Derechos Humanos, Globo, Mundo, Politika

Detrás de “Made in china”…

Informes internacionales señalan que en el mundo más de 200 millones de niños son obligados a trabajar. Muchos de ellos son forzados y explotados para producir a bajo costo objetos que alcanzan cifras astronómicas en los mercados de Europa y en EEUU.

 .

TRABAJO INFANTIL 1Ramón Alabau

 .

En Mali sus manos recolectan el algodón, por las calles de El Cairo se les puede ver recogiendo la basura y, en la India son los creadores de coloridos tapices delicados de un sinfín de colores. No saben qué es jugar, divertirse y aprender en el colegio.

Según el último informe publicado por Unicef, en el planeta hay 215 millones de menores que son obligados a trabajar. La institución internacional, señala que el 60% son empleados en el sector agrario. Además, remarca que aquellos que se dedican a la recolección del algodón viven en situación de esclavitud.

TRABAJO INFANTIL 8La explotación infantil, considerada una lacra social, tiene mayor presencia en los países en vías de desarrollo. El trabajo forzoso impide a las víctimas recibir una educación y formación básica que les permita desarrollarse y mejorar su futuro.

La Oficina Internacional del Trabajo ha informado, que muchos de los menores son expuestos a materiales peligrosos, muriendo a temprana edad, y que el trabajo más destructivo es la prostitución. Se especula que dos millones de niños y niñas en el mundo son forzados a vender sus cuerpos.

Un sector que está detrás del consumo de sustancias estupefacientes y de las infecciones del VIH, un virus letal para la vida de los infantes.

El retroceso

TRABAJO INFANTIL 6Diferentes organizaciones, como la Oficina Internacional del Trabajo, manifiestan que los recortes actuales en las políticas sociales “tendrán consecuencias irreparables en la infancia”.

La crisis económica que sufre el planeta y las decisiones de austeridad que han adoptado muchos países ya tienen su reflejo en el índice de explotación infantil. La tendencia a la baja se ha estancado, y desde el 2008 ha crecido el número de menores que son empleados.

Uno de los continentes con peor infancia es Asia, donde se calcula que trabaja el 60% de la mano infantil del planeta. China, uno de los mayores productores del mundo, guarda una larga lista de denuncias relacionadas con los casos de explotación infantil.

TRABAJO INFANTIL 21Detrás de la etiqueta “Made in China”, se esconden trágicas historias infantiles. En las tiendas de todo el mundo se venden juguetes, zapatillas, camisas o teléfonos móviles que son creados en las fábricas del país asiático.

Así, mientras los jóvenes de EEUU y de Europa gastan gran parte de sus ahorros adquiriendo objetos de moda o de tecnología, los adolescentes de China los producen a cambio de unas cuantas monedas al mes.

Su realidad les lleva a abandonar las escuelas y, en algunos casos, sus hogares. La mayoría de ellos proceden de las áreas más rurales y pobres del país. Buscan un sueldo con el que poder subsistir y ayudar a sus familias. Sus intenciones se convierten en pesadillas.

TRABAJO INFANTIL 22Llegan a las fábricas que son subcontratadas por grandes multinacionales. Allí son acogidos como una mano de obra barata, vulnerable y productiva, por parte de empresarios sin escrúpulos.

Creadores de ilusiones

Según organizaciones como China Labour Watch (CLW), muchos de los productos que abastecen las tiendas de Occidente proceden de China. Aplicaciones móviles o camisetas, que visten estrellas del deporte, son creadas en talleres que parecen cárceles.

TRABAJO INFANTIL 18En el interior de los edificios, con las ventanas enrejadas para evitar los suicidios, centenares de trabajadores realizan sus funciones en jornadas de hasta 16 horas y durante 6 días a la semana. Todo ello, a cambio de un sueldo que en muchas ocasiones no supera las 100 libras al mes. Para los menores se reduce a la mitad.

Entre los rostros adultos de las factorías, CLW ha detectado en diferentes ocasiones la “inocencia” de trabajadores menores. Recientemente la fundación publicaba que en una de las fábricas proveedoras de Samsung, una multinacional que obtuvo el pasado ejercicio unos beneficios de más de 16 mil millones de euros, se empleaba, presuntamente, a adolescentes de 14 años.

TRABAJO INFANTIL 14Además, se asegura que los menores se veían obligados a vivir, en su tiempo libre, en habitaciones superpobladas dentro de las propias instalaciones, y estaban sujetos a un duro reglamento laboral. Las presiones de producción están detrás de numerosos casos de suicidios entre el personal joven.

La gran empresa electrónica alegaba en su defensa que entre sus prioridades se halla “la seguridad y la salud de todos sus empleados”, incluso, los contratados indirectamente.

Un punto de vista que no comparte Greenpeace. La organización ambiental, en uno de sus premios anuales, ha calificado a Samsung como la tercera peor empresa del planeta. Una valoración otorgada por los 50 fallecimientos y los 140 casos de cáncer, entre sus empleados, de los que se le responsabiliza.

Asignatura pendiente

TRABAJO INFANTIL 7Según datos oficiales ofrecidos por la Organización Internacional del Trabajo, el  11’6% de los niños y niñas de China estarían obligados a trabajar.

La situación de los menores en el imperio asiático siempre ha sido cuestionada. Más aún, si se tiene en cuenta que la inversión en el sistema educativo solo significa el 3% del Producto Interior Bruto de China, cuando Naciones Unidas recomienda el doble de esta cifra.

La poca importancia en la educación, es una de las causas para China Labour Bulletin, para que la explotación infantil se agrave en el país. La organización además, añade que la pobreza y las lagunas legales, facilitan la triste situación.

EXPLOTACIÓN INFANTIL 2Es en las zonas rurales, donde hay mayor densidad de pobreza, donde el abandono escolar ronda el 40%. Debido a la situación económica de sus familias, muchos alumnos se ven forzados a cambiar las escuelas por las fábricas. E incluso, se dan casos donde los propios progenitores venden a sus hijos a cambio de unas cuantas monedas.

 “Son becas, no explotación”

Como un “método formativo y didáctico”, de esta forma, la empresa suministradora de aparatos tecnológicos de Apple en China, Foxconn, justificó la presencia de jóvenes en sus talleres.

TRABAJO INFANTIL 4Una investigación interna de la propia multinacional americana, descubrió que en las dependencias de uno de sus proveedores trabajaban hasta 74 menores.

Pero a pesar de parecer un caso aislado, es todo lo contrario. China Labour Watch, ha denunciado una práctica poco honrada entre empresas y profesores. Como se señala en las denuncias publicadas por la organización, muchos tutores se beneficiaban económicamente enviando a sus alumnos a las fábricas, bajo el pretexto de ser un método de “capacitación y entretenimiento”

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe considera que el trabajo infantil es uno de los problemas del siglo XXI, por ello Unicef ha mostrado su preocupación, y ha asegurado que la explotación de menores socavará “las economías nacionales e impedirá el progreso de las sociedades”.

Padres sin trabajo y con escasos recursos económicos, son el trasfondo de las historias de millones de “niños-trabajadores”.

Crecen sin juegos, aislados y, llegan a la edad adulta sin unos estudios que les hagan pensar, ser creativos, evolucionar y cambiar su destino. Todo ello, sin duda, afectará a las generaciones venideras. ¿Qué futuro nos depara la explotación infantil actual?

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*