Globo, Luchas, Reino Unido, Sindicatos, Trabajadores

Crónica de una victoria en SOAS

Lo que comenzó el 12 de junio como un recuerdo de los 9 compañeros deportados injustamente en 2009 en medio de su jornada laboral, se convirtió en una ocupación de las oficinas de Dirección de la universidad durante 12 días.

 

justicia-justice-pixabayVirginia Moreno Molina

 

Ocho años después, parte de la historia parecía repetirse. Varios trabajadores fueron llamados a una reunión y recibieron la noticia por parte de Elior, la empresa de servicios de comida, que el comedor del edificio principal se cerraría de manera permanente a partir de agosto y que sus trabajos estarían en riesgo.

Esto significa que aquellos empleados permanentes serían trasladados a otros servicios, pero con sus trabajos en riesgo por exceso de personal. Por otro lado, el futuro de aquellos con contratos de cero horas sería el despido inminente. De esta injusta decisión, “la ocupación fue una respuesta inmediata, tomada en total solidaridad con los trabajadores, y que desde entonces ha recibido el pleno apoyo de la Unión de Estudiantes, la University and College Union y Unison”, explica el último comunicado de “SOAS Justice for Workers – End Outsourcing” antes de la desmantelación de la ocupación.

Durante doce días, varios estudiantes han estado ocupando las oficinas. Hartos de que la lucha por la igualdad y dignidad de los trabajadores se haya alargado durante diez años.

Justice for Cleaners (11)Desde la empresa Elior y SOAS, se insistió desde el principio que las negociaciones sobre el cierre del comedor fueron consultadas con el sindicato Unison (aquí la carta). Sin embargo, Unison reiteró en un email que dichas argumentaciones no eran ciertas.

“Sus intentos continuos de implicar que UNISON han estado involucrados de alguna manera con las discusiones sobre el futuro detallado del contrato de Elior son totalmente inaceptables y deben ser retiradas”, escribió Sandy Nicoll, SOAS UNISON Branch Secretary.

Por su lado, SOAS desmintió en un email las declaraciones de Elior sobre el cierre del comedor. En definitiva, entre empresa y universidad ha habido contradicciones sobre el tema, algo que ha resultado en la desinformación e incertidumbre del personal.

Pero esta lucha no solo ha sido una batalla de correos y comunicados: trabajadores, estudiantes y diferentes organizaciones, han salido a la calle día tras día con música para animar el ambiente y discursos inspiradores para hacerse oír y sonrojar a los directivos de SOAS.

Desde que empezó la ocupación, todos los días se han organizado eventos para hacer ruido y llamar la atención sobre este problema: se realizó una huelga por parte del personal del servicio de comida y durante la semana pasada se realizaron manifestaciones diarias, donde varios oradores como Antonia Bright de “Justice for any means necessary’, Adam Muuse de National Union of Students y Feyzi Ismail, un académico de SOAS, participaron para apoyar la campaña y sus demandas.

Justice for Cleaners (4)Desde el principio estas peticiones fueron claras:

“No a los recortes, cierres o despidos. Exigimos que SOAS mantenga abierta la cantina del edificio principal (Main Building Refectory) y se comprometa a no despedir ni al personal a tiempo completo ni a aquellos con contratos de cero horas en los servicios de cantina/recepción.

La Dirección de SOAS produce un compromiso firmado y público para iniciar un proceso de negociación para llevar a todos los trabajadores subcontratados a la nómina de la universidad, con una fecha clara de inicio. La Dirección de SOAS y Elior se comprometen a igualar inmediatamente los términos y condiciones del personal de Elior con el personal de Bouygues, incluida una alternativa justa a los contratos de cero horas.

La Dirección de SOAS y Elior se compromete a producir evidencia escrita de un compromiso para pagar al personal del servicio de comida el dinero que se le debe, hasta £4,000 cada uno en salarios no pagados desde el aumento del salario mínimo en Londres.

La Dirección de SOAS debe presentar una disculpa a los trabajadores por el estrés causado por el anuncio de choque, y la falta de respeto mostrada por su tiempo”.

Justice for Cleaners (10)Doce días más tarde, se ha llegado a un acuerdo donde los trabajadores salen victoriosos. Según el último comunicado desde la ocupación antes del desmantelamiento, se confirmó que:

“El comedor seguirá abierto y los despidos del personal se han revertido.

Todo el personal del servicio de comida obtendrá mejores condiciones como las otras empresas subcontratadas por SOAS bajo el contrato IFM, a partir del 1 de agosto de 2017.

Las negociaciones con Elior empezarán para terminar los contratos cero horas. Las negociaciones con Unison asegurarán que los trabajadores del servicio de comida recibirán los aumentos no pagados del salario mínimo en Londres en su totalidad”.

La universidad de SOAS recuerda, una vez más, como la vida de los inmigrantes que recogen la basura, cocinan, limpian los edificios o velan por la seguridad de los estudiantes, son recompensados con condiciones deplorables en lugares que promueven a igualdad.

Sin embargo, ahora, cada 12 de junio, no sólo se conmemorará a las 9 personas que se deportaron injustamente. También será el día en que una nueva lucha de la clase trabajadora comenzó y salió victoriosa.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*