Globo, Luchas, Reino Unido, Sindicatos, Trabajadores

‘Cleaners’ no pueden !ni enfermarse!

Disponen de pocas vacaciones, no tienen una pensión digna y se ven obligados a trabajar aunque estén enfermos. Una situación que sufren los cientos de trabajadores subcontratados por la Universidad de Londres.

 

Texto y fotos: Olga BriascoLimpiadores, sin derecho 01  

 

Recientemente un estruendo de tambores y silbatos ensordeció las premisas universitarias. Se trataba de decenas de empleados y simpatizantes que protestaban porque no se respetan sus derechos ni se les reconocen en Balfour Beatty, la empresa para la que trabajan.

Exigen el derecho a una pensión, el pago por enfermedad y vacaciones como cualquier otro empleado de la Universidad”. “No pedimos nada de otro mundo, sino derechos que un trabajador debería tener en cualquier lugar del mundo”, dice Sonia, una de las limpiadoras afectadas.

Limpiadores, sin derecho 15Uno de los aspectos que más les preocupa a los más cientos de empleados de la empresa es el pago por enfermedad. “Si un trabajador enferma y, debe permanecer en reposo en casa, no cobra nada de dinero por esos días que no puede ir a trabajar. ¡Nos están prohibiendo ponernos enfermos!”.

“Todos los empleados tienen derecho a un salario legal de enfermedad (Statutory Sick Pay, SSP), como cualquier otra persona que gane más de £107 por semana”, alega la limpiadora de Hughes Parry Hall.

Según explican, durante los tres primeros días, el SSP no realiza ninguna compensación económica y es, a partir del cuarto día consecutivo, cuando paga £85,85 por semana. “Muchos de los trabajadores van a trabajar con fiebre o con dolores por la falta de un pago por enfermedad digno”, enfatiza.

Limpiadores, sin derecho 14La boliviana cuenta que a una compañera le extirparon un ovario y, aun sin recuperarse completamente, “le tocó ir trabajar”.

Realidad que Marta también experimentó. “Al bajar del autobús me caí y casi me atropellan. Estuve un mes de baja porque a penas podía moverme”. No tenía un subsidio por enfermedad justo y necesitaba ingresos, pero se vio “obligada” a tomar vacaciones.  Claro, los más de 20 días que estuvo sin trabajar, sintió gran temor de perder su empleo.

Lo cierto es que la práctica habitual entre los limpiadores es la de verse obligados a trabajar así estén enfermos. Pero “existen unas leyes diferentes para nosotros y para los empleados de la Universidad”, denuncia Marta, quién lleva trabajando para la empresa dos años y seis meses.

Por esa razón, la campaña “3 Cosas” busca que se equipare la política por enfermedad de los trabajadores subcontratados con la de los empleados directos de la Universidad de la administración central de la Universidad de Londres.

Sin poder ir a casaLimpiadores, sin derecho 13

Las desigualdades se encuentran también en el régimen de vacaciones. “Nosotros sólo tenemos veinte días de vacaciones al año, cuando los empleados de la universidad tienen entre 35 y 40 días”, denuncia Sonia.

La mujer aclara que muchos de los trabajadores subcontratados tienen derecho a 28 días de fiesta pagados por año (así lo requiere la ley). De esos días, 8 son festivos nacionales. “Muchos trabajadores están obligados a coger de sus propias vacaciones los días que la Universidad cierra anualmente (unos seis días al año)”, dice.

Limpiadores, sin derecho 20http://www.theprisma.co.uk/wp-admin/post.php?post=114140&action=edit&lang=esEn contraposición, los empleados directos de la Universidad tienen derecho a entre 25 y 30 días de fiesta pagados, más los ocho festivos y los días de cierre. “Un total de hasta 44 vacaciones pagadas al año”, explica.

Además, al no tener la posibilidad de agrupar todas las vacaciones, no pueden regresar a su país para ver a sus familiares y amigos. “Muchos de nosotros somos inmigrantes por lo que, si queremos ir a casa, debemos comprar un tiquete que cuesta más de mil libras”, resalta.

Sonia lleva dos años sin ver a sus seres queridos porque “por dos semanas no me merece la pena gastar ese dinero en un billete porque dos días son de viaje” y resalta: “con nuestro sueldo (£ 8,55 por hora) no podemos permitirnos grandes lujos”.

Limpiadores, sin derecho 08Por ello desde la campaña “3 Cosas” piden que los trabajadores subcontratados tengan derecho a 30 días de fiesta pagados, más los días festivos y los días que el centro docente cierre.

Preocupación por el futuro

Marta asiente con la cabeza y dice: “muchos de nosotros tenemos dos trabajos porque no ganamos lo suficiente para cubrir los gastos básicos” y denuncia: “es mucho abuso para tanto trabajo y poco salario”

En su caso, se levanta diariamente a las 4.30 AM para poder coger el autobús a las 5 de la mañana e ir a su primer empleo, que la ocupa de 6.00 h. a 8.00 horas. Acto seguido se dirige hacia la Universidad de Londres, donde permanece de 9.30 horas a 12.30 horas. Luego “descanso un poco y voy a mi tercer trabajo (de 18.30 a 20.30 horas)”.

Limpiadores, sin derecho 18Unas horas de trabajo que no cuentan para su futuro, puesto que los trabajadores subcontratados no tienen un plan de pensiones. “Trabajamos muchas horas y diariamente estamos diariamente estamos expuestos a productos químicos, por lo que pueden conllevar futuras enfermedades”, expone.

“Nuestro futuro es incierto porque no tenemos un plan de pensiones. No es justo trabajar tantas horas sabiendo que no estás invirtiendo en tu vejez”.

Según denuncia, los trabajadores de la universidad obtienen una contribución del 13%, “nosotros tenemos que conformarnos con un 1%, que difícilmente alcanza un nivel que merezca la pena”.

Para evitar esa incerteza, la campaña pide la capacidad de todos los trabajadores de la Universidad de Londres de comprar un buen plan de pensiones. “Estamos llegando a una edad en la que nos preocupamos por nuestro futuro”, sostiene.

Limpiadores, sin derecho 10Los limpiadores, la gran mayoría latinoamericanos, se han unido alrededor de la campaña “3 Cosas” para reivindicar esos tres derechos pero también porque se sienten “mal pagados, explotados y maltratados”.

Su reivindicación se centra en la política que lleva a cabo a la Universidad porque tiene “millones de libras en reservas y un amplio presupuesto (en 2012 fue de £208, 331,000)”.  Además, la universidad es quién contrata a la empresa BBW. “Si la empresa presta un servicio bajo esas condiciones es porque la universidad lo demanda”, aseguran miembros de la campaña.

Por esa “falta de unos valores sociales” muchos académicos y estudiantes se han unido a los trabajadores subcontratados para mostrar su indignación por “permitir que trabajen en esas condiciones”.

Limpiadores, sin derecho 04“Muchas veces no decimos nada porque no tenemos el suficiente nivel de inglés como para poder quejarnos” y sentencia: “Se aprovechan de esa situación”.

Sonia, quién se presentó como candidata a vicepresidenta de Unison (Senate House Branch), sabe de lo que habla. “Las votaciones se anularon porque algunas personas no pudieron votar y, a otras, pese a ser miembros del sindicato, les denegaron el voto”, denuncia.

Es por ello que han abandonado ese sindicato y ahora están afiliados a IWGB (Industrial Workers of Great Britain).

Sus voces están unidas y no pararán hasta que logren unos derechos “que nos pertenecen”. Lo hacen con entusiasmo y esperanza pues hace un año ganaron la batalla de su campaña “London living wage”.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*