe como regalo un teléfono celular.

_

Edith Tacusi Oblitas


Según la investigación desarrollada por Maree Crabbe y Corlett David en Londres la edad promedio de menores que ve pornografía es de 11 años de edad.

Ello es porque la pornografía se ha convertido en un intermediador cultural y una escuela virtual del sexo. De hecho, los niños que tomaron parte de dicha investigación consideran que las prácticas sexuales que ven en la pornografía son características normales de las relaciones sexuales.

Los menores afirman que es muy fácil tener acceso a páginas pornográficas, pues cada día es más común que tengan el computador en el dormitorio y su propio teléfono celular.

Según la encuesta que se hizo a 2.000 niños menores de 10 años de edad, tres de cada diez afirmó tener su propio teléfono móvil. Ellos, afirman haber visto las imágenes mientras hacían sus quehaceres escolares.

“Hay que concientizar al público de que las imágenes de la llamada pornografía infantil no son ficticias; son imágenes de tortura y humillación sobre niños”, explica el portavoz de Comunicaciones de Child Focus, Dirk Depover.

Niños violadores

Según los sicólogos, el abuso sexual es uno de los traumas síquicos más intensos que perjudican el desarrollo de la auto estima y, en general, de la personalidad. Lo alarmante es el incremento de casos, y el que en el 80% de ellos el agresor es un conocido, un familiar o amigo de la familia.

Y lo que es peor, se habla de niños que violan a niñas.

Por ejemplo, un adolescente de 14 años violó a una niña de 9 años, pero por su temprana edad se salvó de una pena privativa de libertad. No ocurrió igual a otro menor de 12 años que recientemente fue sentenciado a 4 años de prisión por haber violado, cuando él tenía 11 años, a dos menores de 7.

Por otro lado, en West London Park, dos menores de 10 años de edad violaron a una niña de 8 años.

Hoy tienen ordenamiento de supervisión por tres años y sus madres deben siempre notificar a las autoridades del paradero de sus hijos.

Otro caso que se dio en los servicios higiénicos de un colegio, donde un joven abusó sexualmente a una niña, aunque el pequeño victimario lo negó.

Casos como estos preocupan a las autoridades políticas del Reino Unido. El gobierno inglés planea elaborar una ley que permita bloquear los contenidos pornográficos. Así, las personas que quieran hacer uso de estas páginas de Internet tendrán que registrarse. Sin embargo, las organizaciones de libertad de la red han manifestado su desacuerdo.

¿Por qué son violadores?

En los estudios desarrollados por Colin Hawkes se tomó una muestra de 27 menores que comenzaron a ocasionar daño sexual antes de la edad de 10 años.

Remitiéndose al ambiente familiar de estos menores encontró que la tercera parte fueron maltratados o descuidados y un cuarto de estos casos están relacionados a padres drogadictos.

Con relación a la investigación de las historias familiares se muestra que las expresiones físicas o verbales de los niños no fueron comprendidas y se respondieron con agresiones, además de ignorar intencionadamente o conscientemente a sus hijos.

En las pandillas de adolescentes, los jóvenes violan a las nuevas integrantes como parte de las reglas y se calcula que estos violadores son responsables de cada 7 violaciones denunciadas.

Desde un punto de vista sociológico, los medios de comunicación – especialmente la televisión – transmite un modelo de vida enfocado en el sexo.

Según el sicólogo José Luis Gonzalo, estos espacios influyen poderosamente en el modelo de conductas, pero no son la causa de la desnormativización de algunos menores de edad.

El problema está en que algunos padres tienen problemas de ejercer la autoridad. Los menores de edad que crecen en un ambiente hostil, de indiferencia y bajo ningún criterio de normas de conducta pueden desarrollar un estilo de vida narcisista y egocéntrico que les lleva a pensar que pueden coger todo lo que desean.

Agrega además, que regalar objetos requeridos por los niños no es suficiente. La familia debe ser un espacio democrático donde se escuche a los menores de edad y a su vez reciban orientación sobre los riesgos del uso de internet y celulares.

Los nefastos efectos

El abuso sexual es un problema social y de salud, que tiene devastadoras consecuencias en el cuerpo y personalidad del menor.

Los efectos a corto plazo se presentan de diferentes maneras: problemas de sueño, pérdida del apetito, orinarse en la cama, aislamiento, con posible intento de suicida, desinterés en los estudios, depresión, conflictos internos que emergen a través de gritos o del silencio, y tendencia a consumir drogas y alcohol.

Pero también surge actitudes de miedo, agresividad, culpa, baja auto estima, problemas de identidad sexual y masturbaciones convulsivas.

El papel de la familia es necesariamente importante para ayudar a los menores de edad.

Caso contrario, los efectos a largo plazo pueden llegar a ser patológicos: trastornos sicosomáticos, alteraciones del sueno y pesadillas, problemas gastrointestinales, intento de suicidio, consumo de drogas y alcohol, trastorno de identidad, depresión, disminución del autoestima, temores, inseguridad, dificultad para establecer relaciones, una inapropiada conducta sexual, posibilidad de sufrir violaciones, y hacia el futuro, dificultades de vinculación afectiva con los hijos.

Otros datos

En Inglaterra cada 20 minutos un niño fue víctima de abuso sexual en 2011.

Utilizando las estadísticas del la National Society for the Prevention of Cruelty to Children (NSPCC), uno de cada diez niños entre las edades de 11 y 17 ha tenido experiencia sexual. Pero dos tercios han sido abusados sexualmente por jóvenes de 18 años y cuatro de cada cinco de estos menores nunca manifestaron nada.

Lo cierto es que los niños conocen a sus victimarios a través de Internet y los pequeños victimarios hacen uso de sus celulares acosando a sus amigos.

A nivel online, el acoso sexual suele adoptar una estrategia de grooming, consistente en un acercamiento previo para ganarse con engaños la confianza de la víctima para luego, desde la cercanía, ejecutar la agresión o el chantaje. En los  últimos tiempos es alarmante el incremento de pornografía infantil y  pedofilia online.

Protección

La comisaría de Inglaterra y Gales recibe diariamente más de 60 denuncias. Sin embargo, menos del 10% es condenado.

Es decir, por la parte judicial, los menores no reciben suficiente protección. Por la parte familiar, hay padres que no creen en sus hijos.

Frente a este problema, hay organizaciones de apoyo a los menores, disponibles las 24 horas del día para escuchar y orientar a los niños.

Por su parte, la NSPCC, a través de su línea de Protección al Menor  informa y orienta a todo aquel que quiera cambiar su vida. Y Save the Children, la ONG que cuenta con más 120 sedes en el mundo viene trabajando el programa de  Protección ante la violencia y desarrollo humano. Su enfoque esta basado en el derecho no negociable de todos los niños y niñas a ser protegidos y cuidados.

Finalmente, la Unión Europea prepara sanciones legales contra el abuso de menores, el turismo sexual y la pornografía infantil.

Estas hablan de que obligar a menores a prostituirse equivaldrá a diez años de cárcel, como mínimo; hacer películas de ‘porno’ infantil: a no menos de tres años de prisión; el verlas: a partir de un año entre rejas. Y el turismo sexual será delito, sea practicado en un país de la Unión o, como es habitual, por europeos en otras latitudes.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*