Globo, Latinoamérica, Ludoteka, Vida de hoy

De cuando los misiles llovieron sobre Bogotá

Por segunda vez, y a pocos días llegar a la séptima década de andaduras alrededor del sol, vuelvo a revivir con nostalgia la posibilidad de desastre nuclear… pero esta vez en la península coreana.

 

Cuba - Militay - TanksArmando Orozco Tovar   

 

Recuerdo muy bien el gran temor que causó al mundo la noticia de que iba a ver guerra atómica en el Caribe…

Seguramente fue mucho, porque cuando se es joven, y aún quedan infinidad de polvos encaletados, uno no se quiere ir tan pronto de este mundo.

En realidad cuando sucedió la Crisis de los cohetes en Cuba, muchos habitantes de la todavía aldea bogotana se puso alerta mirando el cielo, y esperando que aparecieran las flechas atómicas sobre sus testas, porque los descendientes de los Muiscas, relacionaban metafóricamente los misiles yanquis de cabeza atómica, con las flechas lanzadas por sus enemigos en otras épocas.

De cuando los 05Era Octubre de 1962, muchos transeúntes de la Carrera Séptima, observaban aterrados hacia el cielo de Monserrate, el cerro tutelar de la ciudad, presintiendo la llegada de esos dardos, porque desde el día anterior se habían puesto carteles sobre los muros y paredes, alusivos a la inminente catástrofe entre USA y la URSS, donde Cuba sería borrada del mapa, con la advertencia heroica de su líder máximo, de que: “Primero se hundiría la isla en el mar… antes de consentir ser esclava de alguien”.  Puesto que los imperialistas señalaban, que los rusos debían retirar los cohetes, que había convirtiendo a la isla en un enorme submarino nuclear.

50 años de la crisis de los misiles 3Los afiches diseñados por algún anónimo genio de la publicidad, advertían con un dibujo bien hecho, cómo se debía construir en cualquier albergue, casa o posada, un agujero antiatómico. Lo recuerdo perfectamente. Porque es de las cosas hoy olvidadas, correspondientes a nuestro ajustado macondianismo mágico, que no se deben relegar. ¿Quién crearía este cartel? ¿Quién haría tan perfectamente  ese dibujo del sótano antinuclear, refugio seguro para montarlo en cualquier residencia capitalina, parecido al que muchos años después (frente al pelotón de fusilamiento) los del M-19, decidieron construir, imitando a los Tupamaros de Uruguay, como  “Cárceles del pueblo”.

De cuando los 03El centro de la ciudad se llenó con estos afiches de colección, como también el que salió por esta época para elecciones con la figura de intelectual burgués, en “mangas de camisa”, el jefe del Movimiento revolucionario Liberal (MRL), Alfonso López Michelcen, y la de griego antiguo del líder cubano, con la leyenda: “Vote por el segundo Fidel de América.”

Ninguna, de las dos cosas se cumplieron. Puesto que no cayó para desilusión de muchos como yo ningún cohete ruso sobre Bacatá, ni tampoco el liberal, hizo la revolución, ni nada por el pueblo, cuando tiempo después llegó al poder. Estos avisos permanecieron largo rato en los muros, gracias al pegante o “engrudo”, que preparábamos  con mística los jóvenes comunistas.

De cuando los 02
Fidel Castro

Hoy regresó la “Crisis de Octubre”… pero en Abril… y no por el Caribe. Sino en el mismo lugar donde los yanquis con sus áulico sumisos, como fue entre nosotros el gobierno, que envió el Batallón Colombia a Korea, a comienzos de los cincuenta, para destripar chinitos, con el fin de poder vender, libremente sin injerencia comunista en la península asiática. su Coca-Cola.

Pero a diferencia de la  “Crisis”, de otros días, este nuevo ruido nuclear con su alharaca mediantica, a la cual también hay que darle otra lectura al revés, porque no son los del norte los que amenazan, ni joden… sino los mismo de siempre, ya no asusta tanto a nadie como aquella vez.

El mundo, que cambió, en cambio sigue conmovido con la desaparición de Hugo Chávez, y con la alegría del triunfo de Maduro, su sucesor, y el continuador de la Revolución Bolivariana, este 14 de Abril.

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*