Globo, Latinoamérica

Ximena Garrido: Los colombianos quieren regresar porque el país ha mejorado mucho

Esta psicóloga de profesión lleva ejerciendo el cargo de Cónsul General de Colombia en Londres desde hace tres años. Afirma que su labor le ha dado muchas satisfacciones, porque le gusta volcarse en la comunidad. En ello ha trabajado siempre.


Benjamin Serra


Aunque reconoce haber sentido cierto miedo cuando le encomendaron encargarse de la representación política del país, Ximena Garrido Restrepo enfrentó este reto porque a ella, lo que le gusta es el servicio público.

“Soy incapaz de conseguir un voto como política, no sirvo para eso, mi trabajo es estar pendiente de mis colombianos” comenta la cónsul.

Rodeada de un equipo con una gran “experiencia y maravilloso”, según sus propias palabras, y formado en su mayoría por mujeres, a excepción del asesor legal, ha buscado hacer del consulado un “pedacito de Colombia”.

Se siente muy apoyada por el gobierno de su país y “no ha habido ni un solo día que no haya sido feliz viniendo a trabajar” comenta la cónsul.

De las actividades del consulado, la situación de los colombianos en la ciudad y la época de cambios que está experimentando Colombia, ha hablado Ximena Garrido en entrevista con The Prisma.

¿Qué actividades está llevando a cabo el Consulado?

Realizamos las actividades propias de un consulado, tales como trabajo notarial, poderes, permisos de sanidad menor, visas, registros civiles y pasaportes. Sin embargo, nos gusta la comunidad, de forma que además del trabajo estricto, nos involucramos con ella.

Para los niños mitad ingleses y mitad colombianos hay lectura de cuentos, hemos estado organizando actividades, porque no queremos que pierdan sus raíces y los acercamos a Colombia. Tenemos un programa llamado “Colombia nos une” con mesas de trabajo para educación y negocios y con grupos de voluntarios, seminarios, charlas, consejos…

¿Cómo se plantea el año 2013?

No podemos bajar la guardia. Uno de los objetivos es alcanzar a un sector que aún me cuesta trabajo, y son los jóvenes entre 14 y 18 años. Es una edad difícil y queremos hacer actividades didácticas para que se acerquen a Colombia, que sepan que existe aunque estén lejos. Entre ellos no hablan en español sino en inglés y estamos pensando en cómo acercarnos a ellos. Una de las ideas que tuvimos fue la de un taller de fotografía que fue muy exitoso. Seguimos reflexionando sobre varias opciones.

¿También con otros grupos?

Sí. Uno de los grupos importantes es la tercera edad y seguiremos centrándonos en ellos. Continuaremos con las clases de pintura, que suponen un espacio de encuentro importante. Y en general, con clases de inglés gratis que dictan profesores voluntarios. Hay gente que se relaciona sólo con su comunidad y no aprende el idioma. Es imprescindible, sino aprender por lo menos entenderlo.

¿Qué cambios ha hecho este consulado, respecto a los anteriores?

Además de ampliarnos físicamente con más espacio en el consulado para que las gestiones sean más cómodas y mejores, apostamos por la tecnología, tenemos una página de Internet muy buena, para que hagan sus consultas sin necesidad de desplazarse hasta aquí. También implantamos el sistema de citas para evitar largas esperas, y la comunidad nos está ayudando.

¿Que interés tienen los colombianos de estar al tanto de su país?

Se muestran muy interesados, por eso pensamos mucho cómo acercarlos, por ejemplo mediante películas o foros para discutir, y también charlas. Les brindamos información cuando ellos la buscan o preguntan por ella.

¿Ha cambiado el fenómeno migratorio colombiano?

Muchísimo. El grupo que más ha aumentado es el de los provenientes de España. Es una comunidad no muy definida porque no se sabe si se quedan o regresan a Colombia. Y por otro lado, el de estudiantes que venían a aprender inglés ha disminuido por las altísimas tasas y no hay horas de trabajo para conseguir dinero. Los estudiantes de maestría sí siguen viniendo, están muy preparados.

