En Foco, Notes From The Edge, Opinión

Por qué tenemos que elegir

19 de junio de 2013…  Mañana me uniré oficialmente a las filas de los hombres de mediana edad ; atravesaré ese noble rito de iniciación, mediante una operación de próstata en Guy’s Hospital.

 

Steve Latham

 

Pienso que es justo. Las mujeres tienen sus problemas médicos a los cuales deben enfrentarse. ¿Por qué, entonces, los hombres deberíamos estar exentos de los nuestros?

Sé que hoy en día es solo una operación de rutina, sin embargo el especialista me advirtió sobre los posibles efectos secundarios: incontinencia y pérdida del funcionamiento sexual: aspectos fundamentales para cualquier hombre).

Todavía no sé cómo es el  post- operatorio, ya que es la primera vez que me someto a una operación como esta. ¿Cuál será mi reacción? ¿Seré lo suficientemente fuerte y me recuperaré rápidamente, o lloraré como un bebé ante lo que es simplemente un leve dolor?

Mi estado de ánimo fluctuó entre indiferencia y nerviosismo, entre fe en Dios y ansiedad. Creo que es parte de nuestra condición humana.

Tenemos que elegir lo que es nuestra orientación básica de vida. ¿O, nacemos con ella? ¿Es nuestro balance entre optimismo y pesimismo es algo innato, inherente?

¿Es nuestro índice de negatividad-positivismo producto de lo que se  tiene de su ausencia? ¿Nos han inculcado la esperanza o el miedo desde temprana edad a través de las circunstancias familiares?

¿Estamos atascados en nuestra orientación básica o podemos cambiarla por medio de ejercicios de higiene mental? ¿Podemos comprar una receta con técnicas para mejorar nuestra vida interior?

Todos tenemos un diálogo interior; lo que nos decimos a nosotros mismos cuando esperamos el autobús, lavamos la ropa o pasamos la aspiradora.

Este auto-diálogo puede ser constructivo o depresivo. Controla nuestro humor y nuestras acciones. Pero ¿es posible reprogramarse a uno mismo?

Algunas psicologías del pensamiento podrían ayudar a reorientar el nuestro : pensamiento positivo, terapia conductista cognitiva, programación neuro-lingüística, conciencia de bienestar y enfoques de atención plena.

Tengo mis dudas. Parece que siempre vuelvo a mi configuración inicial. Quizás debería aprender a amarme. Es un consejo común.  ¿Y aprender a  aceptar a mi lamento melancólico ?

O tal vez sea que finalmente estoy en contacto con mi V.G. (Viejo Gruñón) interior, aunque no creo que solo sea que me estoy volviendo viejo.

Siempre tuve tendencia a ver el lado negativo del espectro. El optimismo de la juventud me pasó de largo. Ahora finalmente, quizás me encuentro en armonía con mi etapa de la vida.

Siempre he logrado con éxito evitar el dilema del vaso medio lleno o medio vacío. A menudo, incluso, he dudado de que exista en absoluto un vaso.

No obstante, todavía es necesario elegir de qué manera pensamos y lo que pensamos. Esto es particularmente importante cuando interpretamos que es lo que ocurre a nuestro alrededor en la sociedad.

¿Consideramos que el país se está deteriorando moral y políticamente? ¿O sentimos que, de hecho, está mejorando?

Podríamos declarar la ruptura de la estructura familiar tradicional. Informes recientes han destacado la falta de la figura paterna en la vida de los niños, en especial de los varones.

Por otra parte, si se es una persona de color o una mujer, se podría decir que nuestras oportunidades de vida han mejorado durante el mismo período.

Muchas veces las tendencias coexisten y pueden ser, de manera simultánea,  indicadores positivos y negativos. De hecho, en ocasiones pueden estar dialéctica e  inextricablemente vinculadas entre sí.

El aumento de la libertad personal de hoy es algo valorable, sin embargo ésta también se inclina hacia el individualismo del consumismo capitalista y contribuye a la pérdida de la vida comunitaria y de la sociedad civil.

Es difícil calcular  la línea de dirección para cada nuevo descubrimiento, es cada uno de estos  ¿progresista o reaccionario? ¿Va con la historia o en contra de ella?

Pero ¿queremos ir siempre con la corriente? ¿No deberíamos veces resistir las tendencias de la sociedad? ¿Incluso si eso nos hace ver cómo dinosaurios? ¿No deberíamos oponernos a la destrucción del estado de bienestar y al desarrollo del liberalismo de la sociedad capitalista, a pesar de que nos agrada  la libertar que conlleva? ¿Deberíamos aplaudir el aumento de la libertad sexual, o deplorarlo como la otra cara de la misma mentalidad consumista e individualista?

La globalización es maravillosa ya que nos permite viajar y conocer gente de otros países, sin embargo también propaga el dominio de las potencias de occidente y la explotación del pobre.

Los avances científicos y tecnológicos nos han permitido tener una mejor calidad de vida y han incrementado las prestaciones médicas, no obstante también han llevado al planeta a una crisis ecológica.

Se ha dicho en voz alta que el aborto es una contribución a la liberación y a la elección de la mujer, sin embargo,  también ha llevado al abaratamiento de la vida, representándola  como descartable a juzgar con nuestra propia conveniencia.

Con cada posición que  tomamos existe un riesgo, debemos examinar las cuestiones  y llevar a cabo alguna clase de compromiso existencial, muchas veces ante la ausencia de todos los hechos.

¿Qué está bien y que está mal? ¿Cómo saberlo? ¿Esta tendencia será buena para nosotros? ¿Para nosotros en forma individual, o como especie? ¿Egoísmo, interés personal, o bienestar social? ¿Dios existe o es un invento? ¿Tiene él una ley moral? ¿Es hombre o podría ser mujer, o quizás hombre/mujer? ¿Realmente importa?

Podríamos llegar a sorprendernos con las respuestas, o descubrir que algunas cuestiones nuestra postura es de izquierda y en otras nos encontramos siendo compañeros de cama (en ocasiones, literalmente hablando) de la derecha.

Las opciones abundan, quizás el curso de acción más peligroso es no lograr elegir, no poder pensar, caer en el mismo aburrimiento vacuo que la mayoría; o tal vez es que no nos molesta lo suficiente como para hacernos reaccionar. Aceptamos las cosas de la manera que son y no nos movemos en busca de una mirada más profunda de la realidad para que no nos moleste.

Quizás necesitamos un poco de caos para obligarnos a considerar Los asuntos fundamentales, con todas sus incertidumbres y ambigüedades.

¿Y tú? ¿Medio vacío o medio lleno? ¿Optimista o pesimista? ¿Dios o no Dios? ¿Socialista o capitalista? ¿Progresista o reaccionario?

(Nota: es probable que la Editora esté complacida ya que este mes he roto mi propio límite de palabras. En general trato de limitarme a escribir alrededor de 500 palabras; esta vez he sobrepasado las 900. ¿Me estaré volviendo más prolijo en mi vejez? ¿O es simplemente una liberación de creatividad? ¿O quizás otra ilusión del hecho que siempre tenemos más opciones para elegir? ¿O tal vez es debido a que no escribiré otra columna por algún tiempo, mientras me recupero y quería entregarles una dosis doble?)

 

(Traducido por Pablo Bisbal –  Email: kuky02@hotmail.com)

 

 

 

 

 

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*