Cultura, Plástica

Pablo Delgado: “No creo en la infinidad de las cosas”

Su arte es el graffiti en miniatura. Pequeños seres diminutos viven en la ciudad sin que los habitantes se den cuenta. Interactúan entre ellos y reflejan la realidad actual. Esos personajes son obra de este artista mexicano asentado en Londres desde 2009.

 

Olga Briasco  Pablo Delgado 15

 

Dejó su ciudad natal, Cuernavaca, para instalarse en Londres. Hizo las maletas con el pretexto de estudiar una maestría de arte contemporáneo pero con la necesidad de cambiar de vida y seguir los pasos de su pareja.

Su llegada, a su vez, despertó unos intereses artísticos que se encontraban aletargados en su interior y que comenzaron a florecer tras su estancia en Barcelona: El arte urbano.

“Tenía una concepción errónea del graffiti porque en México se asocia más con el vandalismo y la gente lo emplea como marca territorial o para mandarse mensajes entre bandas o personas”, comenta resaltando la escasa sensibilidad artística en su ciudad.

Pablo Delgado 02Esa visión cambió tras su viaje a Barcelona en 2007. “Al ver las cosas que había allí y la manera en la que estaban organizadas me di cuenta de que aquello también era arte” y resalta: “me impactó ese movimiento que se percibía en la ciudad”.

Sin embargo no fue hasta su llegada a Londres (2009) cuando realmente quedó impregnado de ese movimiento que cada día veía por las calles próximas a su casa, situada al este.

Pablo Delgado 11Así, contagiado por ese arte, a principios de 2010, dio el paso definitivo e hizo realidad esa pasión que llevaba dentro. “Mi primer proyecto fueron unas pequeñas puertas que intenté hacer con stencil pero no me quedó muy bien, lo tiré y directamente usé la imagen de la puerta”, explica sobre sus inicios.

Durante ese año puso algunas puertas en las paredes como símbolo de la diversidad cultural londinense y, según dice, como extensión de un hábito de la infancia. “Recuerdo cómo, en la colonia en la que vivía, colocaba una puerta en medio de terrenos baldíos”, recuerda.

Pablo Delgado 08De esos portones salieron sus miniaturas. Personas anónimas que recrean escenas cotidianas mientras, los transeúntes, pasan por su lado sin inmutarse de esa interacción protagonizada por prostitutas, madres, guardias, o personajes como Jack el Destripador.

“Quería participar de ese movimiento que veía todos los días de camino al trabajo pero, como no me considero un street art, quería ser discreto”, dice el joven sobre el por qué de sus pequeños bocetos.

Pablo Delgado sostiene que “nunca pinté para hacerme notar sino con la idea de representar como percibo a la sociedad”.

Pablo Delgado 03También para con la idea de que sean las personas quienes interpreten y den significado a sus trazados. “Mis protagonistas son más símbolos que personajes”, matiza sobre sus creaciones.

Es por ello que para el artista lo realmente significativo de sus obras son la manera en la que interactúan sus personajes. “Juego mucho con cómo combinarlos y cada uno representa una escena diferente”, resalta.

En ese proceso de creación, el joven usa una imagen pública de Internet y de la que es ajeno a ella. Juega con esa fotografía, la coloca en diferentes escenas junto a otros protagonistas y recrea una historia diferente a la que fue concebida.

A partir de ahí la gente toma una foto de esa obra que tiene la impronta de Delgado y la imagen regresa a la red transformada.

Pablo Delgado 10The Prisma habló con este joven mexicano en un pequeño café situado al este de Londres, en donde se concentra gran parte de su colección. Sus pantalones salpicados de pintura le delatan.

¿Qué es para usted el Street art?

Es una expresión muy efímera y fresca que representa, con un lenguaje contemporáneo, las cosas que quiere decir en ese momento y que, después, otros borran para seguir refrescando esa pared con nuevas ideas y visiones.

¿Cree que la sociedad considera cultura al graffiti?

Para gran parte de la sociedad ya no es contracultura sino que es cultura, como lo contempla el término Street Art. También el hecho de que muchos graffitis estén en Internet o se hagan tours por los más importantes. Si embargo, sí que es cierto que algunas personas no lo ven bien y cuando te ven pintar te regañan por hacerlo.

¿No le molesta que alguien borre sus creaciones?

Pablo Delgado 13En absoluto. Es parte del street art y prefiero que lo hagan porque no creo en la infinidad de las cosas. Me gusta ver cómo se van muriendo y saber que la gente lo arranca o pone algo al lado y le den una nueva vida. En mis escenas son las sombras lo que más perduran y, eso, es lo que más me gusta.

¿Hay cohesión entre las personas que integran el movimiento?

Se relacionan pero yo, siendo una persona que viene de fuera y que no ha estado involucrada en el movimiento desde el inicio, no me relaciono mucho con quienes llevan más tiempo. Además, me considero producto de lo que ellos crearon por lo que me relaciono más con personas que también han aprendido y hacen honor a estos grafitteros ya consagrados.

Pablo Delgado 05¿Cuál es su siguiente proyecto?

Ahora estoy pintando una serie de lunas, que están colocadas en señales de tráfico, muros y mobiliario urbano. La idea es dejar las miniaturas y abrazar el abstractismo.

¿Se ve viviendo en Londres?

No. Sé que en algún punto de mi vida voy a regresar a México y, eso, me da tranquilidad. En cierto modo me da miedo o respeto pero me atrae la idea de poder pintar allí.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*