Derechos Humanos, Europa, Globo, Politika

Europa dividida por prostitución legal

Europa es uno de los mayores clientes del negocio del sexo, donde los beneficios ascienden a 2.500 millones por año. Pero este mercado constituido por un 90% de extranjeras se alimenta de su tráfico y explotación para abastecer una demanda liderada por los españoles. Los esfuerzos por prohibir o regular la prostitución no mejoran la situación de estas trabajadoras.

 

Una Europa dividida por SPANISH claudia (9)Noelia Ceballos

 

El sexo se ha convertido en el segundo negocio más lucrativo después del tráfico de armas, generando entre cinco y siete billones de dólares al año.

Europa occidental es uno de los grandes clientes, y produce más de €2.500 millones anuales. Pero los tornos de esta máquina giran a base de explotación sexual y trata de humanos. Un informe reciente de la ONU indica que una séptima parte de las trabajadoras sexuales son esclavizadas en el continente.

La mayoría de estas víctimas proviene de los Balcanes (32%), la ex-Unión Soviética (19%) y Suramérica (13%).

De esta situación se beneficia España, un país donde la prostitución no es ilegal aunque en algunas ciudades esté prohibido ejercerla en la calle. Los españoles son los primeros consumidores, con un 39% de los hombres que confiesan haber adquirido estos servicios, muy por delante de Suiza (19%) y Austria (15%). En el país ibérico las cifras abruman: el negocio genera 18.000 millones €, nueve veces más que en Rusia.

En cuanto al número de prostitutas, Alemania es quien lidera la lista, con unas 400.000, seguida de España (300.000) e Italia (100.000).

 

Prohibir para erradicar Una Europa dividida por SPANISH claudia (1)

La mayoría de países europeos se oponen a  la legalización de la prostitución para evitar el abuso de mujeres.

Italia, donde se mueven €5.000 millones en beneficios, penaliza tanto la venta como la adquisición de servicios con dos semanas de cárcel y €3.000 de multa. Pena que llega   a cuatro años y €6.000 si la relación es con una menor de entre 16 y 18 años.

Suecia fue pionera en la penalización del cliente, desde 1999. Así, hasta el 2011, 3.700 personas han sido detenidas y se han enfrentado a un año de cárcel o a una multa de €271. Esto ha disminuido el número de prostitutas, según las autoridades, de 2.500 en 1998 a 1.000 en 2013.

 

Del modelo sueco

Por esta vía continúan Estados como Francia. Comprometida, desde la prohibición en 1946 de los burdeles, con la erradicación de una actividad contraria a la igualdad de género, se enfrenta a un fenómeno de entre 18.000 y 20.000 trabajadores.

AllUna Europa dividida por SPANISH claudia (6)í la prostitución no es sancionada por la ley penal. Pero siempre se ha luchado contra el proxenetismo con siete meses de encierro y €150.000 de multa.  Además, el pasado año estuvo marcado por dos acontecimientos legislativos importantes: la revocación del delito por ofrecer servicios sexuales en la calle y la penalización del cliente con una multa de entre €1.500 y €3.750.

El Reino Unido actúa en el mismo sentido y frente a los 80.000 trabajadores en un negocio de ₤250 millones, el gobierno adoptó en 2009 la ley que convirtió en delito el pagar por tener sexo con una mujer “sometida a la fuerza”. Las prostitutas también siguen siendo perseguidas por vender sus servicios en la calle.

La Cámara Baja ha propuesto recientemente despenalizar a las mujeres y adoptar el modelo sueco, yendo en contra de los clientes. Esta es exactamente la demanda que surgió del Parlamento Europeo el pasado 26 de febrero, que votó a favor de esta estrategia e incitó a los miembros de la Unión a hacer lo mismo en sus legislaciones.

 

Legalizar para regular y proteger

En Europa son 12 los países donde está permitido vender y comprar sexo: Alemania, Austria, Dinamarca, Holanda, Suiza, Bélgica, Finlandia, Luxemburgo, Hungría, Grecia, Letonia y Turquía.

