Derechos Humanos, Globo, Ludoteka, Politika, Reino Unido, Vida de hoy

Lenguage sexista: invisibilizador y discriminador

El uso de y aprovechamiento de las palabras y las imágenes ha estado históricamente a favor del hombre en cuyas manos – obviamente – yace la autoria de textos importantes y universales que guían la conducta de culturas y naciones. Las mujeres han salido perdiendo con ello.

_

mariposa butterfly  ecologia pixabayMarjorie Andrea González Ramírez


No ocurre siempre, pero sucede con frecuencia. Pasajes, definiciones y ejemplos, son utilizados en libros con arraigo universal como la Biblia o El Coran, o en textos académicos como los diccionarios de lengua castellana, y estipulan un principio de autoridad donde el hombre se concibe superior que la mujer.

Ante esa realidad, algunos investigadores han planteado que el lenguaje que se utiliza cotidianamente influye en las imágenes que tienen las personas respecto a las mujeres y hombres, describiendo tradicionalmente a las primeras como débiles, invisibles y dependientes, y a los hombres como fuertes, autónomos y libres.

Esta relación entre género y comunicación, connota a su vez la interpretación de códigos e imaginarios culturales, sobre los roles que han asumido tanto mujeres y hombres en la sociedad a través de la historia, pues de aquí surgen los estereotipos sexistas sobre cada persona y los motes discriminatorios y excluyentes.

dream pixabay 3Para la muestra de un botón están los textos religiosos, los cuales ejercen una fuerte influencia sobre la sociedad. Por ejemplo en el libro Corintios de la Biblia se lee:

“La cabeza de todo varón es el Cristo; a su vez, la cabeza de la mujer es el varón; a su vez la cabeza del Cristo es Dios”, (1 Corintios 11:3).

En occidente la Biblia ha permeado muchos aspectos de la cultura popular, reflejándose así en la memoria oral y las actuaciones de los seres humanos un profundo convencimiento respecto al papel que debe desempeñar la mujer en la sociedad, como esposa o madre, pero nunca como mujer, sujeta de derechos.

Para las escritoras  Pearson Turner y Todd-Mancillas, autoras del libro Comunicación y Género, esta clase de discriminación se refleja en el lenguaje popular utilizado muchas veces por personas de inferiores niveles educativos.

Pero también se ve en diversos textos académicos, medios de comunicación, discursos políticos, y en las iglesias, evidenciándose un alto grado de filtración del lenguaje sexista en todos los espacios y manifestaciones sociales.

Es así como los diccionarios tampoco escapa de esta tendencia. En el Gran Diccionario General de la Lengua Española VOX, editado por segunda vez en abril de 1991.

fish pescado mar pixabayPor su parte, el significado de mujer lo conforman conceptos tales como aquella que ha llegado a la pubertad; que está casada en relación con el marido; y que es ramera, el de hombre tiene una connotación positiva, pues sobre éste se dice que es aquel que está formado por un cuerpo material y un alma espiritual creado por Dios a imagen y semejanza suya y que todos los hombres forman un solo género y una sola especie.

Pearson, Turner y Todd-Mancillas expresan que dichas definiciones sitúan a los hombres en una posición ventajosa con respecto a las mujeres, las cuales mantienen y conservan siempre una posición subordinada. Esto se da para ellas debido a que son habitualmente hombres quienes conforman el grupo que ostenta el poder para designar esos términos a las personas, lugares y cosas.

Esto tal vez explica por qué a la hora de conceptualizar un mismo término aplicado a un hombre y a una mujer resulta tan diferente para ambos, en donde la mayoría de las veces el primero sale bien librado.

Ejemplos como soltero y solterona; semental y prostituta; mago y bruja; el amante y la amante, sirven para ilustrar cómo las mujeres deben soportar etiquetas negativas en su contra por una explicación histórica sin fundamentos sólidos, la cual parece rezar que las mujeres tiene el mandato natural y divino de ser amas de casa y símbolos de maternidad.

ciclo surreal mujer pixabayDesde los años 70, en el mundo surge la preocupación sobre la discriminación de la mujer a través del lenguaje y de allí surgen investigaciones sobre el tema y grupos feministas queriendo revertir sus efectos. Sin embargo, parece que hoy día aún se mantienen dichas prácticas lingüísticas.

Uno de los puntos álgidos del debate puede llevar a pensar a muchas personas que el lenguaje sexista impide la construcción de un paradigma alternativo de comunicación que elimine la marginalidad.

Así mismo especialistas afirman que el lenguaje explícito y directo no es la única expresión del sexismo lingüístico, por eso tal como lo dicen Pearson, Turner y Todd-Mancillas en su investigación, la utilización de pronombres genéricos, los cuales en su mayoría son masculinos, es una forma implícita y sutil de invisibilizar a las mujeres y relegarlas a un segundo plano.

Si la situación es de este calibre, es muy común que cuando se utilizan términos tales como él, los y nosotros para dirigirse a un público conformado por mujeres y hombres, no se manifieste ninguna reacción en contra, lo cual obedece según muchos casos, a que la cultura heredada transmite ese discurso público oficial, haciéndonos creer que eso es lo correcto.

Y en el futuro evolucion pixabay huevoEsto permite percibir a los analistas que la manera como se invisibiliza a las mujeres en la sociedad es muy reiterada y común, por eso cuando se quiere hacer alguna objeción a esto, se trata de trivializar y tornar como ridículo el tema.

Sin embargo, el simple hecho de cambiar los pronombres genéricos por los alternativos en los textos o discursos es posible que no garantice que los derechos de las mujeres sean respetados, o que hagan parte del gran público y mucho menos que su labor empiece a ser reconocida en la historia de la humanidad como significativa.

Algunas especialistas en el tema dicen que el punto de partida para una transformación estructural sería la educación laica basada en derechos y no estereotipos, que permita a su vez la autoconstrucción de proyectos de vida donde mujeres y hombres asuman un rol distinto al tradicional, rompiendo mitos sexistas, respetando las diferencias y creando tejidos comunicativos incluyentes y alternativos. (May 20, 2012 @ 15:00)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Comments are closed.