Entonces, ¿el inmigrante colombiano ya no es el mismo de hace años?

No, el emigrante era el colombiano medio sin mucha educación que dejaba el país por razones económicas o políticas y para encontrar trabajo. Ahora ya no. Colombia pasa por un momento muy bueno, la gente tiene oportunidades y quiere quedarse. La gente lo piensa antes de salir del país. Ya no hay tanta emigración y de hecho, muchos quieren volver.

¿Se está realizando alguna labor para quienes quieren regresar?

No hay labor de apoyo específica ni un plan de retorno, pero sí ofrecemos la información necesario. Nuestro trabajo es con la comunidad, así que si lo necesitan debemos trabajar en ello.

¿Cómo es la imagen del colombiano en Londres?

Somos una comunidad importante. Los colombianos somos, más o menos 120.000, aunque posiblemente seamos 150.000, como afirma un estudio de la Universidad Queen Mary. El colombiano es comprometido, respeta el trabajo y por eso lo encuentra fácilmente. La imagen del colombiano en la sociedad es buena.

¿Ha cambiado el estigma del narcotráfico que los perseguía?

Totalmente. Esa imagen está cambiando y mucho. Además, tenemos un embajador que se involucra mucho, y que hace presencia en el Parlamento y en universidades, mostrando el progreso del país. Colombia ha cambiado en todo, economía, seguridad… y por eso ha cambiado la imagen de los colombianos.

¿Siente la presencia de racismo o rechazo hacia sus compatriotas?

El problema es que el inglés es muy reservado y es muy difícil llegar a su corazón. Yo no siento que los colombianos sientan rechazo por parte de los ingleses, pero lo que sí veo es que ellos mismos se aíslan. Debemos tratar de abrirnos. Es más culpa del mismo colombiano debido a su temor por el idioma y por lo nuevo.

¿En qué trabajan los colombianos en Londres?

En todo absolutamente. Hay desde limpiadores y administradores, hasta ejecutivos de alto nivel. Pero también son emprendedores, no tienen miedo y montan sus propios negocios, además de tener metas y querer seguir mejorando siempre.

Una de las realidades más duras que enfrentan los inmigrantes son las detenciones. ¿Cómo ve esta situación?

En el consulado tenemos un asesor legal y los acompañaos y ayudamos. Siempre les exigimos que sean muy claros. Sea cual sea la raza o el color, si se hacen las cosas bien, no hay problemas. Los detenidos que hay son alrededor de 108 y los visito los jueves. Se quejan de las cárceles, pero no son sitios tan horrorosos sino que los reeducan y los tratan bien. Además, tenemos mucho contactos con los gobernadores de las cárceles para tratar el tema. En el caso de problemas de visa o papeles los deportan, no hay casos de detenidos por esto.

¿Cómo es la relación del consulado con las autoridades inglesas?

Muy buena. Con la Policía hemos colaborado y dictado charlas sobre estafas para advertir a los ciudadanos colombianos. De la Home Office se encarga el embajador pero él nos ayuda si se demoran con los pasaportes y entonces se conciertan reuniones. Con la gente de inmigración también mantenemos muy buen contacto, son muy abiertos.

¿Es exigente la comunidad con la labor del Consulado?

Siempre. Siempre les “falta la monedita para el peso”. Siempre quieren más pero eso es algo bueno. Demuestra que uno no se duerme, sigue luchando y buscando cosas mejores. Y aquí siempre queremos darles la mano porque el consulado está para ellos.

Share it / Compartir:

One Comment

  1. Luis Enrique Cote Corral

    Jimena (Ximena) por favor, si ud tiene como me puedo contactar con la Familia de Juan Pablo Angulo. Me alergra haberla podido contactar y saber de su familia. Con Juan Pablo hace un mes estuvimos hablando, em dio el Cel pero supongo se destruyo en el accidente, estuvimos hablando mucho en una cafeteria de la Cr 9 con cll 79.

    Un abarzo Jimena y recordandoles mucho.

    Luis Enrique Cote

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*