Derechos Humanos, Los nuestros, Multicultura, Politika

Leopoldo García, muerto en vida

Fue uno de los primeros diez expulsados de Chile por Pinochet. Fue arrestado en el centro de Santiago, lo esposaron y golpearon en la cabeza toda la noche. Pudo haber muerto. Con la culata de la escopeta le hicieron la cicatriz que hoy marca su frente. Querían televisar su detención, pero su rostro ensangrentado hizo que cambiaran de opinión.

.

Leopoldo García
Leopoldo García

Ramón Alabau

.

Cerca de 80.000 chilenos aún viven en Europa exiliados desde la Dictadura de Pinochet. Muchas víctimas, 40 años después, reclaman responsabilidades y justicia a un Gobierno chileno “desinteresado” en la causa.

La mirada de Leopoldo García Lucero refleja la tristeza de su pasado. Las cicatrices de su rostro, la falta de dientes en su boca o sus problemas de audición, son huellas imborrables de las torturas que hace cuarenta años sufrió.

Llegó al Reino Unido junto a su mujer y sus tres hijas. Su amistad y cercanía a Salvador Allende provocó que el rumbo de su vida cambiara radicalmente con la llegada del dictador al poder.

Leopoldo García 13Él forma parte del millón de personas que buscaron refugio en el exterior a partir de 1973. Todos ellos escapando de la muerte, la violencia y las desapariciones que el autoritario Pinochet fue sembrando en el país suramericano.

A sus 79 años y, desde Gran Bretaña, pide justicia. Con la ayuda de la organización REDRESS, una organización sin fines de lucro que busca justicia y reparación para sobrevivientes de tortura, acudió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 20 y 21 de marzo para reclamar justicia y una reparación adecuada por el daño sufrido por él y su familia.

“Estoy destrozado y, aunque estoy vivo a la vez estoy muerto”, con estas palabras García describe su estado de ánimo. “Creo que el caballero de arriba (en alusión a Dios) lo hizo mal, hay cosas que no tenían que haber pasado nunca. El mundo tiene que saberlo”.

Leopoldo García 8Antes de su arresto, en septiembre de 1973, su vida era normal. Gozaba de un empleo bien remunerado, de felicidad, de hogar, de un proyecto de vida estable. Su presencia en los medios de comunicación y su militancia en la izquierda lo situaban cerca del ex presidente.

El mundo lo tiene que saber

Pero su afinidad política y su relevancia social provocaron que a los cinco días del Golpe de Estado fuera detenido. Fue el inicio, tanto para Leopoldo García como para su familia, de una vida llena de barreras y de injusticias.

Leopoldo García 11“Fui arrestado en el centro de Santiago, me esposaron y me golpearon durante toda la noche en la cabeza, podía haber muerto. Con la culata de la escopeta me hicieron la cicatriz que tengo en la frente. Querían televisar mi detención, pero mi rostro ensangrentado hizo que cambiaran de opinión”.

Lucero, al igual que otros miles de presos, pasó por los diferentes campos de concentración que fueron apareciendo en el país. Recuerda los gritos de los retenidos a la fuerza y los silbidos en el aire que provocaban las balas al ser disparadas.

En la conversación con The Prisma revive los trabajos forzosos a los que fue sometido, al igual que sus días en el Estadio Nacional, un recinto deportivo que se convirtió en cárcel y cuyas gradas ocultaban al mundo entero las torturas y el horror que se cometían en su interior.

Leopoldo García 19“Nos sacaban al terreno de juego de nueve de la noche hasta las siete de la madrugada, teníamos que estar de pie todo el tiempo. A quien se rendía le disparaban”.

Su salida forzosa de Chile se produjo en 1975, pero durante su retención malvivió en cuatro diferentes campos de concentración durante un total de 20 meses.

“Yo fui uno de los primeros expulsados por Pinochet, éramos considerados peligrosos por nuestra forma de pensar. Yo nunca he hecho nada malo, ayudar a la gente necesitada nunca ha sido un delito”.

Abandonó su país natal “con gran amargura”, y lo hizo junto a su mujer y sus hijas. Narra que su vida en Reino Unido no fue nada fácil. Se enfrentó a un nuevo idioma, a casos de racismo, e incluso, su incapacidad le impidió trabajar para poder sustentar adecuadamente a su familia.

Leopoldo García 20Durante su exilio, se ha sentido psicológicamente y emocionalmente culpable del destino al que ha arrastrado a sus hijas y a su esposa. Ninguna de ellas pudo ir a la universidad ni cumplir muchos sueños.

Además, según representantes de REDRESS, a pesar de que en 1990 la democracia volvió a Chile y tras ello su gobierno ha realizado algunos intentos de investigar atrocidades pasadas y proveer reparación a algunas víctimas, “nadie ha sido acusado nunca formalmente por los abusos que él sufrió”.

García Lucero le está pidiendo a la Corte, entre otras cosas,  que ordene a Chile investigar, perseguir y castigar a las personas responsables de forma diligente.

Sebastian Pinera, Presidente de Chile
Sebastian Pinera, Presidente de Chile

Aunque es optimista, Leopoldo declara que “en Chile no hay justicia ni Estado de Derecho, porque lo que estamos hablando se tendría que haber solucionado hace 40 años, y el Gobierno de Chile nunca se ha preocupado verdaderamente por mi situación”.

“Yo no estoy pidiendo dinero, aunque es vital para vivir y comer. No he tenido nunca para pagarme un abogado. Mis ahorros desaparecieron. Confió que con la ayuda de esta organización ganemos el caso”, añade.

“Me siento frustrado”

Leopoldo o ‘Felistoque’, como era llamado bajo seudónimo por Allende, asegura a The Prisma que a pesar de todos los problemas e injusticias que ha tenido que vivir, el trato que ha recibido por parte del Reino Unido como refugiado político es “sobresaliente”.

Leopoldo García 35Para Leopoldo es injusto que Chile se desentienda del caso, entre otras razones, bajo el pretexto de que en Chile ya existe un programa de reparaciones para víctimas de la dictadura, del que él se ha beneficiado en parte.

Un hombre que desde la lejanía sueña cada día con regresar a su tierra, pero en sus sueños o en cualquier lugar, no deja de recordar su triste pasado. Dice que sin Pinochet el destino de Chile hubiera sido “maravilloso”, y sin duda, su vida hubiera tenido otro color.

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*