Globo, Mundo

Sahel: niños, hambre y balas

El actual se presenta como otro año sin soluciones concretas para los países de esta región africana en su lucha contra la hambruna, la cual afecta ya a 18 millones de personas, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

.

 

image_13Nicholas Valdés Oliva

.

 

En el Sahel -región que cubre territorios de Senegal, Mauritania, Mali, Argelia, Sudán y Eritrea- se calcula que más de dos millones y medio de niños podrían sufrir algún tipo de desnutrición, de acuerdo con datos divulgados por las instituciones Oxfam y Save the Children.

Aunque esa zona situada entre el desierto de Sahara y la sabana sudanesa se ha visto fuertemente afectada por la sequía durante los últimos cuatro lustros, 2010 fue sin dudas un pésimo año para las lluvias.

image_14Las escasas precipitaciones continuaron en 2011 y 2012, este último período catalogado por la ONU como el peor en décadas. Sin embargo, la extrema aridez de los suelos y la falta de precipitaciones no son la única causa de la actual crisis alimentaria que enfrenta el Sahel, estiman los expertos.

A estos elementos se suman también la pobreza estructural, la especulación de los precios en los mercados y el conflicto armado que estalló en el norte de Mali en marzo último.

La población de los países de la región – además de otros como Burkina Faso, Gambia y Camerún – ya sufre por la falta de alimentos, el paso previo a la hambruna.

image_4Más de 527 mil niños menores de cinco años con desnutrición aguda grave recibieron tratamiento en el Sahel en 2012, alertó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Sin embargo, esa institución calcula que aproximadamente cuatro millones de infantes aún corren riesgo de sufrir desnutrición severa y asegura que ningún país del área escapa al problema.

Muchos los afectados

Senegal, que en 2010 se encontraba entre los Estados menos afectados por la crisis alimentaria en el Sahel, muestra síntomas poco halagüeños.

image_8Un estudio realizado por el Ministerio de Salud senegalés en ocho regiones del país mostró que la media de malnutrición aguda en niños con menos de 59 meses de edad oscila entre el seis y el 14 por ciento.

Ese porcentaje representa solo un punto por debajo del 15 por ciento establecido por la Organización Mundial de la Salud como cifra de alerta.

Otra investigación desarrollada por la cartera de Agricultura de esa nación develó que los precios de los alimentos básicos se dispararon a causa de la escasez de productos y la especulación.

En Mauritania, que cuenta con las menores reservas de agua potable del mundo, el aumento de niños con desnutrición desbordó la capacidad de las organizaciones que los atienden, dijo la ONG Oxfam.

image_2La actual crisis alimentaria en ese país puede causar la muerte del 60% de los pequeños desnutridos, alertó la asesora regional sobre temas de nutrición en África occidental y central para Unicef, Felicité Tchibindat.

Igualmente la situación en el Chad se agravó  por la llegada de los que regresan de Libia como consecuencia del conflicto desatado en ese territorio en 2011. Una Evaluación de Seguridad Alimentaria Pos-cosecha demostró que tres millones y medio de chadianos carecen de alimentos, mientras que la producción de cereales se redujo en un 50%.

El país con la tasa más elevada de desnutrición es Níger, donde cerca de 400 mil niños en esa nación podrían padecer de desnutrición y casi uno de cada 10 perder la vida, alertó el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

image_3La inseguridad regional, con enfrentamientos armados en Mali e insurgencia en Nigeria, también ha generado imprevistos desplazamientos de población en una región frágil que no puede hacer frente a esos cambios bruscos.

Intervención y crisis

Los combates en el norte de Mali, que afectan directamente a tres millones de personas y provocaron la huida de 380 mil, dificultan seriamente la supervivencia de los niños y sus familias.

Tropas francesas intervinieron el norte de ese país el 11 de enero pasado para expulsar del territorio a movimientos islámicos radicales que ocuparon la zona desde junio de 2012.

image_6Sin embargo, esa ofensiva ha sido criticada por personalidades de la comunidad internacional, quienes alertan que el verdadero objetivo de la misión militar es controlar los cotizados recursos minerales del área.

Desde el comienzo de la intervención, la ya frágil situación alimentaria de la población se ha deteriorado aún más.

El bloqueo de la ruta Mopti-Gao (centro norte), principal eje comercial del país, debido a los combates limita considerablemente la circulación de mercancías.

Este conflicto armado hace al sector infantil más vulnerable a la escasez de alimentos, además de exponerlo al maltrato, la violencia y los abusos, según las fuentes.

image_7Las grandes potencias y exmetrópolis de las antiguas colonias africanas solo persiguen el saqueo de los recursos naturales en el Sahel y otras regiones del continente, comentaron expertos.

Las propias autoridades francesas divulgaron que la ofensiva militar en Mali deja un gasto diario de 2,7 millones de euros, lo cual significa que en poco más de un mes de intervención el monto supera los 83,7 millones.

El desarrollo económico y social de los países del Sahel no forma parte de las agendas políticas occidentales, motivo por el cual la crisis alimentaria que afecta a los niños de la zona no parece tener solución en el futuro cercano

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*