Europa, Globo, Mundo

¿Por qué un joven se vuelve seguidor extremista de Daesh?

¿Por qué un joven nacido y crecido en Europa llega a identificarse con el extremismo islamista? ¿Cómo este muchacho decide viajar al Medio Oriente para involucrarse en la guerra y, en algunos casos, participar en crímenes tan monstruosos como una decapitación masiva? 

 

terrorista criminal pixabayLuisa María González

 

¿Cómo se explica que este joven regrese a Europa a atentar en su propio país y matar personas que comparten su nacionalidad? El Islam está muy lejos de ser la respuesta a estas y otras preguntas.

El fenómeno de los jóvenes en terroristas en Europa, y particularmente en Francia, suele presentarse como un problema asociado al Islam.  Sin embargo,  hay un problema mucho más complejo que la mera cuestión religiosa: grupos extremistas que se valen de las interpretaciones más radicales del Islam para justificar el terrorismo,  y adolescentes y jóvenes sumidos en la vulnerabilidad psicológica, la marginación social o el mundo criminal, que se convierten en blanco fácil de los reclutadores.

Con algunas excepciones, casi la totalidad de los autores de los atentados en Francia son nacidos en esta nación europea o en Bélgica, descendientes en primera o segunda generación de migrantes procedentes de países árabes.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos la práctica del Islam no les llegó a través de la familia -muchas de las cuales resultan ser ateas o de otras religiones-, sino por otras vías como los amigos del barrio, las relaciones a través de Internet, o la cárcel.

Terrorista guerra flickr
Foto by Surlan Soosay – flickr.com/photos/ssoosay/13979209164

Al convertirse, estos jóvenes suelen identificarse con las versiones más radicales de la religión musulmana, promovidas por los grupos terroristas que operan en el Medio Oriente como el Daesh (autodenominado Estado Islámico – EI) o el frente Al Nusra.

En algunos casos viajan a Siria e Iraq: aunque se trata de cifras aproximativas, en la actualidad las autoridades calculan que unos 700 franceses se han enrolado a esas organizaciones y alrededor de 200 murieron en las acciones.

 

Por otro lado, se estima que más de mil jóvenes galos desean partir hacia el Levante pero permanecen aquí porque ya fueron interceptados en el viaje, o desisten a causa del reforzamiento de las medidas de control en Francia y en otros países europeos.

Los autores de los atentados pertenecen a cualquiera de los dos grupos: los que fueron Medio Oriente, allí se entrenaron, y regresaron insertándose en el flujo migratorio; o los que permanecen aquí y actúan ‘teleguiados’ por terroristas del EI. A esos dos grupos también pertenecen los que hoy están planeando nuevos atentados.

terror miedo muerte pixabay

Hablan especialistas

Hace unos días las autoridades arrestaron a tres personas que preparaban un atentado inminente en un sitio turístico de París. Entre los detenidos se encuentran una adolecente de 16 años y su novio de 20, joven que se preparaba para sacrificarse como kamikaze.

La muchacha, llamada Sarah, aparece en un video reciente en el cual juró lealtad al EI, una imagen que horrorizó a su madre, quien en declaraciones a la prensa señaló que la conversión de su hija al Islam y su radicalización fue una pesadilla.

El abogado de la familia describió a la muchacha como una persona muy débil psicológicamente, ingenua, afectada por el divorcio de los padres y muy fácilmente influenciable.

De acuerdo con los especialistas, la historia de los problemas familiares se repite en muchos casos de los radicalizados: hijos de familias disfuncionales, de madres solteras que dedican la mayor parte del tiempo a trabajar, de hogares numerosos con padres que no alcanzan a dar la atención emocional requerida por sus hijos.

Virginie Leblicq es belga, musulmana, psicóloga, y se dedica a atender a víctimas de las redes de radicalización.

En el documental “Las hermanas de la yihad”, la especialista explica que en sus pacientes siempre detecta una marcada fragilidad psicológica y emocional, a veces por cuestiones familiares y otras interindividuales.

terrorista bomba pixabay“Quisiera enfatizar que los escogidos por el Daesh (EI) para hacerse explotar no son cualquier persona, ellos no mandan a inmolarse a sus principales figuras, sino a los pequeños peones, que son frágiles psicológicamente y fáciles de manipular, personas muchas veces con tendencia a la depresión”, señala.

El documental intenta reconstruir el proceso de radicalización de las jóvenes francesas. Otro elemento común es que muchas veces se trata de muchachas desorientadas que quieren darle un sentido a su vida, proceso en el cual terminan por encontrar a personas que las manipulan e involucran con el extremismo islamista.

Así le sucedió a una entrevistada que quedó seducida por el discurso ‘humanitario’ de un reclutador, ya que muchas veces todo comienza por ‘sensibilizar’ a los ‘potenciales luchadores’ con los problemas de sus ‘hermanos árabes’.

La testigo, que dio declaraciones bajo una identidad falsa, viajó a Siria pensando que iría a luchar por una causa justa e, incluso, se llevó a su hijo de cinco años, pero terminó horrorizada por lo que encontró en las filas del EI.

Aterror zombie muerte pixabayrrepentida, la mujer consiguió escapar y volver a Francia, pero explicó que muchas otras personas terminan por adaptarse a la vida de los grupos extremistas.

Problemas y entorno social

Muy relacionados con las cuestiones psicológicas se hallan los problemas sociales, otro factor considerado clave en el proceso de radicalización de los jóvenes europeos.

No por casualidad una buena parte de los terroristas franceses provienen del departamento Seine-Saint Denis, el de mayor pobreza, desempleo y criminalidad de todo el país. Lo mismo sucede en Bélgica, donde el marginal Molenbeek está considerado la cuna del extremismo.

Tal como señalan sociólogos y analistas, el origen de la mayor parte de los radicalizados radica en contextos socioeconómicos muy desfavorables, marcados por la exclusión y la discriminación.

Las historias de vida tienen como puntos comunes los pocos estudios, la falta de empleo, la precariedad laboral y la delincuencia.

Abdelhamid Abaaoud está considerado el líder del comando que atacó varios puntos de París en la noche del 13 de noviembre de 2015, hechos que terminaron con un saldo de 130 víctimas mortales.

Eterrorismo je suis charli pixabayl joven belga de 29 años, que días después fue abatido por la policía en un escondite de Seine-Saint Denis, era el sexto hijo un matrimonio de marroquíes instalado en Molenbeek hace varias décadas.

En esa localidad creció junto con sus amigos, los hermanos Brahim y Salah Abdeslam, que también participaron en los ataques del 13 de noviembre. Durante su adolescencia y juventud los tres estuvieron involucrados en robos violentos, atracos, tráfico de drogas y otros delitos, antes de entrar a las redes islamistas radicales. Esa es otra historia que se repite: los delincuentes comunes que van a la cárcel y son reclutados allí, donde al margen del rigor penitenciario existen verdaderas redes extremistas controladas por presos que muchas veces son los ‘jefes’ de las prisiones.

Este fenómeno semejante a una mafia, muy frecuente en las cárceles francesas, ha sido descrito por numerosas investigaciones periodísticas. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*