Europa, Globo, Movimiento, Politika, Reino Unido

Abusos contra inmigrantes en fronteras europeas

Un extenso estudio llevado a cabo en Serbia y Macedonia da cuenta de los vejámenes a los que son sometidos los refugiados a manos de la policía y fuerzas de orden. La ruta de los Balcanes aparece como un infierno para quienes buscan un mejor futuro en Europa.

 

Policía fronterAbusos inmigrantes Foto Miodrag C akic Info Park 2 (2)  iza en Croacia que obliga a los inmigrantes a desnudarse y devolverse a Serbia mientras sortean una lluvia de golpes de bastones. Oficiales húngaros que desnudan a los inmigrantes para luego sentarlos sobre la nieve y echarles agua fría.

Policías búlgaros que envían de regreso a grupos de inmigrantes tras haberlos revisado y haberles robado sus pertenencias, zapatos incluidos.

Los casos no son aislados sino que dan cuenta más bien de una tendencia, una política que afecta a miles de inmigrantes y buscadores de asilo. Un patrón de brutalidad y abuso que afecta por igual a hombres, mujeres y niños.

Un “juego” peligroso (A dangerous “game”) es el nombre del estudio llevado a cabo por el Belgrade Centre for Human Rights (BCHR) y la Macedonian Young Lawyers Association (MYLA) quienes, con el apoyo de Oxfam, han realizado 140 entrevistas a distintos grupos de inmigrantes en la zona de los Balcanes entre el 30 de enero y 17 de febrero pasados.

Se trata en su enorme mayoría de familias que escapan de la guerra, persecuciones de distinto tipo y pobreza y que en su intento por encontrar un futuro más auspicioso describen golpizas, robos y tratos inhumanos por parte de la policía, personal que trabaja en las fronteras y distintos tipos de oficiales.

Abusos inmigrantes Foto Miodrag C akic Info Park 2 (1)De acuerdo con el informe, los inmigrantes denuncian deportaciones ilegales por parte de los oficiales, quienes en muchos casos les niegan el acceso a procedimientos de asilo establecidos por la legislación internacional.

Si bien los inmigrantes afectados denuncian situaciones similares, sus países de procedencia son variados, entre ellos, Serbia, Hungría, Croacia, Bulgaria y la otrora república yugoslava de Macedonia. La gran mayoría huía de Afganistán, mientras otros lo hacían de Pakistán, Siria, Irak, Irán, Egipto y el Líbano.

“Los testimonios que hemos reunido exponen los horrendos tratos de los gobiernos, incluidos estados miembros de la Unión Europea, que están siendo permitidos con el objetivo de detener a la gente que entra a sus territorios”, señala Ruth Tanner, asesor de Oxfam en el sureste de Europa.

Si bien se podría pensar que este nivel de maltratos podría convencer a los buscadores de asilo de dar la vuelta y olvidar su objetivo de cruzar fronteras, Nikolina Milić, de BCHR, explica todo lo contrario: “La gente nos dice que no tienen nada que perder y que tratarán de continuar sin importar cuan peligroso sea”.

¿Cuál es la alternativa? La misma Milić responde: “La violencia e intimidación deben ser reemplazadas por un acceso justo y efectivo a los procedimientos de asilo, y las autoridades deben investigar las acusaciones de abuso”.

Abusos inmigrantes Foto Miodrag C akic Info Park 2 (3)De acuerdo con la legislación internacional que norma los derechos humanos el trato a los refugiados, la política de devolver a quienes buscan asilo está prohibida ya que niega la posibilidad de un debido proceso.

Los resultados arrojados por el estudio no son los primeros de su tipo, sino que vienen a confirmar aquellos obtenidos por la agencia para refugiados de las Naciones Unidas (Unhcr)

Esta última organización ha recogido casos tan dramáticos como el de un grupo de inmigrantes serbios –entre ellos un menor de 2 años de edad– a quienes se les dijo que serían llevados a un centro de recepción de refugiados, pero que fueron abandonados por la policía en un bosque en la frontera búlgara en medio de la noche y con temperaturas bajo cero. El grupo finalmente fue encontrado, pero dos de ellos ya habían perdido la conciencia producto de la hipotermia.

Ruth Tanner concluye: “Las brutales acciones ilegales de los oficiales de ley crean un clima de miedo entre los refugiados y otros inmigrantes. Esto lleva a muchos a confiar en contrabandistas para continuar su viaje a otros sitios de Europa, lo que es muy peligroso ya que deja a gente ya vulnerable expuesta al flagelo del tráfico y la violencia”.

(Fotos tomadas en Belgrado, Serbia: Miodrag Cakic/Info Park)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*