Globo, Reino Unido, Turismo, Vida de hoy

Hackney, entre la modernidad y la delincuencia

Inseguridad, crimen, desempleo,… son las características de un barrio vigilado por más de 1500 cámaras de seguridad. El encarecimiento de la vivienda, hace que muchos de sus habitantes dejen sus hogares por otras zonas.

.

Hackney entre la modernidad 30Ramón Alabau

.

Agosto de 2011, Hackney arde. Ciudadanos encapuchados toman las calles de este barrio periférico de la capital británica. Los sucesos se repiten en otras zonas de Londres.

Multitud de personas, con sus rostros cubiertos, se enfrentan a los antidisturbios. El caos que vive la ciudad es el centro de atención de todos los medios de comunicación del planeta.

Vehículos en llamas, escaparates destrozados, actos de vandalismo, y una ‘integración’ en la ciudad multicultural puesta, una vez más, en duda. Los accidentes vividos en diferentes distritos guardan cierta relación con la realidad que se vive en sus calles.

El East End, zona históricamente de inmigrantes de clase media-baja, se caracteriza por el alto nivel de desempleo de sus habitantes y por la inseguridad.

Hackney entre la modernidad 32El 2012 finalizó con 2.329 delitos y una tasa de delincuencia del 11’48%.

Las estadísticas señalan que es este municipio de más de 240.000 ciudadanos se registra una tasa de desempleo del 11.7% y, el 2012 ha cerrado con un aumento del 2% respecto al año anterior.

Además, es la segunda zona del Reino Unido con más habitantes menores de 20 años y, una de las ciudades con mayor tasa de jóvenes sin trabajo.

En el último año se estima que en Hackney Norte unos 155 jóvenes de entre 18 y 24 años no han trabajado durante más de seis meses. Esta cifra aumenta hasta los 420 en la parte Sur.

Hackney entre la modernidad 8El desempleo de los ciudadanos se relaciona en Hackney con los problemas de marginalidad, pobreza y delincuencia. Es una de las zonas que viven en la actualidad un acusado proceso de transformación en la identidad de sus habitantes.

Muchas de estas personas viven de los subsidios estatales. Los recortes presupuestarios que el Gobierno planteó sobre estas ayudas fueron una de las mechas que prendió el malestar social  hace ahora casi dos años.

Diversidad de orígenes

Hackney entre la modernidad 31Desde la organización británica Migrants Rights Network (MRN) aseveran que los inmigrantes eligen una determinada zona según el nivel de vida de la misma y por la cercanía de sus empleos.

Un recorrido por los diferentes establecimientos que ocupan las calles de este distrito identifica a los que en el lugar viven.

Según los últimos datos, el 17% de los alumnos que asisten a los colegios de Hackney proceden de familias de origen afro-caribeño.

En sus calles el 6% de sus ciudadanos habla en la lengua turca. Unos ciudadanos que llegaron en su mayoría al Reino Unido por motivos políticos y económicos y, en algunos casos, bajo el amparo de la condición de refugiados.

También es populosa la comunidad Judía Ortodoxa, la más notoria por detrás de la existente en Nueva York y en Jerusalén.

Los vietnamitas son otra de las comunidades con alta presencia. Se estima que viven alrededor de 5000, aunque las cifras son datos estadísticos, al darse un alto porcentaje de inmigración ilegal.

Revolución demográfica

La movilidad entre la población inmigrante es una de las características de los habitantes de Londres como atestiguan desde MRN.

Muchos de sus residentes actuales llegaron a Hackney por ser una zona relativamente económica al resto de Londres. Allí abrieron sus negocios y crearon sus familias. El autoempleo es uno de los motores económicos del barrio.

Hackney entre la modernidad 24Según fuentes oficiales, los residentes de East End tienen una tasa de movilidad del 15%, lo que significa que una sexta parte de la población ha cambiado de hogar en solo un año.

Pero Hackney vive una transformación social. Muchos de los inmigrantes que han recorrido sus calles durante años han dejado sus hogares por el encarecimiento de la vivienda que ha experimentado el distrito. Ahora buscan zonas más alejadas y con rentas inferiores.

