Diálogos Críticos, En Foco, Opinión

Hacia un multiculturalismo latinoamericano

Propuestas como el Estado plurinacional en la Bolivia de Evo Morales y la incorporación de elementos de la cosmovisión indígena como el sumac causay (buen vivir) en el discurso político latinoamericano marcan el rumbo hacia un multiculturalismo de corte latinoamericano.

 

encontrarnos-manzanas-colores-razas-multi-pixabay  Claudio Chipana G.

 

Las realidades multiculturales no son nada nuevo ni constituyen un fenómeno reciente. Los pueblos desde siempre se han mezclado unos con otros, se ha producido fusiones y han dado lugar a nuevas culturas, etnicidades y  lenguas. El problema es que estas fusiones se produjeron por mucho tiempo principalmente por medio de la conquista y el colonialismo.

Por ello, no se podría hablar de un único modelo multicultural. Cada realidad tiene distintos modos de resolver la diversidad cultural, lingüística, étnica. En cualquier caso,  hablar de culturas incontaminadas y monolíticas en pleno siglo XXI resulta un sentido.

Aunque la teoría multiculturalista haya salido del suelo anglosajón – y  hoy paradójicamente se le declara fracasada –  tampoco se la podría eliminar por decreto sólo porque un sector de la sociedad cree que el multiculturalismo haya supuestamente fracasado.

El islamofobia multiculturalism wikipediamulticulturalismo, más allá de las teorías que lo quieren explicar,  es un proceso de identidad y diferencia que no cesa en el devenir de la historia. Así por ejemplo, en el mundo contemporáneo  el multiculturalismo se manifiesta como resultado de los procesos migratorios  y la globalización de la cultura.

Pero el multiculturalismo también se expresa en lucha de los pueblos y minorías por su identidad frente a la asimilación y la homogenización.

El multiculturalismo o  su variante intercultural en América Latina está presente en el reclamo de los derechos de los pueblos aborígenes a ser tratados en tanto etnias y culturas con los mismos derechos que las culturas “mayoritarias”, de aquellas élites gobernantes que detentaron el poder económico y social de modo excluyente.

Por eso, en América Latina la lucha por una sociedad plural se expresa en la necesidad de reformar el Estado para que sea más inclusivo en áreas como la educación, la salud y el trabajo para los sectores tradicionalmente marginados.

DIVERSIDAD cafe multicul pixabayEn consecuencia, la interculturalidad – una variante del multiculturalismo -, no es ajena al reconocimiento de los derechos sociales de estos pueblos. Por ejemplo, la implementación del convenio 169 de la OIT que reconoce el derecho de consulta de los pueblos aborígenes.

Latinoamérica, por cierto, no posee una identidad homogénea, se ha dicho que predomina en ella una cultura mestiza  pero señalando a la vez que esta moldeada por múltiples tradiciones  amalgamadas en una síntesis que el novelista peruano José María Arguedas acuñó en la frase “todas las sangres”. La colonización y la transculturación en gran medida fueron la imposición de modelos ajenos que no buscaron el diálogo con las culturas nativas y las minorías en el proceso histórico de la formación de las nacionalidades en América Latina.

La dominación externa se conjugaba con la dominación interna, lo que el filosofo peruano Augusto Salazar Bondy llamó de “la cultura de la dominación”, o sea una cultura que era imitativa y eurocéntrica y al mismo tiempo que es un mecanismo de dominación interna.

Un elemento central de la trasformación de la cultura nacional es el reconocimiento del carácter multicultural de las sociedades latinoamericanas.

mano pare stop multicultural diverso pixabayTeóricos como Mariátegui plantearon la necesidad de reivindicar al indio y su derecho a la tierra como parte de un proyecto de emancipación social de largo alcance. El crítico literario Antonio Cornejo Polar hablo de  la heterogeneidad como un modo de incluir a las culturas no  occidentales  en la narrativa nacional.

El mestizaje, sin duda, expresa  lo propio latinoamericano pero habría que agregar que ello no puede significar  la anulación de las culturas minoritarias, y de las identidades de los pueblos aborígenes y las minorías que la componen.

Propuestas como el Estado plurinacional en la Bolivia de Evo Morales y la incorporación de elementos de la cosmovisión indígena como el sumac causay (buen vivir) en el discurso político latinoamericano marcan el rumbo hacia un multiculturalismo de corte latinoamericano.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*