Cinema, Cultura, Globo, Reino Unido

David Canovas y la punta del iceberg

Cuando contaba con 13 años ayudaba a su hermano y a su vecino a realizar cortos en súper 8. En  esa época enviaban el material a Alemania para revelarlo y lo recibían después de mes y medio, y de manera muy rudimentaria contaban las historias. Fue cuando David se dio cuenta que quería independizarse y contar  sus propios relatos.


La punta del iceberg de JulioVergne (7)
David Canovas

Sonia Gumiel

 

Así que, en 2016, presentaba su primera película ya que antes venía trabajando cortometrajes. Su largometraje “La punta del iceberg” es un retrato del acoso laboral y de la presión en las multinacionales, dentro del sistema capitalista en que estamos sumergidos. David habla de la deshumanización con la cual nos hemos fusionado.

La película se basa en una obra teatral del mismo nombre y en los hechos ocurridos en la Renault y France Telecom, donde se suicidaron más de 20 personas. Precisamente fue esta temática la que atrajo al gran elenco de actores que están en la película, entre ellos Maribel Verdú.

Pese a que esta obra que está hecha con estilo, con excelentes actores y con escenarios sobrios de altos edificios y colores precisos, no fue una película costosa.

¿En qué momento se da cuenta de que es a través del cine como quiere contar historias?

Fue con la decisión de ir a estudiar a Madrid. En Tenerife no había oportunidad. Inicié la carrera de filología inglesa porque era lo que más me gustaba y donde sacaba las mejores notas, pero la dejé para ir a Madrid a estudiar comunicación audiovisual.

La punta del iceberg de JulioVergne (3)Mi hermano hacía cortometrajes con mi vecino en súper 8 y yo les ayudaba. Yo tenía trece o catorce años, y comencé a sentir fascinación. El material lo enviaban a Alemania para revelarlo y tardaba en llegar mes y medio. Luego lo montaban. Contaban las historias que querían, prácticamente sin medios. Yo veía aquello y entonces me animé a independizarme. Me dije: “Voy a rodar mis cosas con mis amigos”. Mis historias eran de todo tipo aunque la mayoría era de terror y adaptaciones de cuentos de Stephen King. Probé con todos los géneros en súper 8 fue y decidí utilizar este vehículo para contar historias. En Madrid coincidí con un  grupo de alumnos y alumnas  seducidos por el cine y que luego se fueron coinvirtiendo en un grupo de cineastas como Alejando Amenabar, Mateo Gil y Juana Macías. Eso me hizo ver que en algún momento podía convertirme en un director de cine.

La gente joven hoy se siente más capaz, no sé si por las tecnologías y la globalización permite que piensen que pueden hacer lo que quieran. Antes no era así. Yo no me sentía capaz de hacer nada hasta que coincidí con esta gente y vi que realmente sí podía hacerlo. Tras muchos años en televisión y después de licenciarme, finalmente, a mis 42 años,  pude realizar mi primera película.  Fue un largometraje en buenas condiciones, con una producción acorde a las necesidades del guion y con un panel de actores con el que yo soñaba tener cuando fuera director.

La punta del iceberg de JulioVergne (2)Es una película interesante por el tema de la presión social y el suicidio laboral. ¿Qué lo lleva a trabajar en él?

La película está basada en una obra teatral del mismo nombre que a su vez está fundamentada en hechos reales de la Renault y France Telecom. Yo me siento atraído por las sombras, por el lado un poco oscuro de las cosas. Y este proyecto tenía una realidad social muy importante que no se había abarcado de manera tan directa en el cine.  Un tema que tanto los medios de comunicación como la gente común dejamos bastante de lado y no queremos hablar de ello. Los medios de comunicación no dicen nada porque, basándose en lo que dicen los psicólogos, afirman que si los potenciales suicidas ven algo así les dan más ganas de suicidarse. Y la gente común no quiere hablar porque sabemos que es algo que está ahí por todos lados y que nos puede tocar. Es un tema tabú que debería abarcarse y se debería tratar, sobre todo en los centros educativos. Es la segunda causa más importante de muerte en el mundo.

Todo esto me lleva a trabajar en este tema utilizando el aire polanskiano que tiene la película: una persona con ambiciones personales, por encima de todos los demás, de repente encuentra este espacio y lo vive en su propia piel. Y me encanta jugar con esos espacios. Por ejemplo, si sabes que estás en una sala con un muerto dentro de un armario y no sabes, no vas a sentir nada, pero en el momento en que te dicen que hay un muerto en ese armario, todo cambia.

La punta del iceberg de JulioVergne (1)Me pareció bonito aplicar esa idea al despacho de Miralles, cuando hay gente en el despacho y descubren que se suicidó aquí.  El reto de la película como guion, algo que no se ha tratado mucho y que para mí el mayor desafío, era la transformación de Sofía Cuevas en un solo día. Lo más importante era la congruencia que tenía la película, que todas las escenas encajen con lo anterior y lo siguiente. A diferencia de un cortometraje, en una película debe estar compacto desde el principio hasta el final: todos los diálogos, los textos y todo lo que ocurre. Tiene que ser creíble. También debía ser una historia que concluyera en un espacio concreto, en poco tiempo y que encima tratará de la transformación de un personaje en un solo día.

¿Por qué  eligió este elenco de actores? ¿Atraer estos actores con tanta trayectoria fue fácil?

Maribel Verdú me parecía ideal para este personaje de una mujer con 44 años,  en ese momento duro, con mucho carácter y atractiva. Ella tenía todos los ingredientes para ser la mejor Sofía Cuevas que podía tener y así fue.  Algunos de ellos los tenía muy claros desde el principio pero otros me los sugirió Maribel, como a Fernando Cayo y Barbara Goenaga. Estos son actores de primera línea y otros secundarios como Jorge Calvo. Son ideas de Maribel y me alegro de haberlo hecho.

Los actores llegaron primero por el guion, por el buen presupuesto y por la productora. Con Maribel nos reunimos para tomar un café y comprobar el tipo de trabajo que realizaba.

La punta del iceberg de JulioVergne (7)¿Existió algún momento de frustración durante la realización del trabajo?

Sí, pero más en el tema de la distribución, temor de que no se estrenara en todas las salas. Quizá que no lo viera tanta gente como yo pensaba que lo viese.

Es una película que destila estilo: la actriz principal, los escenarios, los edificios majestuosos y modernos… al estilo a las obras cinematográficas norteamericanas. ¿Supuso grandes costos?

No es una película cara.  Tiene el presupuesto exacto para rodarla como yo quería. La opción estética, la puesta en escena, todo lo que hicimos fue una cosa muy sencilla, muy directa y muy clara.  El uso de la fotografía, el aspecto y todo lo demás, estaba encarrilado a esa idea que yo tenía, a ese bloque de hielo y a esa frialdad en todo, excepto en otros elementos que decidí que tuviesen un color complementario.

Próxima Edicion: David Canovas Parte 2: Un rayo de esperanza contra la deshumanización

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*