Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

César Aira: floreciendo como un capullo

César Aira, escritor argentino de historias y novelas, es un fenómeno: una máquina de escritura compulsiva, sin pausa ni botón para detenerse. Comenzó con un hilo de historias en los años ochenta, luego fue una cascada en los años 90, y desde entonces ha sido un flujo constante de ficción surgiendo de su fértil y extravagante imaginación.

 

Little Buddhist MonkSean Sheehan

 

La palabra “florecer”, explica el crítico cultural Walter Benjamín refiriéndose a Kafka en 1934, tiene dos significados: el surgimiento de un botón en flor y el desdoblar un barco de papel que se convierte en una hoja de papel.

Dos años más tarde, escribiendo “El cuentacuentos”, habla de cómo la narración está arraigada en la tradición oral y de cómo la historia no se acaba en el relato, sino que vive en la memoria y es repetida a otros.

La narración de cuentos conserva lo que le da vida y significado y, si hubiera sabido de Aira, las historias argentinas podrían haber sido citadas como ejemplos. Estas provocan asombro y reflexión, brotan –  para usar su imagen –  como un capullo.

No todas las historias de Aira han sido traducidas al inglés, pero la editorial And Other Stories ha publicado algunas y otras están más están en proyecto.

Son experimentales y excéntricas, fuera de serie por lo impredecibles  y las cubiertas de los libros son tan locas como la prosa interior.

Cesar Aira - Photo by Noemi Aira
Cesar Aira – Photo by Noemi Aira

Aria fue un militante de la izquierda en su juventud y ello le sirve porque es un escritor de vanguardia poco convencional, feliz de desafiar las convenciones literarias y de cruzar con descarada impunidad los límites que definen dónde termina un género y comienza otro.
“El pequeño monje budista” trata de un diminuto monje coreano con un anhelo por Occidente. Conoce a una pareja francesa – Napoleón Chirac y Jacqueline Bloodymary – que están en su país y que aceptan su oferta de ser su guía.

Sus viajes turísticos no son lo que esperan y el lector los sigue con creciente incredulidad.

“La prueba” es completamente diferente y cuenta la historia de Marcia, una joven de dieciséis años, con sobrepeso y tímida,  que es pretendida sexualmente por dos jóvenes punk.

Marcia percibe gradualmente que no se burlan de ella, pero cuando hablan de la necesidad de que el amor se pruebe, la trama toma una dirección sorprendente que deja al lector tan asombrado y desconcertado como la misma Marcia lo está ante los acontecimientos que surgen.

The ProofPrepárese para una lectura vertiginosa que le tendrá jadeando de asombro y le hará preguntarse si el autor ha asumido un riesgo narrativo demasiado lejos. ¿Está siendo frívolo o es un guerrillero literario que quiere desestabilizar las nociones burguesas de la narración?

Cada una de estas novelas irreverentes tiene menos de cien páginas, lo que las hace gratamente asequibles y perfectas para mantener la mente atrapada en un viaje cualquiera a algún lado.

Sin embargo, léalas bajo su propio riesgo, porque César Aira ha escrito más de ochenta libros de este tipo y si a usted le gustan será un adicto por mucho tiempo.

“El pequeño monje budista” y “La prueba” de César Aira, publicados por by And Other Stories.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marín)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*