Globo, Latinoamérica, Movimiento, Politika

Elecciones en Venezuela: las debilidades de la oposición

A poco más de un mes de los comicios presidenciales el mandatario Hugo Chávez se afirma como favorito, mientras que la oposición intenta conectarse, infructuosamente, con las mayorías.

Henrique Capriles.

Lianet Arias Sosa

.

Para muchos investigadores, el proceso de transformaciones liderado por Chávez ha dejado inéditas huellas, luego de 13 años signados por el énfasis en los menos favorecidos, a través de programas para ampliar el acceso a la salud, la educación, la alimentación o la vivienda.

Sin embargo, los cambios no se detienen aquí, lo cual es, según el presidente de la agencia de inteligencia Hinterlaces, Oscar Schémel, una maduración democrática, ciudadana y política.

El directivo, que encabeza una de las principales empresas de estudios de opinión en este país, dijo a Prensa Latina que los venezolanos se sienten involucrados en la agenda pública, y todos los sectores, fundamentalmente los populares, participan en el debate político y en la actividad social.

Hugo Chávez.

Por eso, una de las grandes debilidades de la oposición, que le ha impedido convertirse en una alternativa, parece residir en la incomprensión acerca del surgimiento de una nueva cultura política e, incluso, identidad nacional.

Al negar el liderazgo del dignatario y lo que ha significado, la oposición reduce el debate sólo a su figura, y no está observando, comprendiendo, interpretando las transformaciones culturales producidas en la sociedad, aseguró.

En su opinión, tal realidad se asocia mucho a la calidad de las élites intelectuales, “que se han convertido más bien en agitadores políticos, en funcionarios de partidos o de las élites económicas”, y a la óptica de clase, “que desprecia la condición popular y niega la madurez política de los sectores populares”.

“De hecho, explican la popularidad del Presidente a través de una relación clientelar: para ellos, el respaldo a Chávez tiene que ver más con los programas sociales, que con una identificación con los ideales y con el modelo de inclusión”, sostuvo.

Los ideales

Cuando se les pregunta acerca de los ideales del Jefe de Estado, los simpatizantes del mandatario se identifican rápidamente y aluden a la justicia social, la inclusión, la participación, la solidaridad y la atención a los pobres, según resultados de Hinterlaces.

Sin embargo, a los seguidores del candidato opositor Henrique Capriles se les dificulta definir los ideales del aspirante y la mayoría hace referencia a una oferta programática que, a todas luces, resulta muy poco consistente.

Capriles, el aspirante por la llamada Mesa de la Unidad Democrática, presentó el 10 de junio último ese programa de gobierno ante el , al postularse para los comicios del próximo 7 de octubre.

Oscar Schémel, presidente de la agencia de inteligencia Hinterlaces.

Mas, dicho programa apunta a soluciones muy etéreas en relación con los problemas, y temas como la desigualdad, la justicia social y la democracia están ausentes.

Políticos, parlamentarios y analistas han coincidido en que el modelo real de la oposición sí existe, pero tales sectores lo ocultan porque significa exponer una visión contraria a los paradigmas y expectativas de esta sociedad.

Evidentemente, refiere Schémel, hay una mayor conciencia social, y una propuesta que la gente perciba como restauradora del modelo de exclusión (que acentúe las desigualdades y privilegie los intereses de las élites), recibirá un rechazo mayoritario.

Desestabilización

Según las conclusiones de estudios realizados por Hinterlaces, la estrategia electoral de la oposición comenzó por intentar reducir la percepción de que podrían significar una amenaza para la continuidad de los programas sociales impulsados por el gobierno.

La campaña de Capriles, añadió Schémel, también está aprovechándose de problemas cotidianos como la inseguridad y el alto costo de la vida, dos de las mayores preocupaciones de los venezolanos, para intentar convertirse en una opción.

Pero la más peligrosa táctica de la derecha, que ha despertado alertas incluso en la región latinoamericana, consiste en cuestionar al CNE, sembrando dudas sobre su independencia y argumentando que los resultados pudieran estar comprometidos. Sin embargo, la confiabilidad del CNE ha sido avalada más de una vez por expertos internacionales.

Para muchos, la postura opositora respecto al CNE – al que Capriles irrespeta al emplear símbolos patrios en campaña -, intenta conformar una matriz de opinión que ilegitima al CNE y preanuncia una supuesta situación de fraude.

Hinterlaces vaticina dos probables escenarios sobre la base de la actual situación: en uno, la brecha a favor del presidente oscila entre 15 y 22 puntos y no surgen eventos extraordinarios que generen angustia colectiva. En otro, se instala la angustia colectiva, y la brecha se cierra.

Aunque ganara Chávez, una brecha muy pequeña podría eventualmente alimentar o soportar los cuestionamientos a los resultados electorales y crear una situación de inestabilidad política, advirtió el experto.


Guerra contra encuestas

Schémel también hizo referencia a la campaña por parte de seguidores y representantes de la llamada Mesa de la Unidad Democrática contra empresas con tradición y prestigio que dan como ganador a Chávez.

Todas ellas auguran una contundente victoria del mandatario, que lograría una ventaja de más de 15 puntos sobre Capriles, su principal adversario.

La propia Hinterlaces, afirma en su más reciente estudio, que el dignatario alcanza un 48% de intención de voto, frente a su oponente, que llega al 30%.

Precisamente sobre esta empresa, los ataques de la oposición han sido – en palabras de su presidente- particularmente obsesivos y feroces.

Creo que nuestro análisis e interpretación es lo que más ha exacerbado la campaña sucia contra nosotros, dijo Schémel, quien habló sobre la ofensiva por parte de un programa en la televisora privada Globovisión, y algunos profesores universitarios.

A juicio del directivo, a esos representantes les molesta la influencia de Hinterlaces en la opinión pública, pues “hemos sido muy objetivos, muy equilibrados”, dice. (PL)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*