Derechos Humanos, Globo, Mundo, Politika

Tanzania, donde el albino es una mercancía

200.000 habitantes de este país tienen la piel blanca, y el fanatismo de muchos de sus compatriotas hace que sean víctimas de una matanza que preocupa a la opinión pública. Sus cuerpos son valiosos en el mercado negro.

 

Tanzania, donde 5Ramón Alabau

 

Reían de regreso a casa, pero su felicidad se esfumó en cuestión de segundos.  Mwigulu Magessa, un niño de siete años de Tanzania, volvía a su casa junto a cuatro de sus compañeros cuando fue abordado por tres desconocidos que empuñaban afilados machetes.

A pesar de su corta edad, Mwigulu era consciente que aquellos hombres buscaban algo de él. El suceso tuvo lugar a principios del mes de marzo, pero actos de estas características se repiten en África, donde existe una verdadera caza de seres humanos.

Tanzania, donde 7El trágico encuentro, hizo que el menor perdiera uno de sus brazos. Ahora se recupera en un hospital de lo podía haber sido una muerte. Las autoridades locales del país creen que la extremidad del menor será vendida en el mercado negro.

La historia de Mwigulu forma parte de la dramática situación que viven los albinos en el continente africano, donde son perseguidos, secuestrados, mutilados o asesinados por tener un color de cabello y de piel diferente al resto, blanco rosáceo.

Su apariencia los hace extraños en sus propios países, y también les supone una barrera para llevar a cabo una vida normal y para poder sobrevivir.

Existe la creencia, sobre todo en los países del Este del continente africano, como Kenia, Burundi o la propia Tanzania, que ciertas partes del cuerpo de las personas albinas tienen poderes mágicos capaces de atraer la buena suerte o de curar enfermedades.

Una maldición

Tanzania, donde 1La persecución que sufren estas personas hace que los individuos con estas características genéticas se conviertan en fantasmas. Viven encerrados y escondidos en sus hogares, y el rechazo de gran parte de la sociedad hace que muchos vivan en la extrema pobreza al no encontrar jamás un empleo.

Muchos de ellos emigran de sus países como única solución para mantener sus vidas a salvo; otros en cambio se ven obligados a vivir en centros de acogida donde tienen una mayor seguridad.

En la actualidad, en Tanzania viven cerca de 200.000 albinos, una enfermedad hereditaria, caracterizada por la carencia de pigmentación en la piel, ojos y en el cabello.

Estas características genéticas convierten a los enfermos en vulnerables a la exposición solar, sufriendo problemas de visibilidad y de cáncer por la fuerza solar que hay en el territorio.

Las estadísticas señalan que por cada 20.000 nacimientos en Estados Unidos o en Europa nace un niño albino, mientras que en África los casos se multiplican, uno cada 5000.

Mercancía valiosa

Tanzania, donde 3Cada año se estima que centenares de personas son asesinadas o mutiladas en África por el color de sus pieles.

A pesar de la invisibilidad del problema, ya que muchos casos pasan desapercibidos para la opinión pública al producirse en remotas aldeas, la ONG Under The Same Sun ha contabilizado, desde 2006 a 2012, 71 asesinatos en Tanzania, además de 31 personas que pudieron escapar de sus asaltantes.

Pero gran parte de las críticas internacionales apuntan a que muchos casos no reciben la atención jurídica necesaria ni son investigados. Hasta el momento sólo 5 personas han sido condenadas por asesinato.

Lo cierto es que su color de piel y de cabello les convierte en mercancías valiosas en el mercado clandestino, donde sus órganos y extremidades son vendidos a un alto precio.

Un reportaje del periodista Adolfo Zableh Durán cuenta que en el mercado ilegal una mano se cotiza en 400 dólares, y por unos 65.000 se adquieren “las cuatro extremidades, los genitales, las orejas, la lengua y la nariz”.

Tanzania, donde 8Con sus huesos se crean amuletos, y su carne sirve para preparar pociones con poderes mágicos que pueden atraer la fortuna a sus consumidores, según los brujos.

En la África subsahariana existe la falsa creencia de que los albinos no mueren, que se tratan de fantasmas. Además, se considera que tener el pálido color de piel es un castigo divino, o que la madre se ha acostado con un europeo. Debido a los mitos existentes, muchos niños son abandonados y discriminados.

Peter Ash, miembro de la ONU, afirma que el alto índice de asesinatos se debe   a la “aceptación de la violencia contra los albinos, ya que son vistos como infrahumanos, una representación del diablo o portadores de una maldición”.

Por ello, Ash cree necesario que la sociedad africana inicie un cambio en la percepción para evitar la actual matanza.

Perseguidos y vulnerables

Tanzania, donde 6Debido a sus características genéticas y a la meteorología del continente africano, los albinos sufren diferentes problemas de salud. La fuerte radiación solar que ilumina el territorio afecta el frágil tejido corporal y a la visión de los afectados.

Son frecuentes los casos de ceguera y de cáncer. La Sociedad de Albinos de Tanzania (Tanzania Albino Society) estima que un total de 17.000 albinos estaría en peligro a sufrir la enfermedad cutánea

Con el objetivo de aportar ayuda de prevención Stichting Afrikaanse Albino’s , una organización con sede en Utrecht, en los Países Bajos, envía cada año centenares de gafas, cremas  solares, barras de protección labial, entre otros recursos, a los afectados.

Según la organización Under The Same Sun, los albinos africanos tienen una media de vida inferior a la de sus compatriotas. Solo el 2% supera los 40 años.

Tanzania, donde 10Medidas contra la matanza

Niños, adultos, ancianos, o incluso los muertos, una vez desenterrados, han sido el blanco de los cazadores. Esta realidad ha obligado a que las organizaciones internacionales a actuar.

Recientemente la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, ha condenado contundentemente la violencia que reciben los albinos en relación a las creencias y a las prácticas de brujería que se extienden en Tanzania.

Tanzania, donde 9Pillay ha señalado que son las autoridades del país “los principales responsables de proteger a las personas con albinismo y de luchar contra la impunidad”, un papel clave para “la prevención y disuasión de los delitos dirigidos a esta comunidad excepcionalmente vulnerable”.

De hecho, y bajo la presión internacional, el Gobierno tanzano ha decidió ilegalizar la curandería y suspender las licencias de todos los sanadores tradicionales, a los que acuden el 40% de la población y a los que se les relaciona con las pócimas mágicas hechas a través de órganos de albinos.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*