Derechos Humanos, Globo, Latinoamérica, Politika

Chagosianos, bajo fuego en su propia tierra

La isla Diego García, territorio británico de ultramar en el Océano Índico, se utiliza como base militar de los Estados Unidos desde que expulsaron a sus legítimos habitantes en los años 70.

 

Chagosianos bajo 1

 

 

 

Cientos de páginas se han escrito en los libros de historia sobre el colonialismo, uno de los fenómenos más destacados de la Edad Moderna y Contemporánea. La dominación de territorios debido a causas principalmente económicas y políticas se desarrolló sobre todo gracias a las pretensiones imperialistas de países europeos como el Reino Unido, España y Francia, entre otros.

Aunque es un acontecimiento propio de los siglos XVIII y XIX principalmente, los efectos de estas políticas expansionistas se dejan ver en la actualidad en numerosos puntos del mundo.

Chagosianos bajo 4Culturas exterminadas, tribus eliminadas y pueblos desplazados son algunas de las consecuencias que trajo consigo la colonización. Sin embargo, no hay necesidad de remontarse siglos atrás para conocer una de estas crueles historias recientes.

Es el caso de los chagosianos, el pueblo que habitaba la isla Diego García, perteneciente al archipiélago de los Chagos, territorio británico de Ultramar en el Océano Índico.

Aunque se piensa que el descubrimiento de este atolón fue a manos de Portugal o España, la isla fue propiedad de Francia hasta que en el Tratado de París de 1814 a raíz de las Guerras Napoleónicas, quedó bajo dominio británico.

Chagosianos bajo 3Desde entonces y hasta ahora, Diego García ha formado parte del Territorio Británico del Océano Índico (BIOT, por sus siglas en inglés).

Los chagosianos

Ya en el siglo XX, la isla británica fue señalada por el gobierno de los Estados Unidos de América como punto estratégico ideal en la zona para establecer una de sus bases militares y navales. La base tendría que estar situada en territorio británico ya que los EEUU no poseían tierras en la región.

Por esta razón, y como países aliados, en 1966 el Reino Unido prestó al gobierno del país norteamericano el territorio por un período de 50 años. Sin embargo, la isla estaba poblada por los chagosianos.

Chagosianos bajo 11 - Richard Nixon
Richard Nixon

La solución era fácil: expulsar a los habitantes de su territorio y trasladarlos a Mauricio. Llevando a cabo esta acción, en los documentos de la época constaría que el atolón estaba deshabitado.

Pero no era así. Alrededor de 1000 personas tenían en Diego García su hogar. Los isleños de Chagos eran pueblo formado a través de las distintas épocas históricas que había vivido la isla.

Descendientes de antiguos esclavos malayos, de Mozambique y Madagascar y gentes provenientes de Seychelles, China, Somalia o India habían conformado su propia sociedad criolla que contaba con hospitales, escuelas e iglesias y se dedicaban principalmente a las plantaciones y a trabajar para algunas empresas establecidas en la zona por las metrópolis colonizadoras.

Pero los gobiernos de Harold Wilson y Richard Nixon llegaron al acuerdo de “barrer” y “sanear” las islas, según las propias palabras recogidas en documentos estadounidenses desclasificados con posterioridad.

Chagosianos bajo 8Así que 400 familias abandonaron sus hogares voluntariamente y otras a la fuerza y de manera violenta bajo la promesa de recibir 650.000 libras esterlinas y trabajo a su llegada a Mauricio, el país situado en el suroeste del Océano Índico, en el que serían reubicados.

Este dinero se entregó al gobierno de Mauricio para sufragar los costos de reasentamiento de los chagosianos. Sin embargo, éste no reconoció la obligación de reubicarlos.

diego garcia5 native 1975De este modo, muchos de ellos fueron dejados en el puerto de la capital del país, Port Louis y acabaron viviendo en la pobreza y en barrios marginales sin empleo.

La isla quedaba así libre para que los Estados Unidos estableciera la base que deseaba en la zona, conocida como “Camp Justice” y que albergaba más de 2.000 soldados, 30 buques de guerra, un cementerio nuclear y una estación de espionaje entre otros servicios.

El hogar de los chagosianos quedaba así habitado únicamente por soldados estadounidenses, británicos y personal civil contratado para la base militar.

diego garcia5Diego García, en la actualidad

Desde el exilio, los isleños han luchado por el derecho a regresar a su hogar. Incluso, obtuvieron en el año 2000, un victoria en el Tribunal Supremo que determinó su expulsión como ilegal pero el gobierno de Blair utilizó un procedimiento legal para restaurar la prohibición de regresar.

En 2006, de nuevo se reconoció el derecho de los chagosianos a volver a su territorio como “una de las libertades más fundamentales conocidas por los seres humanos”. El Gobierno del Reino Unido apeló y en 2008 ganó, por lo que se revocó la sentencia. Por lo tanto, el problema sigue sin resolverse y las posibilidades de que se les permita vivir en Diego García en un futuro cercano son escasas.

diego garcia6Sobre todo, por el papel estratégico de esta masa de tierra para el gobierno estadounidense. Durante la Guerra Fría fue fundamental y actualmente, desde que George W. Bush iniciara su particular guerra contra el terror, se ha convertido en crucial para las operaciones militares en Irak y Afganistán.

Del mismo modo, la isla ha servido como prisión para detener e interrogar a individuos sospechosos de pertenecer a la banda islamista Al Qaeda durante estos conflictos y utilizada por la CIA, del mismo modo que Guantánamo y la base aérea de Bagram (Afganistán), según afirma el historiador británico Andy Worthington.

En cualquier caso, se trata de unos fines totalmente diferentes a los que debería tener esta isla. Albergar y servir como hogar a los verdaderos habitantes de Diego García, los chagosianos.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*