Cultura, Música

Miles Cleret: fusión musical afro-latina

Ha sido pinchadiscos desde su adolescencia y su sello discográfico aspira a revivir temas perdidos de los 60 y los 70 entre audiencias modernas.

Photo: Pixabay

Graham Douglas


A Cleret no le gusta el término occidental “World Music” que según él se usa en un intento de clasificar “otro” tipo de música , el prefiere concentrarse en la fusión multicultural que ha ocurrido entre estilos musicales procedentes de los diferentes continentes.

Este espíritu se puede apreciar tanto en las fiestas de baile que organiza en Londres como en los nuevos grupos que promueve su sello discográfico.

En este artículo Cleret habla con The Prisma sobre su trabajo, los nuevos discos lanzados por dos grupos nuevos; los lusos-angoleños “Batida” y los colombianos “Ondatrópica” y sobre Soundway Records, que durante los últimos diez años ha estado recopilando temas olvidados de África y Latinoamérica y ofreciendo a grupos que mezclan lo nuevo con lo viejo y lo del sur con lo del norte un espacio.

Ghana: ¿cómo empezó todo allí?

Siempre me gusto la música africana y en 2001 estuve allí acompañado de mi esposa. Pase un par de días en Kumasi y Accra para comprar música y conocí a un músico de highlife llamado K Jassy cuyo hijo tiene un programa de radio y no paraba de ponerme discos.

Allí también conocí algunos músicos de edad avanzada y hablamos de hacer una recopilación para un CD. Hay miles de temas de los 60 y los 70 que se lanzaron esporádicamente para luego ser olvidados. Yo estaba en un momento de mi vida en el que quería empezar mi propio sello discográfico. Pedí un préstamo y me pase todo el año siguiente yendo y viniendo entre Ghana y Londres, viajando por el país, llamando a puertas de músicos, preguntando por contactos, reconstruyendo historias y adquiriendo un conocimiento básico del funcionamiento interno del la industria musical.

Tuve dificultades con los contractos pero al final conseguimos arreglárnoslas y producimos el primer álbum del sello Soundway, la recopilación “Ghana Sounds”. Le puse mucha pasión con la suerte de que obtuvo mucha atención.

Queremos que la gente joven se de cuenta de que la música antigua no es algo anticuado dentro de la sección de World Music en la parte de arriba al lado de el Jazz y la música clásica.

¿Cómo evolucionó su gusto musical?

Crecí en una casa en la que se escuchaba mucho Rock and Roll y música Soul, R&B y Jazz y con una madre a la que le gustaba la música latina. Cuando era un adolescente me gustaba el jazz, funk, hip-hop y reggae, me aficione a la música africana a través del Jazz-Funk y el Groove poco común estadounidenses y el descubrimiento de Fela Kuti. Y también buscando música africana antigua por las tiendas de discos de Londres, antes de que desaparecieran todas.

Si encontraba un disco con el número de serie 52 escrito en su tapa entonces debía haber otros 51 discos producidos.

La cumbia ha cambiado mucho con el tiempo…

La gente categoriza demasiado. Todo el mundo opina que el último álbum de Ondatrópica es de Cumbia porque son colombianos, pero además tiene Curalao, Gaita, Champeta, Fandango, Porra, Salsa y Vallenato.

¿Dónde ha tenido más interés Ondatrópica?

Meterse en el mercado latino estadounidense es difícil porque los canales de distribución son diferentes. Hemos tenido mucho interés en países como Brasil, Argentina y Colombia, y en la comunidad hispanohablante en Estados Unidos, y algo también en Reino Unido. Las descargas de estos sitios van en aumento y por el momento nuestro principal mercado esta aquí en Norte América y en Japón.

Usted ha lanzado al mercado un álbum de Batida de música electrónica africana, ¿combinan bien estos dos estilos?

Sin duda alguna. Ha habido mucha música electrónica insípida e indiferente, pero Batida es un colectivo de primera y segunda generación de angoleños en Lisboa. Ellos mezclan música electrónica moderna con Kuduro. Su productor Pedro Coquenáo usa muchos samplers de discos Angoleños de Semba de los 60 y 70 añadiendo la calidez que a este estilo de música le falta. Cuando el grupo toca en vivo incorpora Mbira y tambores junto con raperos, bailarines y disfraces. Entre canción y canción hablan de la historia y política de Angola y explican la relación entre lo antiguo y lo moderno y como la música se relaciona con la política.

Mucha de la música africana nueva parece ser Hard Techno…

Los 60 y los 70 fueron la época dorada de la música Africana y algunas grabaciones se produjeron de una manera tan poco ortodoxa que casi suenan electrónicas. En ellas se pueden escuchar bits de techno o hip-hop 20 años antes de que éstos aparecieran. Una vez que empiezas a escuchar la música desde esta perspectiva ya solo es cuestión de atar cabos.

Háblenos del nuevo álbum de Ondatrópica

Will Holand de Quantic y Mario Galleano, que lleva a Frente Cumbiero, un grupo de Cumbia psicodélica, formaron un equipo. Ambos son grandes conocedores de la herencia de la Cumbia y ambos tienen su base en Bogotá y no en Barranquilla o Cartagena que cuentan con una escena musical con una influencia más rocanrolera.

The Bristish Council (BC) reunió a productores británicos con músicos de otras partes del mundo y patrocino tres semanas de grabación en el estudio. Invitamos al mayor número de gente posible a que contribuyera, que fueron 43 personas en total. El BC lo facilitó como parte de las Olimpiadas ya que Ondatrópica participó en festival River of Music. Aunque la banda que toca en vivo es más pequeña, salieron de la cultura musical de los 50, 60 y 70 que murió de forma natural en Colombia. Ya no se hace o graba música de esa manera.

(Traducido por Ione Aldaz – Email: ione.aldaz@gmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*