Globo, Mundo

Cáncer y sed en Siria

Seis años de crisis armada se han llevado por delante muchas de las infraestructuras que con tanto esfuerzo construyó Siria desde su Independencia en 1946. Colegios, hospitales o torres de alta tensión han sido víctimas de la violencia.


a SIRIA alepo 2
“El agua es la vida”, reza este cartel en Damasco. Foto de Pablo Sapag M.

Pablo Sapag M.

 

Alepo, Siria. – También de las sanciones que al poco de empezar la crisis las dictaduras absolutistas del Golfo Pérsico, el régimen islamista turco y las potencias occidentales impusieron a Siria.

Esas sanciones impiden financiar cualquier reconstrucción de lo dañado. También comprar los repuestos y suministros básicos para mantener funcionando lo que todavía está en pie.

En la sede de la Media Luna Siria en Alepo sus máximos representantes explican que hoy, a seis años del comienzo de la crisis, se ha producido un alarmante repunte de las muertes por cáncer.

Lo mismo dicen los máximos dignatarios de algunas de las iglesias cristianas que hay en una Siria cuyo estado es aconfesional. O los responsables de la ONG católica Cáritas.

a SIRIA alepo
Reparto de agua potable en una calle de Alepo. Foto de Pablo Sapag M.

Es el resultado de un embargo que apenas contempla excepciones que en la práctica no existen dado lo tortuoso y lo excesivamente caro que resulta adquirir ciertas cosas, siempre por medio de intermediarios.

Por eso las máquinas de diagnóstico y las que permiten aplicar tratamientos de radio y quimio terapias que han quedado obsoletas no han podido ser renovadas.

Las que están averiadas no se pueden volver a poner en marcha por la imposibilidad de comprar repuestos.

El resultado es un alarmante aumento de muertes por todo tipo de tumores.

Con las plantas potabilizadoras y de bombeo de agua pasa algo parecido. Algunas, como la de Jafsa en Alepo o Wadi Barada en Damasco, fueron ocupadas por los grupos armados locales y extranjeros que operan en Siria.

a SIRIA alepo 4
Ambulancia de la Media Luna Roja de Alepo. Foto de Pablo Sapag M.

 

En muchos casos las han inutilizado para acosar por sed a las ciudades bajo control del Estado. En otras los combates para liberarlas han dañado las infraestructuras. Ponerlas en marcha una vez recuperadas es la prioridad de las autoridades.

Pero es difícil. Faltan repuestos y otros suministros. Mientras alcanzan su pleno rendimiento hay cortes del servicio que pueden durar días.

El reparto en las calles es rutinario y los depósitos de plástico rojo en los que se hace acopio cuando sale agua de los grifos se ven por todas partes. Tanto como los llamamientos del Gobierno a la población para que preserve el elemento.

El agua es la vida, dicen los avisos que comparten el espacio público con los carteles que alaban la acción del Ejército Árabe Sirio, que en el noreste del país también necesita agua para poder lanzar la operación que libere Raqqa, la capital del autodenominado Estado Islámico. En Siria, civiles y soldados tienen sed.

A siria flickr
Foto deFreedom House – Flickr www.flickr.com/photos/syriafreedom/8311227778

     

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*