Globo, Mundo

África: lejos de todo milagro, cerca de toda tragedia

El continente africano, específicamente su región oriental atraviesa por una grave sequía -la más severa de los últimos 45 años- y a la cual acompañan una serie de enfermedades por la escasez de agua y sus consecuencias higiénico-sanitarias.

 

África foto de Pixabay 8 Julio Morejón*

 

ATodos los llamados internacionales para el suministro de ayuda parece que demorarán en responderse, mientras la degradación del ambiente continúa a paso forzado una marcha que tiende a condenar las posibilidades de revertir los efectos negativo de esta estación, durante la cual la muerte se transformó es un espantajo recurrente.

A la inestabilidad climática en general, de sequía e inundaciones, durante los últimos meses se le sumaron los brotes de cólera que golpean con intensidad a la población infantil, dañada por desnutrición, y muy afectada por la insalubridad y los caóticos flujos migratorios, cuando las familias tratan de escapar de los conflictos armados que empeoran el hábitat.

En esta estación de seca, África no dejó de reportar casos de cólera en los campamentos de refugiados y desplazados, en los que la higiene es sólo una alusión, pues tradicionalmente esos núcleos poblacionales permanecen en gran medida al margen de la atención médica, lo cual convierte a esos sitios parajes de muerte lenta.

La vida es cada vez más difícil en esos lugares muy lejos de cualquier milagro y muy cerca de toda tragedia como es la propagación de epidemias de enfermedades que en otras partes del planeta son curables, pero en los confines del continente africano devienen letales.

Africa 1Durante 2016 se registraron 550 decesos causados por el colera en ocho países del este y sur de África, informó la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU en su balance anual y en el cual dio un dato de referencia con respecto a lo que se presagia ocurrirá en 2017, cuando los brotes pueden ser peores.

“Casi 50 mil personas se infectaron de la misma enfermedad debido al más reciente brote en Etiopía, Malawi, Mozambique, Sudán del Sur, Tanzania, Uganda, Zimbabwe y Kenya, acotó la fuente, y con eso precisó que el problema no se remite sólo a la región del Cuerno Africano y a los Grandes Lagos…

En la zona oriental del continente, el período de intensa sequía crea un ámbito de contaminación y muerte, ambas asociadas a la falta de agua potable y al deterioro pertinente en los seres que dependen de ella, es decir, la desnutrición, la multiplicación del parasitismo y otras.

Conforme con OCHA, la situación más difícil en el actual brote epidémico la sufre Tanzania donde la enfermedad llegó a Dar es Salaam, la capital nacional.

Pero hay ejemplos de brote de cólera de grandes dimensiones también en Sudán del Sur, donde la situación bélica desatada en diciembre de 2013 golpea, en la segunda ciudad más grande del país, Malakal, el número total de casos reportados sobrepasó los cinco mil 500.

Photo: Wikipedia

Durante el mes de febrero se registraron más de 300 casos sospechosos de cólera en los condados de Yirol East y de Awerial, pero el número se prevé que aumente porque “lo que cuentan las personas que llegan a los centros de salud desde las aldeas más remotas es alarmante”, indicaron fuentes médicas y pacientes.

En el caso sursudanés, la situación de salud está gravemente afectada además de por la falta de precipitaciones, por el fenómeno de tres años de guerra y sus secuelas, una de ellas la migración que en muchas ocasiones destruye la relación del hombre con sus fuentes de víveres y eso supone una fragilidad alimentaria que lo pone en desventaja ante las enfermedades. La presencia del cólera se confirmó en 14 de los condados de Sudán del Sur, con al menos 137 muertos desde diciembre pasado.

Hasta el mes de marzo de 2017, 196 personas fallecieron en Somalia debido a la sequía, mientras que a más de siete mil 900 las afectaron los nuevos brotes de cólera. Existe un vínculo patético entre la inestabilidad climática, la ausencia de alimentos y de agua sana y de asistencia médica, a lo que se une la inseguridad.

Más hacia el sur, en Mozambique, la ausencia de saneamiento y las intensas lluvias provocaron el segundo azote del mal en dos años. En febrero este Estado declaró oficialmente un nuevo brote de la enfermedad, la cual en 2015 causó unos ocho mil contagiados y 60 muertos.

En este país, afectado por inundaciones, el cólera se ha extendido por cinco provincias: del país: Matola, Maputo, Zambezia, Nampula y Tete, superando el medio millar de casos en dos meses y al menos una decena de fallecidos.

africa ninos infan chikd kid pixabay

Sin embargo, un mapeo de la presencia de la dolencia indica que alrededor del 60% del territorio africano sufre la tragedia del cólera y se indica cómo esa enfermedad avanzó hacia los Estados de la cuenca del lago Chad, lo que coincide con el aumento allí de desplazados que huyen de la sevicia del grupo terrorista Boko Haram.

Para enfrentar esa situación, que también incluye riesgos de expansión de meningitis, sarampión y polio, la ONU solicitó este año dos mil 660 millones de dólares con los que espera poder ofrecer asistencia a alrededor de 15 millones de personas en esa franja que en la práctica atraviesa geográficamente al continente. (PL) * Jefe de la Redacción África y Medio Oriente

(Fotos: Pixabay y Wikipedia)

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*