Salud, Vida de hoy

La piel que nos habita… la piel que envejece

Con una superficie de dos metros cuadrados, aproximadamente, y 30% del total del peso de un adulto, la piel es un órgano sensorial que contribuye a la regulación térmica y protegernos de la acción de  agresiones externas.

 

 

La piel que nos habita_ epidermis 2José de la Osa

 

El doctor José Domínguez Gómez, especialidad en Medicina General Integral y en Dermatología del Hospital Fajardo, de esta capital, Máster en Enfermedades Infecciosas, define el envejecimiento cutáneo como los cambios “regresivos” de la apariencia y las funciones de la piel, condicionados por factores internos, externos y por enfermedades.

Esos cambios, dice, varían, condicionados por factores intrínsecos, según grupos étnicos, raciales, zonas geográficas y predisposiciones personales.

“Diría que lo ‘normal’ en ese proceso es una pérdida gradual de las funciones de barrera, de sustitución celular, de reparación del ADN celular, de hidratación cutánea, de respuesta inmune, de producción de sebo y de sudoración, de cicatrización”, explica. Lo “anormal”, agrega, es que estos ocurran antes de tiempo, o sea, no exista correspondencia entre la edad cronológica y la biológica.

La piel que nos habita_ epidermis¿Se sabe qué papel desempeña la genética?

Existe un programa genético que limita el número de divisiones celulares, produciendo un estado irreversible conocido como senescencia replicativa o pobre respuesta de división celular, ante estímulos de esta índole, lo que ocurre con el paso del tiempo.

¿Hay causas específicas que contribuyan, digamos, a acelerar este inevitable marchitamiento de la piel?

Podríamos agruparlos en factores ambientales, siendo su principal exponente las radiaciones ultravioletas emitidas por el sol, algunas enfermedades y también los malos hábitos como el de fumar, baños inadecuados por exceso o por defecto y autotratamientos sin consultar a un facultativo.

Le pido ahora caracterizar el proceso de envejecimiento por décadas. Partiría de los 30 años, cuando comienza la piel a perder su elasticidad, y hasta los 70.

La piel que nos habita4Entre los 30 y 40 años la piel comienza a estar más seca, con manchas pigmentadas en zonas de mayor exposición al sol y presencia de arrugas finas, que se exacerban entre los 40 y 50. También aparecen pigmentaciones irregulares oscuras y manchas blanquecinas. De los 50 a los 60 se agregan dilataciones de pequeños vasos sanguíneos, comedones o espinillas en la cara, sobre todo alrededor de los ojos, disminución de la elasticidad de la piel, descamación fina cutánea. Entre los 60 y 70 a lo descrito se agregan la fragilidad cutánea y los traumatismos que de ella se derivan.

¿Prevalece alguna diferencia en esos cambios cuando ocurren en las mujeres o en los hombres?

La piel que nos habita6 (1)Son más acentuados en las primeras por la disminución de las hormonas estrogénicas, que favorecen una baja elasticidad y producción de sebo, se incrementa la resequedad y la pronunciación de las arrugas, así como pobre cicatrización de heridas.

¿A medida que envejecemos la piel es más susceptible también de ser blanco de enfermedades?

Todos los cambios enunciados favorecen el desarrollo de enfermedades.

La piel que nos habita 7¿Podría enumerar las más frecuentes y cuáles son sus manifestaciones principales?

Prurito o picazón, queratosis seborreica (lesiones benignas de aspecto grasiento), cáncer cutáneo (carcinomas basocelular y escamoso, melanoma), bacterianas (piodermitis), escabiosis o sarna, infecciones por hongos, dermatitis; y úlceras, fundamentalmente por insuficiencia venosa.

¿Es posible adoptar medidas desde la infancia que puedan garantizar la juventud eterna de la piel?

Se pueden tomar medidas que garanticen una mejor calidad de la piel a lo largo del envejecimiento. Y te cito: buena hidratación cutánea, no uso de baños muy calientes y muy jabonosos, aplicar las cremas hidratantes con la piel húmeda, no fumar, hacer ejercicios físicos. También protección solar con ropa adecuada, sombreros, sombrillas y caminar por la acera de mayor sombra; no uso de ropa oclusiva, no automedicarse, acudir al dermatólogo ante una lesión en la piel.

Una curiosidad: ¿la piel puede picar con persistencia?

La piel que nos habita6Sí, y se debe a varias posibles causas, por lo que se debe acudir al especialista en piel.

¿Quedaría algo esencial que señalar?

Subrayar que el envejecimiento cutáneo comienza desde el nacimiento. La piel es un órgano más que requiere de cuidados para su protección, lo cual no traduce estética sino salud. De tomarse en cuenta las medidas enunciadas anteriormente, desde la infancia, se garantizaría una vejez con calidad de la piel y, por ende, un menor número de enfermedades.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*