Los propios británicos empiezan a trasladarse a una de las zonas consideradas de ‘moda’. Desde sus inicios Hackney ha albergado números talleres de artistas y, el ambiente que estos inspiran al lugar, ha revalorizado la vivienda.

Hackney entre la modernidad 22El encarecimiento de la vivienda se refleja en los precios. Una casa por la que hace 15 años se pagaba 70.000 libras, ahora es valorada en las 339.000.

El nuevo habitante se caracteriza por tener un nivel adquisitivo superior a la media y por no necesitar ayudas del Estado para costearse su hogar.

A pesar de la diversidad cultural de sus ciudadanos, llegados de un sinfín de países, una estadística señala que el 78% de los residentes creen que en el barrio “la gente de diferentes orígenes se lleva bien”.

Hackney entre la modernidad 20Históricamente Hackney y, sin contar a día de hoy con cifras oficiales, ha albergado una de las más importante comunidades de Lesbianas, Gays y Bisexuales del Reino Unido. Ello es prueba del carácter abierto y moderno que ha adquirido la zona.

Integración vs. males

En la actualidad desde el Gobierno municipal se han aprobado una serie de ayudas económicas destinadas a impulsar proyectos que apuesten por la igualdad de todos los habitantes.

La labor para evitar la marginalidad en un barrio multicultural como Hackney es llevado a cabo por diferentes agrupaciones, un ejemplo es la fundación ‘Black and Ethnic Minority Working Group’.

Hackney entre la modernidad 12Esta organización  trabaja por garantizar la asistencia sanitaria y social de todas las personas, principalmente de los ciudadanos con riesgo de exclusión.

Pero la verdadera revitalización es en gran parte el esfuerzo de sus residentes. Por una parte, los artistas que han abierto sus talleres de diseño han dado modernidad a la zona, pero también el acuerdo que firmaron el ayuntamiento, las asociaciones y las empresas privadas para la construcción de viviendas sociales.

El St Marry’s Village es el mejor ejemplo,  200 propiedades cuyos beneficios de arrendamiento se destinan a obras sociales, como por ejemplo, sufragar zonas de juegos, centros comunitarios o el propio consultorio médico.

Hackney entre la modernidad 21El auto empleo, motor económico

En la cocina de uno de los restaurantes mexicanos que ambientan las calles del barrio de Hackney, Florencia Aranda, cocina un día más platos típicos de su país natal para sus comensales.

En su establecimiento se  sirven tortitas, frijoles, nachos, entre otros suculentos platos que degustan personas llegadas de todas las partes del mundo. Esta mujer, de 44 años de edad, llegó a Londres como otros inmigrantes con el objetivo de “encontrar una vida mejor”. Aquí en Londres tenía la posibilidad de trabajar y lograr beneficios económicos, según narra a The Prisma.

Hackney entre la modernidad 34Como Florencia Aranda, el peruano Juan Meza de Ducly, ha creado su propio negocio en el barrio, ambos se dedican al sector de la hostelería y coinciden que son afortunados por el cambio que se ha producido en la zona. Apostaron hace tiempo y ahora la zona se ha revalorizado.

Muchos de los inmigrantes han creado sus pequeños negocios en la zona. Los restaurantes abundan en las fachadas de los edificios. Esto ha creado sustento para las propias familias y para la economía de Hackney.

“Llegué a Londres desde Perú, tenía poco dinero, empecé a trabajar y, junto a tres socios hemos montado este negocio. Hackney era una zona muy barata y a la vez con mala fama, pero era el único lugar donde podíamos abrir con nuestro presupuesto”, afirma Meza de Ducly.

Hackney entre la modernidad 1Añade que “siempre se ha visto Hackney como un lugar con poca seguridad, donde te pueden robar en cualquier esquina, pero las cosas han ido a mejor. Ahora no podríamos empezar con lo caro que se ha convertido todo”. “Hace dos años tenía delante de mi negocio a los antidisturbios, pero la vida ha continuado a mejor”.

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*