Cinema, Cultura, Globo, Latinoamérica

Un muy indígena y muy independiente cinema

Dos realizadores del país centroamericano, cuentan las dificultades que implica realizar proyectos de esta categoría en  México. Del 17 al 19 de agosto se celebra el festival de cine  “LondonMexFest”, en Londres.

_

Carlos Efraín Perez Rojas - Foto: Mecapal Films

Jesús Rodríguez Montes


En un pueblo indígena del estado de Guerrero, que ha quedado oculto porque sobre él se construyó un enorme puente vehicular que comunica con la Ciudad de México, un anciano de nombre Silvestre Pantaleón sufre de varios males que lo aquejan desde hace tiempo.

Lejos de la ciudad, Silvestre recurrió al “curandero” del pueblo, quien le advirtió que su enfermedad se debe a su avanzada edad, pero principalmente a que padece “mal de espanto”.

Para remediarlo, le dice el curandero, es necesario someterse a curaciones acompañadas de un ritual. Silvestre no tiene dinero y entonces dedica muchas horas y mucho esfuerzo en elaborar objetos de fibra de maguey y palma para luego venderlos.

En torno a la conmovedora historia de este indígena náhuatl del sur de México gira el documental “Silvestre Pantaleón”, de Roberto Olivares Ruiz y Jonathan D. Amith, el cual forma parte del programa oficial que se presentará en el “LondonMexFest, un festival de cine, arte y música” que del 17 al 19 de agosto.

Roberto Olivares - Foto: Ojo de Agua Comunicación

“Silvestre Pantaleón” es hablado totalmente en lengua náhuatl y su temática sobre la vida de la tercera edad en los pueblos indígenas de México, el sincretismo religioso y las dificultades que enfrentan los artesanos de estas comunidades, le ha valido ser galardonado en varios festivales de México y en otros países. Se destacan el Festival Internacional de Cine de Morelia (2011) y el Festival Présence Autochtone Montreal (2011).

En entrevista con The Prisma el realizador Roberto Olivares, afirma que la riqueza del documental esta en ser “una historia humana que se puede contar en cualquier parte del mundo y en cualquier idioma, que puede suceder en cualquier parte, es más lo que apela a lo que nos une como seres humanos, que a lo que nos hace distintos”.

“Silvestre Pantaleón” – quizá el trabajo de su autoría que mayor difusión ha logrado- surgió sin proponérselo. Originalmente el rodaje comenzó como una documentación con propósitos antropológicos, pero después, junto con Jonathan D. Amith, concibieron la idea de un largometraje en torno al singular indígena, su familia “y las vicisitudes que atraviesa para conseguir el dinero para su curación”.

Silvestre Pantaleón - Foto: Ojo de Agua Comunicación

Fue un proyecto que implicó dos años de trabajo y que ha rendido frutos.

Olivares revela que la mitad de los recursos que ha generado el largometraje, gracias a los premios obtenidos en festivales, han sido enviados al protagonista de esta historia, al anciano Silvestre Pantaleón.

Este documental hablado en náhuatl, ha sido subtitulado en español,  inglés y (a partir del 21 de octubre) en chino, durante la muestra de cine mexicano-español que se realizará en Beijing.

Las vicisitudes de Pérez Rojas

En México, pocos cineastas apuestan por realizar su trabajo de manera independiente y enfocado hacia los pueblos indígenas. Quienes lo hacen, tienen que alejarse del confort de las grandes ciudades, internarse en pueblos pobres donde incluso en ocasiones ni siquiera se habla español, y desarrollar proyectos con muy poco dinero, pero con una gran destreza intelectual y talento.

Ejemplo de estos videastas aferrados son Roberto Olivares Ruiz, quien actualmente reside en Oaxaca, México, y Carlos Efraín Pérez Rojas, quien desciende de indígenas mixes de ese mismo estado y desde hace tres años vive en Lyon, Francia.

Olivares cuenta con una trayectoria de más de 15 años dentro de la organización “Ojo de Agua Comunicación”, dedicada a la capacitación y producción audiovisual en las comunidades indígenas del Sur de México.

“El trabajo – señala – lo hacemos de manera artesanal, tenemos un equipo muy limitado, pero todo lo que hacemos lo producimos simplemente con eso: un par de cámaras y una computadora”.

¿Es difícil hacer cine sobre pueblos indígenas en México?,  se le pregunta a Olivares.

“Lo que más cuesta es que los que nos dedicamos a esto sobrevivamos, porque para producir es cierto que se ocupan recursos, pero son pocos en comparación con los que usan las grandes industrias.

Por ejemplo, ahora estoy becado y con esta beca tengo que sobrevivir y además voy a desarrollar dos proyectos. Una beca me da para dos documentales.

Pérez Rojas es un documentalista de 33 años que en 2005 fue reconocido con el premio internacional de la Fundación Reebok por su trabajo en el ámbito de derechos humanos. Sus documentales están precisamente enfocados sobre lo que ocurre en comunidades indígenas del sur de México y su más reciente largometraje “Y el río sigue corriendo”, ganó el premio Alanis Obomsawin al Mejor Documental en el Festival de Cine imagineNATIVE 2010, y el premio Golden Drum en el Festival Internacional de Cine Indígena de Nepal.

Entrevistado por The Prisma, Pérez Rojas coincide en que son difíciles las condiciones que enfrentan los realizadores en México. “Es complicado encontrar apoyos para realizar documentales en general, pero sobre pueblos indígenas es aún más complicado”, dice.

Las instituciones encargadas de otorgar becas y recursos –explica- en muchas ocasiones imponen criterios que son difíciles de cumplir para los realizadores, como por ejemplo un límite en cuanto al tiempo de duración del documental, o simplemente las convocatorias no se difunden.

Pérez está casado con una ciudadana francesa y fue el motivo por el cual migró a ese país. Al preguntarle sobre su experiencia en Europa y las dificultades que ha encontrado para difundir su trabajo, responde: “Estar aquí no facilita las cosas, pero de cualquier modo siempre hay espacios para difundir los proyectos”.

Y agrega que en Europa “la visión que se tiene de México es que es un país en desarrollo, se ubica el folclor mexicano, pero en varios lugares a los que he asistido a presentar mis videos ni siquiera conocen que existen pueblos indígenas. Se ubica a México como un país en desarrollo, pero se desconoce que hay pobreza, esta realidad cruda de los pueblos indígenas”.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*