Una Europa dividida por SPANISH claudia (12)Holanda es reconocido como uno de los países pioneros. El gobierno levantó en 2001 la prohibición que existía desde principios del siglo XX sobre la existencia de locales dedicados a este negocio. Así entraron en vigor las licencias que cada ayuntamiento atribuye a estas empresas. Exigen que el dueño pase una prueba de aptitud, que cumpla con unos estándares de higiene y seguridad y acepte los controles realizados por la autoridad pública así como organizaciones independientes.

Esta norma le ha dado empuje a uno de los mayores atractivos turísticos del país, que es el Barrio Rojo de Ámsterdam, epicentro de un mercado generador de $100 millones al año, según cifras del diario The New York Times.

Sus vecinos alemanes se sumaron al reconocimiento de los derechos de las prostitutas en 2002. Fue entonces cuando el gobierno federal dio acceso al seguro social a estos trabajadores, reconociendo oficialmente la profesión. AdemásUna Europa dividida por SPANISH claudia (4), el texto les otorga el derecho de demandar al cliente por falta de pago.

La realidad refleja, sin embargo, que de las 400.000 profesionales que se calculan, tan solo una bajísima cifra de 44 están registradas y han legalizado su situación.

En diciembre del año pasado el Parlamento alemán puso a la orden del día un escenario que mueve €15.000 millones anuales, pero que exige cambios. Tras las denuncias de grupos defensores de los derechos de las prostitutas, la coalición gubernamental ha anunciado que prevé modificar la ley de 2002, la cual reconoce una “autoridad limitada” a los proxenetas. De ser así, éstos serán más duramente perseguidos. Otro de los objetivos fijados es facilitar el acceso al asilo para las víctimas de tráfico humano.

 

Pero siguen los problemas

Empezando por el “modelo nórdico”, oficialmente apoyado por el Parlamente Europeo. La penalización del cliente no siempre es eficaz y empuja a las personas a prostituirse en la clandestinidad, con la insUna Europa dividida por SPANISH claudia (11)eguridad que ello conlleva, dicen los críticos.

En Suecia, los asistentes sociales protestan por el menor acceso que tienen a las prostitutas para prestarles ayuda desde la entrada en vigor de la ley de 1999.

La prohibición no ha contribuido a reducir la demanda de sexo. Los suecos se desplazan a Dinamarca donde este servicio es legal. Pero incluso dentro del país escandinavo, el mercado sigue en movimiento, incluso en aumento, según indica un informe de 2011 de la policía. Los datos muestran que los casos judiciales por obtención de servicios sexuales pasaron de 187 en 2008 a 1.251 en 2010. Este crecimiento de más de 500% en dos años demuestra que la demanda sigue fuerte, aunque esté cada vez más perseguida. La tendencia es la misma para los delitos de proxenetismo, que aumentaron en un 136% en el mismo período.

 

Fracasa legalización

En el otro bando se encuentran los países con legislaciones más liberales, sin que hayan mejorado las condiciones de estos trabajadores.

Así lo reconoció, el gobierno holandés, que constató gracias a un informe de 2007 del Ministerio de Justicia que la situación laboral de los profesionales no mejoraba y que habían crecido las demandas para dejar la industria del sexo. También obsUna Europa dividida por SPANISH claudia (7)ervaba que “el grado de bienestar emocional de las prostitutas es ahora más bajo que en 2001 en todos los aspectos evaluados, y ha aumentado el consumo de sedantes”. Reconocían además que el tráfico de mujeres y el proxenetismo seguían siendo “muy habituales”.

Alemania también ha admitido que “no existen indicios de que [la ley] haya reducido la tasa de delitos” y que la ley “apenas ha contribuido a mejorar la transparencia en el mundo de la prostitución”, según un informe de 2007. Además un sondeo reflejó que más de un tercio de los fiscales alemanes veían sus tareas dificultadas por dicha norma al tratar de perseguir delitos de trata de personas y proxenetismo.

 

Atracción para traficantes

Un estudio reciente de la universidad alemana de Marbourg ha llegado a la conclusión de que el tráfico humano es más elevado en aquellos países donde la prostitución es legal.

La responsable de esta investigación, Seo-Young Cho, aseguró en una entrevista al periódico L’Express que en un continente, el europeo, donde entre 70 y 80% del tráfico humano abastece a la prostitución, la tendencia en los países legalizadores es a que el mercado crezca, y por tanto también el tráfico. Sin embargo, la profesora niega que su estudio critique la legalización.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*