Derechos Humanos, Globo, Mundo, Politika

Rimsha: menor, discapacitada y en prisión…. por blasfemia

La niña paquistaní, analfabeta y con una limitación psíquica, ha sido encarcelada tras, supuestamente, quemar una parte del Corán. Un testigo que la incriminó ha sido acusado de falsear las pruebas contra ella, en un caso que se señala como una persecución contra las minorías religiosas del país.

Rimsha Masih.

Rimsha Masih salió el pasado 18 de agosto al exterior de su hogar en el suburbio de Mehrabadi (Islamabad) para buscar algo de papel con el que hacer prender una hoguera para cocinar. A la vez que la joven paquistaní realizaba su búsqueda, un hombre la observaba.

Este vecino, acudió a las autoridades locales y la denunció por blasfemia ya que, según afirmó, había recogido hojas del Corán y les había prendido fuego.

Supuestamente, la encontró cargada con una bolsa que contenía cenizas y páginas quemadas del libro sagrado musulmán. Este acto, bajo las duras y polémicas leyes del país, puede pagarse hasta con la pena de muerte.

Rimsha tiene menos de 14 años y padece una enfermedad mental. A pesar de ello, tras la acusación del vecino, una multitud enfurecida amenazó con quemar viva a la niña, según denuncia su madre, Misrek Masih.

Tras el tumulto, la policía de la ciudad, presionada por los exaltados, detuvo a la joven.

Desde entonces, lleva encarcelada en la prisión para adultos de Adiala, en Rawalpindi, una ciudad cercana a Islamabad, acusada de profanar el texto sagrado de forma premeditada, a pesar de que nadie la vio quemar las hojas, según denuncia su abogado Tahir Naveed Choudhry, y de que su familia lleva rogando por su vida desde que ocurrió el incidente ya que su hija no controla sus acciones.

“Ella estaba llorando en prisión y extrañaba a sus padres”, afirmó el pasado 30 de agosto el abogado de la joven para denunciar la grave situación en la que está viviendo la niña en prisión.

La policía, además, ha señalado que la joven es analfabeta. Según declaro Rimsha en comisaría, no era consciente de que había páginas del Noorani Qaida, un libro para aprender a leer el Corán, entre los papeles que supuestamente quemó.

Sospechas de persecución religiosa

Dadas las circunstancias el encarcelamiento y el proceso contra la joven, un sector de la población del país ve los hechos como una excusa para perseguir a los cristianos en el país, la religión que profesan tanto ella como su familia. Los críticos de la polémica ley contra las blasfemias afirman que es usada para perseguir a las creencias minoritarias.

De hecho, un imán fue detenido el pasado fin de semana acusado de falsear las pruebas que acusan a la pequeña. Se sospecha, tras la declaración de un testigo, que el representante de la autoridad religiosa islámica añadió hojas del Corán a las que había quemado Rimsha según informó la cadena de televisión Geo.

En este sentido, el presidente del país, Asif Ali Zardari, señaló en un comunicado tras conocer el caso que los sectores vulnerables de la sociedad paquistaní debían ser protegidos de los malos usos que se pudiesen dar a la ley.

Nada más conocerse el brutal incidente cometido contra Rimsha, se estima que 600 familias cristianas huyeron del barrio hacia zonas más seguras por miedo después de que grupos de la ciudad amenazaran con quemar su casa. Del mismo modo lo hizo la familia de la niña que aún no ha vuelto a su domicilio.

Fears for the minor’s life

El abogado de Rimsha Masih, Tahir Naveed.

Las autoridades del país confirmaron que Rimsha padece una discapacidad mental y que tiene menos de 14 años frente a la versión de la masa acusadora y policías que afirmaban que estaba en plenas facultades psicológicas y que tenía más de 16 años.

Sin embargo, aunque este hecho puede hacer que Rimsha pueda salir de la prisión, la joven no quedará a salvo de los posibles ataques de los integristas islámicos que, en otras ocasiones, han acabado con la vida de los acusados tras ser declarados inocentes y ser puestos en libertad.

Es el caso de un hombre que en el mes de julio también fue acusado de blasfemia. La víctima fue quemada por una multitud islamista que aplicó su propia justicia. Por ello, diversas fuentes conocedoras de la realidad paquistaní afirman que la única salida para que la joven viva en paz es abandonar el país.

Tanto la opinión pública del país como la internacional se han levantado para denunciar el caso de Rimsha, que será juzgado por el Alto Tribunal de Islamabad en los próximo días, y que vuelve a ser un ejemplo de las agresiones cometidas contra ciudadanos a causa de la regulación de la blasfemia vigente en Pakistán.

Para firmar el manifiesto que pide la liberación de la joven al presidente del país, Asif Ali Zardari, puede visitar http://www.avaaz.org/es/pakistan_save_my_daughter/?fp.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*