Economía, Globo, Okologie, Vida de hoy

Luces y sombras del “Comercio Justo”

Más de 1.2 millones de productores en 66 países en vías de desarrollo producen bienes como azúcar, café y algodón para promover la justicia social en las regiones pobres. Pero no todos resultan beneficiados. Y hasta hay efectos negativos.

 

Luces y sombras 5Benjamin Serra

 

La repercusión del consumismo en el “primer mundo” para las personas que viven en los países pobres alcanza tal magnitud que si el resto del mundo consumiera del mismo modo se necesitaría el equivalente a cuatro planetas Tierra adicionales.

Con el objetivo de frenar ese consumismo exagerado nace la idea del consumo responsable y con ella, la del comercio justo.

Formado por productos que valoran la justicia social, la ética y la solidaridad, este comercio alternativo presenta una novedad frente a otros movimientos contra la pobreza.

Coca 3 campesinos recogiendo hermosaYa que no se limita a transferir recursos para crear infraestructuras sino que se centra en el apoyo a la importación, distribución y venta de los productos.

Desde los años 50, algunos importadores sin ánimo de lucro decidieron vender productos cultivados en países poco favorecidos eliminando los intermediarios para competir en precios.

Poco a poco, más organizaciones se interesaron en este tipo de comercio en Europa y Norteamérica. Así, en 1997, estas organizaciones crearon la Fairtrade Labelling Organization (FLO), una organización internacional con la misión de establecer los estándares del Comercio Justo.

Productos justos

FairtradeEl café es el más importante bien de comercio justo. Alrededor del 80% de la producción mundial es suministrada por pequeños campesinos. Después del petróleo, el café es la materia prima que más volumen de negocio mueve en todo el mundo.

Hay más de 300 pequeños productores que se concentran en Latinoamérica, la mayoría en Colombia, México y Perú, pero también en países africanos como Uganda y Ruanda y en Asia, principalmente en India.

Luces y sombras 4Sin embargo, al café se unen otros productos de comercio justo como el azúcar, el algodón, el cacao, la miel, el arroz, el té, el vino, algunas especias y hierbas y frutas como el plátano.

En el caso del cacao, más de 30 países en vías de desarrollo producen este alimento para proporcionarlo a 14 millones de personas. Y en cuanto al arroz, más de un billón de agricultores en los países pobres se ganan la vida, principalmente, gracias a su producción.

Pero en cualquiera de estos productos es fundamental que lleve incorporado el sello de Comercio Justo. Esta etiqueta garantiza que el productor ha recibido un precio justo por su trabajo.

Luces y sombras 7Sin embargo, es habitual encontrar productos, sobre todo de artesanía, considerados de comercio justo pero sus procesos de elaboración varían de un centro de producción a otro y resulta complicado evaluar el costo del objeto para fijar un precio.

A pesar de esto, se han establecido también como producto de comercio justo los balones deportivos. Una industria siempre polémica por las largas jornadas de trabajo y en condiciones deplorables. Con el sello se garantiza que en su fabricación no se ha explotado a niños en zonas como Pakistán, donde se fabrica el 75% de los balones de fútbol.

Repercusión

Luces y sombras 6En todos estos productos se fijan precios que cubran los costes de producción y se le añade un suplemento llamado “Premium Fairtrade” para invertir en proyectos de mejora de las comunidades productoras en el ámbito social, económico y medioambiental.

Así, los agricultores y trabajadores deciden conjuntamente en qué proyectos invierten esta ayuda, siendo generalmente destinados a sanidad y educación.

Aunque se trabaja en países de varios continentes, es el africano el mayor beneficiado por esta iniciativa ya que al 58% de todos los trabajadores dentro de este sistema vive allí. América Latina y el Caribe representan el 25% de todos los agricultores y los continentes de Asia y Oceanía el 17%.

Luces y sombras 13Según los últimos datos de 2011, hay 538 organizaciones productoras en América Latina, 299 en África y 154 en Asia. La estructura organizativa es clara. Utilizar los mínimos intermediarios, sólo los necesarios.

Desde cada una de estas comunidades, en las que todos los miembros pueden participar en la toma de decisiones sin discriminación, hasta que el producto llega al mercado donde hay demanda.

Demanda como la existente en el Reino Unido, donde la venta de estos productos aumentó de 2010 a 2011, un 12%. Suponiendo un total de 1.319,3 millones de libras destinados al comercio justo ese último año.

Efectos negativos

Según el sistema alimentario actual, más del 60% de los beneficios generados por la producción de café repercuten únicamente en seis multinacionales: Kraft, Suchard, Nestlé, Procter & Gamble, Sara Lee y Tchibo, mientras los pequeños productores viven entre el hambre y la pobreza extrema.

Luces y sombras 8Y aunque el movimiento por el comercio justo nace con un objetivo honesto y evitar que las grandes compañías sean las que controlen el mercado, sigue resultando difícil ya que algunas de ellas son acusadas de querer apropiarse de la iniciativa para limpiar su imagen.

De hecho, algunas organizaciones alternativas a Fairtrade Labelling Organization denuncian que la certificación de esta sólo sirve a los intereses de las grandes multinacionales, que emplean el sello en sus productos como parte de su estrategia de marketing.

Del mismo modo, el comercio justo no siempre trae consigo beneficios. También presenta algunas posibles desventajas ya que éste se centra en la comercialización de los productos en el exterior y puede quedar en segundo plano el hecho de que quizá el productor no tenga asegurada una correcta alimentación.

Consumer culture 8Aunque puede parecer obvio, no lo es. Vender alimentos de comercio justo no garantiza a los campesinos el consumo de productos de calidad, ya que los exportan. Consiguiendo que en las regiones donde mejores alimentos se producen, peor se coma.

Además, los requisitos impuestos a estos campesinos como el control de plagas y la reducción del tamaño de tierras suponen costos adicionales que en ocasiones no son cubiertos por los beneficios de pertenecer a una comunidad de comercio justo.

Por otro lado, las posturas críticas destacan que no se puede exigir determinados criterios de justicia social en las comunidades de origen y no hacer lo mismo con las grandes superficies en las que se venden.

comer en medio1De hecho, los supermercados han visto en la comercialización de productos de comercio justo un nuevo negocio bajo la excusa de que así llegan a más gente y habrá más beneficios para los campesinos.

Del mismo modo que lo hacen multinacionales como McDonald’s, Starbucks o Nestlé, que en 2005 lanzó en el Reino Unido su café de comercio justo: el Nescafé Partner’s Blend, que consiguió el sello de FLO, a pesar de ser acusada sistemáticamente de violar los derechos medioambientales y humanos.

Por eso, no hay que olvidar que aunque el comercio justo se presenta como una buena alternativa, no se encuentra al margen de las amenazas capitalistas que pretende evitar.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*