Cultura, Música

Opera de Beijing, dos siglos en el alma china

Se trata de un arte multidimensional donde se expresan las esperanzas y sueños del pueblo chino, una vitrina de su cultura y una particular forma de transmitir historias milenarias o contemporáneas.

.

Opera de Beijing 1Ilsa Rodríguez

.

Todo comenzó hace 200 años cuando un grupo de artistas de la ópera de Anhui llegó Beijing para entretener al Emperador Qiantong en su cumpleaños 80 y comenzar un largo camino precisamente desde el Palacio Imperial, donde estos virtuosos pasaron a ser meros sirvientes.

No obstante, los historiadores de este arte chino consideran que gracias a su presencia en esa ocasión festiva, pudo surgir y desarrollarse la Opera de Beijing, un arte capaz de traer a la vida desde escenas de campos de batallas hasta romances sentimentales.

Durante dos siglos, la ópera ha crecido para convertirse en el alma de la nación china, una vitrina de su cultura.

Emperatriz Cixi
Emperatriz Cixi

En su camino de éxitos y desventuras, cabe destacar la activa participación de la Emperatriz Cixi, una amante de esta expresión cultural que la llevó a derrochar riquezas del imperio para montar obras monumentales en las cuales participó como guionista y con muchas ideas para la puesta en escena.

Además de actuaciones exclusivas, en las que solo invitaba a un grupo reducido de ministros y personalidades, esta emperatriz esposa de Guangxu (1873-1908) organizaba varios festivales anuales con la participación de conjuntos de la Opera de Beijing.

Para su 60 cumpleaños, Cixi decidió preparar 60 fastuosos escenarios del entonces recién remodelado Palacio de Verano, para lo cual utilizó tanto dinero que la Armada Imperial fue derrotada por los japoneses al no disponer de los recursos necesarios para enfrentarlos en la Guerra de 1895.

OPERA Por esa razón, la gran amante de la ópera tuvo que pasar su cumpleaños sin la pompa que soñaba y que incluía múltiples conciertos de la Opera de Beijing.

Famosos artistas

De esa pasión de Cixi por el arte operático y su indudable impulso a esa expresión cultural salieron los primeros renombrados artistas de la Opera de Beijing, ya que a diferencia del Emperador Qiantong, que redujo a la condición de sirvientes a esos artistas, ella los elevó a los primeros planos.

Opera de Beijing 3Ese interés de Cixi por la ópera atrajo la atención de la población china en ese género musical y los locales públicos donde actuaban los diversos grupos de la Opera de Beijing se convirtieron en lugares siempre llenos de público.

Entre los que deleitaron a la emperatriz con sus actuaciones figuran Yang Yuelou, Liu Gansan, Yang Xiaolou y Tan Xinpei. A este último ella lo apreciaba en particular por su capacidad para cambiar de la voz femenina a la masculina e interpretar impecablemente papeles tanto de mujeres como de hombres.

Ya en las primeras décadas del siglo XX, antes del triunfo de la revolución china en 1949, aparecen ciertos vacíos sobre la historia de la Opera, ya que no existía una recopilación escrita de lo realizado porque las obras, actuaciones y otros detalles se transmitían oralmente.

Opera de Beijing 2Con la instauración de la República Popular China, por primera vez en la historia de su existencia los artistas de la Opera de Beijing reciben todo el reconocimiento merecido, se les asegura un salario, jubilación y otros beneficios de los cuales siempre habían carecido.

Ellos cantan entonces tanto las historias de princesas, emperadores y antiguas guerras, como las anécdotas de la nueva vida, de los cambios en la sociedad y de lo que iba aconteciendo en este país que de prácticas feudales saltó a tratar de edificar una sociedad socialista.

Veinte años después, sin embargo, los extremismos de la Revolución Cultural estuvieron a punto de borrar este arte particular, cuando se les prohibió terminantemente interpretar obras de su repertorio tradicional que fueron tildadas de feudales o burguesas.

Opera de Beijing 4Esta decisión hizo que las actuaciones de la Opera de Beijing se redujeran a solo un puñado de piezas revolucionarias escogidas por la dirigencia del país y a los teatros cada vez acudieran menos personas interesadas en ver una y otra vez la misma pieza teatral.

Renacimiento

Al terminar los años difíciles de la Revolución Cultural y comenzar el período de reformas y apertura, la Opera de Beijing inicia su lento proceso de recuperación para volver a alcanzar la posición cimera que mantiene hoy.

Las reformas también llegaron al sector cultural y a partir de 1976, de forma paulatina, los conjuntos operáticos comenzaron a interpretar las obras que había aprobado el ya desaparecido Mao Zedong (que falleció en septiembre de ese año) y, tímidamente, algunas de su repertorio tradicional.

Opera de Beijing 13Eso quiere decir que a los escenarios regresaron las historias de emperadores, nobles, leyendas y amores imposibles o pasionales, para deleite de la audiencia nacional.

Deng dijo a los artistas que los profesionales del arte debían ser innovadores en sus creaciones para que la literatura y el arte sirvieran el objetivo nacional de la modernización, un llamado que inspiró al comienzo de una nueva era de la Opera de Beijing.

En los más de 30 años de reformas y aperturas, la Opera ha estrenado cientos de obras nuevas, con temas diversos y ha cambiado su forma de funcionar, ya que en noviembre pasado concluyó el proceso de cambio de grupos bajo amparo estatal a la de empresas independientes.

Opera de Beijing 6La vigencia de esta centenaria arte, por otra parte, es asegurada a través de la organización de festivales competitivos con la participación de jóvenes artistas de ópera, que acaban de celebrar su segunda edición en la capital china con la presentación de 32 obras.

Estos jóvenes amantes de este arte, que combina actuación, canto, pantomima y acrobacia, junto a un complicado maquillaje y ropajes fastuosos, son los encargados de mantener vigente esa estimada arte de China que ha superado las pruebas a lo largo de su camino.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*