Derechos Humanos, Economía, Europa, Globo, Politika

La ‘crisis’ económica española y… Augusto Pinochet

Se ha cumplido ya el sexto año de crisis económica en España ante el desconcierto de la población. No solo por las devastadoras consecuencias cotidianas de la misma, sino sobre todo por la dificultad para entender lo que está ocurriendo y sus efectos a largo plazo.

 

la crisis economica española 11Pablo Sapag M.

 

Hasta ahora se ofrecen explicaciones propias del entorno europeo o referencias a crisis anteriores, como las del petróleo o la de 1993.

Todas ellas supusieron cambios pero también el mantenimiento en lo esencial de un modelo en el que el Estado jugaba un papel importante en la economía y la sociedad.

Esos esquemas, sin embargo, no funcionan en el caso actual porque lo que hay no es un simple acomodo táctico ante la situación económica.

la crisis economica española 6En España se impone un auténtico cambio de modelo con vocación de permanencia, lo que exige explorar otros casos que permitan entender lo que realmente se está haciendo en términos estratégicos con la excusa de la crisis.

El que más se acomoda a la situación española es el del Chile posterior al golpe de Estado de 1973. Un país mal interpretado desde una España donde equívocamente se han equiparado las dictaduras de Franco y Pinochet, que solo tuvieron en común el uso de la represión.

Fuera de eso nada hay que las asemeje porque una y otra establecieron modelos socio económicos radicalmente divergentes. Frente al estatismo corporativista y paternalista del franquismo, la dictadura chilena impuso un neoliberalismo radical inspirado en las doctrinas de Milton Friedman y la Escuela de Chicago.

la crisis economica española 7Un sistema implantado a sangre y fuego que se tradujo en la atomización de la sociedad, en el individualismo extremo y la desarticulación de toda organización social y política con capacidad de liderazgo colectivo.

El desconocer ese hecho también ha impedido entender la diferencia entre las transiciones políticas en uno y otro caso.

La paternalista ingenuidad de los analistas españoles o su obsesivo afán por convertir a España en pretendida referencia latinoamericana les ha llevado a prescindir del análisis profundo del modelo chileno, el mismo que hoy tiene una oportunidad histórica de enseñorearse en un país de tamaño considerable y realidades étnicas, raciales, políticas y sociales muy diferentes a las del laboratorio chileno.

El modelo chileno, tan elogiado por desconocimiento o por la habilidad de sus defensores emboscados en la prensa internacional, es una máquina de crear desigualdad.

la crisis economica española 3El índice Gini sitúa a Chile como uno de los países más desiguales de América Latina, la región con mayor inequidad del mundo. Da igual que desde que se impuso el modelo neoliberal la economía haya más que duplicado su tamaño.

La desigualdad se mantiene incólume, gobierne la derecha, como ahora, o el centro izquierda, como los primeros veinte años tras dejar Pinochet la presidencia.

En el Chile actual la política es lo de menos.

Todo ha quedado en manos de empresas privadas que explotan sus respectivos sectores en régimen de oligopolio.

la crisis economica española 8Ocurre en sanidad, educación, carreteras, farmacias o supermercados. Los defensores de la libre empresa ocultan que al desaparecer el Estado como actor económico en cada sector operan dos o tres grupos empresariales que se reparten el mercado e imponen sus condiciones en todos los ámbitos, desde el legislativo al laboral pasando por la fijación de precios.

En Chile, con sueldos medios de no más de 500 euros mensuales, las cosas cuestan lo mismo o más que en España. Un santiaguino, por ejemplo, cada vez que se sube al metro o a un autobús paga un euro.

La gasolina cuesta como en España y otros países europeos, un litro de leche no baja de 1,10 euros y así. La libertad de mercado a ultranza, pues, no significa mejora para los consumidores.

En cuanto a las pensiones, Pinochet sustituyó el antiguo sistema de reparto por los planes individuales, que no son complementarios, como en España.

En Chile no hay reparto y solidaridad, sino un sistema de capitalización individual que en un país con sueldos bajos explica por qué en Chile prácticamente no hay jubilados.

la crisis economica española 10Al ser las pensiones igualmente bajas, la mayoría se recontrata una vez alcanzada la edad de jubilación porque de lo contrario no podrían vivir.

Da igual que se trate de profesores universitarios o empleadas de hogar. En Chile, sencillamente, no hay jubilados como hasta ahora se han conocido en España y, por supuesto, en el resto de los países europeos.

La educación en Chile hace ya casi cuarenta años dejó de ser una palanca para favorecer la igualdad de oportunidades.

Hoy es la mejor estructura para reproducir la desigualdad de partida de las personas. El sistema es de una estratificación extrema, además de un negocio millonario que sitúa a las universidades chilenas como las más caras del mundo, sin que su calidad académica lo justifique.

la crisis economica española 4Las familias dedican mensualmente casi el 50% del salario medio para financiar los estudios superiores de uno solo de sus miembros.

Todo ello ante la colusión del Estado con los grupos empresariales que explotan la enseñanza y aquellos que se benefician de ello, como los bancos. Así, el Estado no beca a los estudiantes ni les da préstamos directos.

Lo que hace el Estado neoliberal chileno es comprometerse a pagar a los bancos el crédito que estos conceden a los estudiantes en caso de impago. Así el apoyo estatal va directamente al sistema financiero, no a la educación.

En sanidad el Estado solo presta asistencia de beneficencia a aquellos que no pueden pagarse seguros privados, que tampoco son complementarios. O se está en la privada o en la pública.

la crisis economica española 9No hay sanidad universal porque el Estado no la financia y no lo hace porque con los bajos sueldos de los chilenos el 90% de los trabajadores están excluidos de tributar impuestos directos por las rentas percibidas.

A cambio pagan uno de los IVA –Impuesto del Valor Agregado- más elevados del mundo, por cierto tributo que ha sido aumentado considerablemente en España desde del comienzo de la llamada crisis.

Todo eso es lo que supone el modelo neoliberal chileno que camufladamente pero a pasos agigantados se impone en España con la excusa de la crisis económica y eufemismos semánticos.

Porque lo que vemos en España no es franquismo, es puro pinochetismo. Un modelo político y económico de consecuencias devastadoras para la igualdad social.

A veintitrés años de la salida de Pinochet del poder y a seis de su muerte, que se lo pregunten a los chilenos.

 

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*