Globo, Reino Unido

Whitechapel, el corazón del Este

Durante los años finales del siglo XIX fue escenario de los crímenes de Jack el Destripador. Actualmente se ha convertido en un pacífico y pintoresco barrio donde residen, mayoritariamente, las comunidades pakistaní y bangladeshí de Londres.


Texto y fotografías: Benjamin Serra


Cualquier persona que tome una mañana las líneas District o Hammersmith & City del metro de Londres y llegue a Whitechapel Station, lo primero que verá al salir a la calle será una larga fila de puestos ambulantes en los que se puede encontrar desde frutas, verduras y pescado, hasta prendas de ropa, accesorios para teléfonos móviles y artículos para el hogar.

Se trata del mercado callejero de Whitechapel, un distrito que forma parte del municipio de Tower Hamlets, al este de Londres. Un mercado lleno de vida donde los vecinos compran en múltiples paradas dispuestas a lo largo de la calle principal que vertebra el barrio, Whitechapel Road.

Precisamente esta calle, como una de las curiosidades que ilustran a este barrio,  forma parte de algunas ediciones del conocido Monopoly como la segunda calle más barata después de Old Kent Road, en la versión británica del juego.

El nombre del distrito tiene su origen en una antigua capilla consagrada a la Virgen María que fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

Desde la primera mitad del siglo XX, la zona se convirtió en el destino de numerosas familias inmigrantes que se trasladaron a la ciudad desde países como Pakistán y Blangladesh.

Prueba de esto es el gran número de comercios y restaurantes regentados por personas de estas nacionalidades y el intenso olor a comida típica con ingredientes como el curry y otras especias que se puede percibir en sus calles.

La zona siempre ha sido punto de llegada para los distintos inmigrantes que venían a la capital del Reino Unido. La irlandesa y la judía también fueron, durante épocas anteriores, algunas de las comunidades residentes en este distrito al este de Londres. No obstante, a día de hoy, es la religión musulmana la más predominante. Razón por la cual, en Whitechapel se encuentra situada la Mezquita de East London.

Inmigrantes asiáticos conviven en la zona con un gran número de jóvenes profesionales y estudiantes de todos los países que cursan sus estudios en la cercana Queen Mary-University of London, en el vecino barrio de Mile End.

Pero no siempre ha sido un barrio tranquilo y pacífico. Whitechapel, en otros tiempos suburbio londinense caracterizado por la pobreza, fue marco durante el año 1888 de los crímenes del célebre asesino en serie no identificado, Jack el Destripador. De hecho, también se le llegó a conocer como “El asesino de Whitechapel”.

El criminal acabó con la vida de cinco mujeres en la zona que se dedicaban a la prostitución y posiblemente asesinara alguna víctima más pero jamás se supo con certeza.

A pesar de los crímenes, en los que salvajemente estrangulaba y mutilaba a sus víctimas, nunca fue capturado y juzgado aún habiendo conseguido sembrar el pánico en las calles del empobrecido y suburbial Whitechapel de finales del siglo XIX.

Aún hoy en día, muchas de las calles conservan el nombre de su época victoriana y es fácil localizar algunos de los puntos clave donde ocurrieron estos asesinatos.

Es el caso de las calles Osborn y Hanbury, vías actualmente llenas de comercios y viviendas. Y del local ‘The Ten Bells’, ya existente en aquella época y frecuentado por algunas de sus víctimas y supuestamente por el propio Jack.

Aunque mucho tiempo ha pasado desde los inicios de este barrio y ha sido remodelado en varias ocasiones, hay un lugar que sigue conservando el encanto que caracteriza a los establecimientos antiguos.

Se trata de la Whitechapel Bell Foundry, la forja de campanas más antigua de Londres, nacida en el año 1570 y en la que se crearon dos de las campanas de la Abadía de Westminster y de la torre del reloj del Parlamento británico, el famoso Big Ben.

Pero no sólo hay tradición en Whitechapel. Paseando por una de sus calles, antes de llegar a Aldgate, no es difícil encontrarse con gente de todo tipo y estilos extravagantes, grafittis decorando sus paredes y locales de moda. Se trata de la calle Brick Lane, centro de ocio del este de Londres, famosa por su vida nocturna.

Anteriormente llamada Whitechapel Lane, cambió su nombre debido a que en la zona empezaron a fabricarse ladrillos y materiales semejantes. En ella es donde mejor se puede comprobar, a pesar de la mayoría de la comunidad bangladeshí, su multiculturalidad y la mezcla de estilos de vida y estéticas, desde indies hasta punks, que conviven en el barrio.

Todas estas características hacen de Whitechapel un distrito vivo y en constante movimiento que lo convierte en el corazón del este de Londres. Un corazón que late al ritmo de distintos idiomas, nacionalidades y culturas.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*