En Foco, Ludoteka, Opinión, Salud, Vida de hoy

Descriminalizar las drogas: ¿Si o no?

Desde que tenía once meses hasta los siete años, crecí en Henleaze, un pequeño núcleo suburbano a las afueras del centro de Bristol.

.

Should drugs be 4Ben Stupples

.

Mi familia y yo vivíamos en un dúplex de tamaño medio con finísimas paredes como separación de nuestros vecinos, y mi habitación estaba pegada a la de esa adolescente especial y carismática llamada Katie, a la que mis padres solían llamar para cuidar de mi hermano y de mí.

Durante los primeros años en la zona, ella y yo pasamos mucho tiempo juntos, normalmente consistente en hacer garabatos (bueno, los míos desde luego lo eran) o en jugar a cosas sin sentido, pero muy divertidas, que espontáneamente inventábamos, como por ejemplo “ ¿Quién puede decir el alfabeto más rápido?”

Las visitas de Katie a nuestra casa se hicieron menos frecuentes según fui creciendo. Su ausencia vino acompañada de unos extraños ruidos de arañazos, similar al sonido de las ratas royendo las tarimas de madera, que por lo general provenían de su dormitorio a primeras horas de la mañana.

Should drugs be 2Como pronto descubrimos, Katie, una chica inteligente que aspiraba a estudiar medicina en la universidad, se había hecho adicta a las drogas.

Instigada y posteriormente animada por su novio traficante de drogas, su hábito fue lentamente consumiéndola, haciendo que eventualmente tratase de abstenerse de su peligrosa dieta de éxtasis, heroína y cocaína- de golpe.

De hecho esos ruidos de arañazos que a veces oía, eran el resultado de su desesperado intento de dejarlo (los cuales, por lo que yo sé, no dieron resultado), mientras trataba, literalmente, de subirse por las paredes de su cuarto, acercándose a la locura por sus ansias y confinamiento.

Ser adicta a las drogas, como se podía esperar, indujo a cambios significativos en la apariencia de Katie. Para cuando tuve ocho años, su piel estaba pálida, sus dientes grises y sus uñas sangrientas – mordidas hasta la cutícula.

Should drugs be 5Para cuando dejamos Henleaze, Katie había parado de arañar las paredes; aunque fue solo para trabajar como prostituta en los callejones de Bristol, alimentando su hábito ilícito con igualmente ilícitas actividades.

Pero mientras los medios por los que Katie satisfacía sus hábitos podían ser ilegales, ¿debería ser también incriminatorio el hecho de que usase drogas? (Uso el pretérito porque, aunque espero no estar en lo cierto, creo que Katie murió hace muchos años, habiendo fracasado repetidamente en su lucha por dejar las drogas, para cuando mi familia dejó Bristol en 2005.)

Juzgando por el bajo estatus social que tienen los drogadictos hoy en día, parece que muchos de nosotros, incluyéndome algunas veces, solemos naufragar al mostrar comprensión para con estos individuos, identificándoles como gente con poca fuerza de voluntad que ha despilfarrado su última oportunidad de tener una vida respetable.

Should drugs be 8A pesar de que generalmente somos responsables, por supuesto, de la defensa de una opinión tan despectiva de los drogadictos, nuestro gobierno y los medios de comunicación también han alentado a pensar en ellos de forma negativa ya que la Guerra contra las Drogas se inició en el Reino Unido con el Acta de Uso Indebido de las Drogas en el año 1971.

A lo largo de este periodo, a pesar del consistente incremento de usuarios de drogas en todo  el mundo y de que la industria  de las drogas ilegales se haya convertido en la tercera más valiosa del mundo, cuyo valor estimado está ahora cerca de los 294 mil millones de libras, los consumidores de drogas han sido persistentemente castigados por tomarlas, basándose en el principio de que ser un drogadicto es inmoral y crucialmente una decisión sobre el estilo de vida que uno toma.

Prostitución en el Reino Unido1De cualquier manera, mientras que probar por primera vez las drogas puede ser una decisión de tu estilo de vida, aunque muchas personas sufren la presión de grupo para hacerlo, ser drogadicto no lo es: el principio por el que cientos de miles – tal vez incluso millones – de los adictos a las drogas han sido encarcelados es completamente falso.

