Derechos Humanos, Globo, Movimiento, Mundo, Politika

Magda Oranich y la última víctima del regímen franquista

Esta abogada presenció el fusilamiento de Juan Paredes (Txiki) en septiembre de 1975. De no haber sido sentenciado a muerte, el 20 de febrero, hubiese cumplido 59 años.

 

Magda Oranich
Magda Oranich

Olga Briasco


Entre 1939 y 1975 España vivió una dictadura dirigida por Francisco Franco. Fueron años en los que la mujer “no tenía derechos” y las personas que tenían ideologías contrarias al régimen eran “duramente castigadas”.

La abogada Magda Oranich jugó un papel fundamental en aquella época reivindicando la figura de la mujer y asistiendo a cientos de presos políticos, tanto en el tribunal de orden público (tribunal de represión política) como en los tribunales militares.

Para quienes “afortunadamente” no vivieron ese periodo recuerda que la división del mundo en dos bloques – EEUU y la Unión Soviética–, y la firma de los Acuerdos de 1953 con los estadounidenses obligó a Franco “a suavizar sus políticas”.

Magda05Con el objetivo de articular la violencia política con apariencia legal se creó en 1963 el Tribunal de Orden Público (TOP), una instancia judicial de represión de las conductas conocidas como “delitos políticos” y por la que pasaron cientos de españoles.

De esta manera la jurisdicción militar quedó reducida a los delitos de terrorismo y la condena a muerte se producía en el Consejo de Guerra.

A través de este instrumento político el 18 de agosto de 1963 se produjo la ejecución de los anarquistas Francisco Granados Data y Joaquín Delgado Martínez. Fueron acusados por colocar artefactos explosivos en la Sección de Pasaportes de la Dirección General de Seguridad y en la Delegación Nacional de Sindicatos.

En su calidad de abogada denuncia la farsa del juicio puesto se les asignó un defensor sin título de abogado, no se contrastaron sus declaraciones, no se admitieron testigos y se negó la práctica de pruebas.

Magda01Tampoco sirvió que los propios autores, Antonio Martín y Sergio Hernández, escribieran un comunicado desde París atribuyéndose la autoría.

Sin tapujos lamenta que el franquismo se cobrara la vida de dos inocentes pero también que aquél atentado no cumpliera su cometido inicial: Asesinar a Franco. Con el corazón encogido por la sangre que derramó el franquismo pronuncia: “Lo que nos habríamos ahorrado de haber salido bien…”

Tras ese acontecimiento que podría haber cambiado el rumbo de España, Magda Oranich da un salto en el tiempo para situarse en marzo de 1974, fecha en la que Salvador Puig Antich fue condenado por un tribunal militar como culpable de la muerte de un guardia civil.

Bajando su tono de voz denuncia que fue ejecutado mediante garrote vil por el verdugo.

Magda04
Magda Oranich

La última víctima

Bajo ese marco jurídico se llega a 1975, un año en el régimen franquista se debilitaba al tiempo que la calidad de vida de los españoles mejoraba gracias a la prosperidad económica europea.

Sin embargo, ese agotamiento no mermó la ferocidad de Francisco Franco, quién siguió empleando la justicia para sembrar el terror entre la población y mostrar su autoridad.

En ese contexto, el 27 de septiembre, se produjo el fusilamiento de cinco personas: Ángel Otaegui, Juan Paredes Manot (Txiki) y los militantes del FRAP, José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz.

Magda Oranich relata cómo los militares se presentaron de madrugada en casa Txiki y le anunciaron que había una petición de muerte. En ese momento le notificaron que debía preparar, junto a Marc Palmés, la defensa del acusado.

Magda07No tuvieron tiempo para nada. Fueron siete horas interminables en las que el reloj corrió siempre en su contra. De nada sirvieron las movilizaciones en Europa en contra de la pena de muerte.

Tampoco las numerosas peticiones de clemencia que el dictador recibió en las horas precedentes, incluida la del Papa Pablo VI. “Franco está durmiendo y ha ordenado que no se le moleste”, fue la respuesta que recibió el pontífice.

Ambos abogados sabían que no tenían ninguna oportunidad por lo que se centraron en evitar que muriera por garrote vil. Para impedirlo, solicitaron que se concediese a Txiki la posibilidad de morir como él deseaba: como un soldado vasco.

Franco se mostró inflexible hasta que las circunstancias le obligaron a ceder. “La falta de verdugos especializados en el garrote vil impidió que se realizaran las cinco ejecuciones simultáneas por lo que permitieron que Txiki muriera fusilado”.

Magda24Fue conducido, junto a sus abogados y su hermano Mikel a un claro de un bosque de Cerdanyola (Barcelona). A las ocho y media, seis miembros del Servicio de Información de la Guardia Civil se vistieron de verde con un tricornio en la cabeza y, con dos balas cada uno, fueron disparando poco a poco para saborear el placer que les producía la ejecución y poder prolongar la agonía de la víctima.

Pese a los años, la abogada tiene grabada en la memoria cómo el joven, atado a un trípode de pies y manos, murió entonando el “Eusko gudariak”, el himno vasco.

Con gran pesar especula que si la detención se hubiese producido unas semanas más tarde “Patxi se hubiese salvado” puesto que Franco estaba muy enfermo y al poco tiempo falleció (20 de noviembre de 1975).

Transcurridos 38 años se sigue especulando su vinculación a ETA. “En mi condición de abogada nunca le pregunté si pertenecía a la banda, sin embargo no hay ninguna prueba”.

Magda21Magda quien actualmente Secretaria del Comitè Català per als Refugiats Catalunya con Acnur, conserva ese espíritu reivindicativo y se implica en todas las causas que estén relacionadas con los derechos de las personas y de los animales.

También en lo que concierne en lo político. Es por ello que, pese a seguir la actualidad política, habla con cautela sobre el escándalo de corrupción que salpica al Partido Popular. “Como jurista, ante los papeles de Bárcenas, debo de tener mucho cuidado en culpabilizar a alguien que no está penado”.

Asimismo, ve muy “incierto” el panorama de España porque “las últimas encuestas dicen que el Partido Popular volvería a ganar las elecciones pero bajando mucho” por lo que “los equilibrios políticos serían complicados”.

Abiertamente se expresa “independentista” y no descarta ver a Cataluña como una nación. “Creo que si hubiese un referéndum de la independencia se ganaría pero no veo la manera de hacerlo” y especifica: “primero debemos debatir si tenemos derecho a decidir o no y si tenemos el derecho a votar”.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*