Cultura, Globo, Páginas, Reino Unido

Con Japón a sus espaldas

Audrey dejo Japón a sus cuatro años. Luego, abandonó la escuela en Canadá a los nueve años. En su libro “A tale of two Japans: ten years to Pearl Harbor” revela detalles menos conocidos sobre las experiencias de una familia inglesa en Japón, antes y después de la Segunda Guerra Mundial.

 

De japon (1)

Edith Tacusi Oblitas

 

Faltando poco para cumplir cinco años, Audrey dejó Japón. Ella y su hermano mayor, Christopher, nacieron en ese país, pero su hermana menor, Helen, nació en Inglaterra.

Con la intervención de Japón en la Segunda Guerra Mundial, los ingleses habían sido informados que dejaran Japón en noviembre de 1940, luego nuevamente fueron avisados en enero de 1941, pero su familia no se retiró hasta mayo de ese año, debido a que su padre era capellán de la Embajada Británica en Tokio.

“Mi nombre es Audrey Talks, pero nací como Audrey Sansbury. Nací en Tokio en 1936. Nunca olvidaré que mientras nosotros estábamos navegando en el barco NYK, mirábamos hacia atrás Yokohama; allí en el muelle habían dos mujeres japonesas, nuestra niñera Furusawa-san y nuestra cocinera Takahashi-san. Ellas estaban de pie, vestidas con quimonos y con lágrimas derramándose por sus caras porque nos íbamos de Japón”, dice.

Cuando la familia Sansbury llegó a Canadá, el padre los estableció en una casa. Audrey y sus hermanos comenzaron la escuela en Toronto. Su padre se unió a la Fuerza Aérea de Canadá como capellán. Luego navegó hasta Inglaterra para servir en la estación de bombas en Lincolnshire y Yorkshire, mientras Audrey y sus hermanos vivían en Toronto con su madre Ethelreda.

De japon (3)“Mi padre regresó a Toronto cuando la guerra se terminó en Europa”, dice Audrey. Ella tenía el  recuerdo de tener un padre, pero le parecía extraño ver a un hombre alto con uniforme de la Fuerza Aérea en la cocina. Para Audrey, su padre no era parte de la familia en Canadá.

Dejando Japón poco antes de cumplir 5 años, luego de abandonar la escuela en Canadá a los 9, y finalmente llegar a Inglaterra, Audrey sintió que su infancia se quebró. “Socialmente, nosotros no sabíamos dónde encajar, no teníamos un sentido de pertenencia, pero aprecio que estudié en un internado, el cual estaba muy estructurado. Luego, estudié mi primera profesión en la Universidad de St. Andrew en Escocia”, relata. “Sabíamos lo difícil que era para tu hermano, pero tú estabas siempre tan bien articulada, nosotros pensamos que tú estabas bien”, dijo su madre a Audrey. “Pero yo no estaba bien”, comenta Audrey.

“Siento que mi niñez se terminó cuando nosotros dejamos Japón. Yo no tenía la capacidad de confiar después que nuestro padre nos llevó a un país extranjero y nos dejó allí”, explica. En sus 20s, los sentimientos oscuros del pasado salieron a la superficie y ella comenzó a convivir con estas emociones, día a día.

Luego, en sus 40s, ella sintió el dolor que le recordaba sus 5 años, cuando su padre los llevó de su casa a un país extranjero y los dejó allí, y luego el recuerdo doloroso de sus 9 años cuando su padre regresó de la guerra como un extraño. Agrega que para ella “el padre que tuve en mi infancia nunca regresó de la guerra”.

Cuando Audrey conoció a David, su esposo, ella supo dos cosas: que él se quedaría con ella y que debía tener hijos. Después de su matrimonio y tener cuatro hijos, Audrey fue profesora en un internado, donde enseñó inglés a niños chinos.

De japon (2)Comenzó a sentirse cómoda, ya que los rostros orientales eran como los rostros de su infancia. Así, empezó a pensar más en Asia Oriental.

“Fue en ese momento cuando me di cuenta que estaba lista para regresar a Japón” dice, y agrega que “la vida es como un círculo”.

Ella y su esposo fueron a vivir a la casa de sus padres donde, particularmente, en la sala se conservan muchos recordatorios de Japón.

Audrey escribió un libro, “A tale of two Japans: ten years to Pearl Harbor”, basado principalmente en las cartas y los reportes de su padre, así como en cartas de amigos.

Esto fue publicado en Inglaterra en 2010 y luego traducido al japonés y publicado en su país en 2013. El título del libro se refiere al Japón pacífico que Audrey conoció en sus años de infancia y el Japón militar de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora Audrey está escribiendo su segundo libro, donde tratará principalmente sobre las iglesias con las que su padre tenía conexiones en Japón. Cuando ella y su esposo regresaron a Japón, en 2013, se enteraron que estas iglesias no tenían historia, sus edificios fueron destruidos y la documentación que se tenía se perdió durante la guerra.

Hay dos aspectos de la guerra que Audrey no puede afrontar en absoluto: el Holocausto y el trato de Japón a los prisioneros en el Oriente lejano. “Empecé a leer muchos libros sobre el Holocausto y las experiencias de los prisioneros de Japón y aún leo libros sobre estos dos temas”, dice.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*