“Las adicciones pueden ser contempladas como una pérdida de control sobre lo que empezó como un comportamiento voluntario”, dice el ex asesor del Gobierno sobre Drogas, Dr. David Nutt. “Así que la adicción no es, como algunos gustan de sugerir, un estilo de vida. Se trata de una enfermedad grave, a menudo letal, causada ​​por un duradero (probablemente permanente) cambio en la función cerebral”

Prostitución en el Reino Unido3Habiendo visto a Katie descender al vicio – una vez atacó a una anciana, robando su bolso, que trató de vender a otra persona – he percibido este cambio psicológico en mi mismo, uno que puede destrozar relaciones entre familiares y amigos. Consecuentemente, cuando las drogas ilegales causan tanto daño a sus usuarios y a los que están cerca de ellos, ¿por qué las leyes gubernamentales persiguen a los drogadictos por su condición, una verdadera enfermedad, particularmente cuando otros adictos (tales como ninfómanos o alcohólicos) no son perseguidos por su estado?

En términos de su impacto en el individuo y en la sociedad, “el alcohol es más dañino que la heroína o el crack”, de acuerdo a un reciente estudio del Comité Científico Independiente sobre Drogas de Reino Unido.

David Nutt
David Nutt

Este estudio también afirma que el ABC del sistema de clasificación de drogas de nuestro país “tiene poca relación con la evidencia de daños”. Es un poco extraño, entonces, que el alcohol, una sustancia en la que nuestro gobierno gasta cerca de £6 millones de libras al año en actividad policial, no está sometido a la misma legislación rigurosa que la dietilamina del ácido lisérgico (LSD), la metanfetamina (Crystal Meth) o diacetato de morfina (heroína), aunque podría ser debido a que Estados Unidos trató de prohibirlo durante el siglo 20 – y fracasó sin remedio.

Sigue existiendo gente que están firmemente en contra de la descriminalización de las drogas. Ann Widecomb, por ejemplo, la ex ministra del Ministerio del Interior, ha sido citada el en Telegraph diciendo: “Sólo hay dos maneras de hacerlo, o bien descriminalizáis todas las drogas o sólo las drogas blandas. Si descriminalizáis las drogas blandas, todos los esfuerzos de los Barones de la Droga se volcarán en las drogas duras.” Su política de drogas recomienda, como era de esperar, la “tolerancia cero, desde las  drogas duras a la posesión de drogas blandas”.

Steve Rolles
Steve Rolles

De todas formas, es precisamente esta política conservadora de tolerancia-cero la que ha sido usada durante los últimos cuarenta y dos años – y que simplemente no ha funcionado.

“Estamos en recesión” dice Steve Rolles, miembro del grupo anti-prohibición de las drogas Transform, “sin embargo, en todo el sistema de justicia penal se está gastando alrededor de  4 mil millones de libras al año en un control de drogas que claramente no está funcionando porque el consumo de drogas y la delincuencia relacionada con las drogas van en aumento. ”

De hecho,  el fallo de la Guerra contra las Drogas en el Reino Unido está a lo mejor más ejemplificado por el hecho de que el “ 95% de todos los establecimientos” de restauración y clubs de Kensington y Chelsea, de acuerdo con The Guardian, han dado recientemente positivo en cocaína, una figura de ojos dilatados que indica claramente el grado grave en que el consumo de drogas se ha convertido en endémico en nuestra sociedad.

El argumento a favor de la despenalización de las drogas se fortalece aún más, con el estudio publicado por el Instituto Cato en cuanto al efecto que la despenalización ha tenido en Portugal, ya que fue aprobada como ley estatal en 2001, el único miembro de la Unión Europea en el momento de escribir este artículo.

Habiendo tenido uno de los índices más altos de uso de drogas intravenosas en Europa en 1988, notablemente Heroína, Portugal ha visto un descenso del 17% en virus relacionados con el uso de drogas (tales como el VIH/SIDA o la hepatitis viral) desde que se despenalizaron las drogas.

Drugs, without the hot2Con el gobierno portugués invirtiendo un gran porcentaje del dinero que guardaba para materia policial de drogas, un 147% más de usuarios de drogas, después de superar su miedo inicial de ser procesado, han recibido un tratamiento de rehabilitación.

En lugar de ser sancionados, los consumidores de drogas son redirigidos a las Comisiones de Disuasión de Drogodependencias que emplean a trabajadores sociales y psicólogos, entre otros representantes gubernamentales y legales, para adjudicar ‘infracciones administrativas de la droga y la imposición de sanciones – si hubiese’

De hecho, de acuerdo con el parte, la comisión suele suspender todas las sanciones si “el adicto acepta someterse a tratamiento”, una decisión que desearía que hubiesen obligado a tomar a mi vecina Katie.

 

 

 

.

(Traducido por Ana Isabel Matesanz)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*