Globo, Mundo

Niñas obligadas a casarse

Alrededor del mundo, 10 millones de niñas al año son obligadas a casarse, sobre todo en países de África, Oriente Medio y Asia. Muchas no alcanzan los ocho años de edad. Las consecuencias: falta de educación, pobreza, riesgo de salud y abusos sexuales.

 

Aquellas niñas obligadas 4Benjamin Serra

 

Fariba tenía ocho años de edad cuando fue entregada en matrimonio a un hombre de 48 en Afganistán por 600.000 afganis, alrededor de 7.500 libras esterlinas, que recibió su padre por entregarla como mercancía al que iba a ser su marido.

El caso de Fariba no es el único. Una de cada cinco chicas menores de edad en los países en vías de desarrollo se encuentran en la misma situación. En países como Bangladesh, Guinea, Chad, Malí, Mozambique y la República Centroafricana, el porcentaje de matrimonios forzados y prematuros es superior al 60%.

Aquellas niñas obligadas 1A pesar de que la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 sostiene que el matrimonio debe contar con el consentimiento libre y pleno de los futuros cónyuges, esta premisa no se cumple en regiones del mundo como el África subsahariana donde 14,3 millones de niñas son obligadas a casarse.

Pero para las Naciones Unidas, el matrimonio forzado con menores viola los derechos humanos básicos de las niñas provocando en ellas aislamiento, violencia sexual, falta de educación e incluso problemas de salud derivados de embarazos prematuros.

Por esa razón, la mejor manera de garantizar la protección de los derechos de estas niñas es establecer una edad mínima, los 18 años, para poder casarse. Ya que este tipo de acuerdos no consentidos se consideran violencia contra la mujer y violencia sexual.

Las causas

Aquellas niñas obligadas 7Aunque los motivos por los que una mujer menor de edad puede verse forzada a casarse en estos países son variados y dependen de las circunstancias, estos están relacionados entre sí.

Por un lado, en muchas regiones de Oriente Medio, África y Asia, las mujeres ocupan una posición inferior en la sociedad respecto a los hombres debido a las tradiciones culturales de cada país, las creencias religiosas y las actitudes machistas que les impiden desempeñar un papel igualitario.

Esto se une a la situación de pobreza en la que viven numerosas familias, que teniendo que soportar gastos pueden considerar a las hijas como una carga económica difícil de mantener con unos bajos ingresos. De este modo, son los propios familiares (padres y hermanos, la mayoría de ocasiones) los que acuerdan la entrega en matrimonio de las niñas a hombres mayores.

Aquellas niñas obligadas 6Las hijas se convierten así en una mercancía con la que poder solucionar el saldo de una deuda contraída o un ingreso necesario para que la familia pueda comer.

La ausencia de legislación al respecto en muchos países también es uno de los factores que permite que se den este tipo de enlaces. Sin embargo, en muchas ocasiones, estas leyes sí existen, pero las familias no las conocen y no saben que están violándolas ya que se trata de una práctica muy común.

Pero el problema se traslada también a otros países que no tienen estas costumbres. En el Reino Unido, se calcula que alrededor de 250 de esta clase de matrimonios se organizan al año en las comunidades de inmigrantes. Por esta razón, se creó una unidad de seguimiento al respecto que ha conseguido detener 300 casos desde hace dos años.

Consecuencias 

N0223_kabul_pb001.jpgSin duda, el mayor problema derivado de esta realidad son los efectos que provocan en las niñas forzadas a largo plazo.

Además del trauma psicológico que puede suponer para ellas, una vez son entregadas a su marido suelen ser obligadas a abandonar la escuela y su educación, haciendo que se conviertan en mujeres totalmente dependientes, centradas en el hogar y la familia y sin posibilidades de crecimiento personal y formativo.

Por otro lado, cuando una niña se entrega a su marido se hace con todas las consecuencias. Esto quiere decir que, sin importar su edad o si han pasado su primera menstruación, se convierte en su mujer en todos los sentidos haciendo que se produzcan abusos físicos o sexuales, incluida la violación.

Aquellas niñas obligadas 3Debido a esto, su salud se ve perjudicada gravemente ya que al casarse con hombres mayores que no han utilizado protección previa tienen más probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual, como el SIDA.

Y no sólo se ve afectada su salud en este sentido. Precisamente por empezar a mantener relaciones sexuales a temprana edad son más propensas a que su salud reproductiva se vea más resentida por tener que soportar partos para los que sus cuerpos aún no están totalmente preparados.

Incluso hay casos aún más extremos. Por ejemplo, según cifras oficiales, en India se estima que al año unas 500.000 niñas menores de 15 años son madres por segunda vez.

Aquellas niñas obligadas 13Según la ONG británica Plan International, cada año en todo el mundo, alrededor de 14 millones de niñas de entre 15 y 19 años dan a luz. Respecto a esto, hay investigaciones que demuestran que el embarazo durante la adolescencia temprana aumenta las probabilidades de la niña de morir durante el parto si se compara con las mujeres que se quedan embarazadas en edad adulta.

Pero no sólo es un problema que afecte a las niñas, sino también a sus hijos. La muerte de la madre puede tener un efecto catastrófico en los lactantes en países en vías de desarrollo, ya que tienen 10 veces más probabilidades de morir antes de cumplir dos años, por lo que el problema es algo global.

Sin embargo, expertos y asociaciones de defensa de los derechos humanos afirman que hay una solución clara al problema aunque difícil de implementar. Se trata de la educación.

Aquellas niñas obligadas 12Mantener a las niñas en la escuela y proporcionarles la misma educación que reciben los hombres en entornos seguros y sin violencia, es una de las prioridades para impulsar la igualdad de género en estos países y evitar problemas de salud sexual y por supuesto, el matrimonio forzado y precoz.

De este modo, estos países se dirigirán hacia una sociedad más justa a igualitaria en la que Fariba no se habría visto obligada a casarse con tan sólo ocho años.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*